Inicio 1ª División Sevilla 1-4 Granada: Los nazaríes sellan la permanencia en el Pizjúan

Sevilla 1-4 Granada: Los nazaríes sellan la permanencia en el Pizjúan

455
0
Compartir

El Granada consiguió el objetivo de permanecer un año más en Primera División, tras ganar al Sevilla (1-4). Una goleada balsámica para el cuadro dirigido por José González, técnico que llegó al conjunto nazarí con el propósito de revivir las constantes vitales de un equipo abocado al abismo. Así pues y con una jornada de antelación, el Granada ya no se jugará la vida ante el Barcelona, pues posee 39 puntos y tiene el goalverage ganado a sus inmediatos perseguidores, Getafe y Sporting, que podrían alcanzar esa cifra en su casillero, aunque hoy han firmado los tablas (1-1) en el Coliseum.

Por su parte, el Sevilla se dejó ir del encuentro, a pesar de conseguir el empate en el marcador, al tener las miras puestas en sus respectivas finales de la UEFA Europa League y la Copa del Rey.

En cuanto a la historia del partido, desde el inicio se vio a un Sevilla falto de interés en el encuentro, ya que no se jugaba nada. Con los titulares del partido de vuelta de la UEFA Europa League en el banco, fue el momento para los menos habituales y los canteranos, que a pesar de realizar un partido con oficio, el hambre por la permanencia del conjunto nazarí les sobrepasó, sobre todo en los instantes finales de la contienda.

cuencaNo obstante, el Sevilla salió mejor sobre el césped del Pizjúan, dominando los primeros minutos y generando ocasiones de peligro. Sin embargo, le castigó la falta de acierto en los metros finales y el Granada, con el cuchillo entre los dientes, cogió las riendas del partido. Tuvo tres ocasiones peligrosas, dos de ellas en las botas del venezolano Peñaranda. Pero, no sería hasta la tercera cuando, en un contragolpe del equipo nazarí, El Arabi centró e Isaac Cuenca introdujo el balón dentro de las mallas.  Tras el gol, el colegiado Undiano Mallenco decretó el final del primer acto y el Granada se dirigió al túnel de vestuarios con la permanencia, prácticamente, en el bolsillo.

En la reanudación, se repitió el guión de la primera mitad. El Granada salió algo dubitativo al campo, lo que aprovechó el Sevilla para alzarse de nuevo con el control, llegando con más o menos claridad al área rival. El portero visitante, Andrés Fernández, realizó un partido encomiable, salvando con garantías todas las acciones de peligro del cuadro sevillista, hasta que en el minuto 73, Diego González hizo el gol hispalense al ejecutar, con un brillante taconazo, una jugada ensayada.

En es preciso instante, el Granada pasó de estar matemáticamente en Primera, a depender de conseguir la victoria en su enfrentamiento ante el Barcelona en la última jornada en Los Cármenes. Aún así, el equipo nazarí se armó de valor y se puso el mono de trabajo, liderados por un brillante Isaac Cuenca. Este esfuerzo y arrojo del equipo de José González obtuvo la recompensa de la remontada con tres goles con sabor a permanencia. Primero Babin; al borde del fuera de juego, después El Arabi; de penalti, y por último, Isaac Cuenca cerró el marcador, ante el entusiasmo de una parroquia granadina  entregada a su equipo, pues estarán un año más en la liga de las estrellas.