Inicio Opinión Isco: cabeza de ratón o cola de león

Isco: cabeza de ratón o cola de león

549
0
Compartir

Opinión | Pedro Expósito.- Golpeo teclas guiado por una noticia publicada en Diario AS que me ha causado gran interés. A nadie se le pasa nunca cualquier novedad del Real Madrid, estamos saturados de información al respecto, sin embargo esta me ha provocado gran sorpresa: “Isco sólo saldría para irse al Málaga” rezaba el titular.

IscoParto de la base de que me siento receloso a pensar que, el malagueño de Arroyo de la Miel, pueda volver a vestir la elástica blanquiazul para encandilar con su fútbol al fiel público de la Rosaleda. Aun así es demasiado tentador imaginárselo. Lo que sí parece real es que no cuenta para Zidane, al menos en su once titular o su sistema más cercano de rotación.

Lo mejor para el bueno de Isco es que va a poder escoger destino. Es una verdadera suerte, no todos tienen la oportunidad de gozar de ese beneficio. Su entorno, en el que el futbolista se apoya, y siempre según el diario madrileño al que hacíamos referencia, le recomienda que vuelva a casa. El Tottenham o la Juventus, dos verdaderos colosos, estarían encantados con su fichaje.

Isco es un malaguista reconocido. No es para menos, allí nació y allí disfrutó de su mejor versión desde 2011 a 2013. Una carta de presentación fabulosa en La Rosaleda en la más grandiosa historia de los malaguistas – con Golden Boy incluido – lo llevó a firmar por el Real Madrid en la 2014.

Se marchó a ganar la Champions y ganó dos. También un Mundial de Clubs, una Copa del Rey y dos Supercopas vestido de blanco. Antes también tuvo tiempo de proclamarse campeón de Europa con la Selección Española Sub-21. La vida parecía sonreírle hasta finales de esta campaña.

Opino que, en el mundo del fútbol de primer nivel, sin ánimo de ofender a nadie, no se puede llegar más arriba a nivel de clubs que a jugar en una institución como el Real Madrid CF. Pero, después de haber calmado esa ambición, que tienen todos los grandes futbolistas, a base de ganar y ganar títulos, hay más cosas que pueden llenarte. Disfrutar defendiendo tus colores en la élite del fútbol español puede ser una de ellas.

isco-beso-camiseta-efeNo dudo de que alguien me tilde de chalado o de romántico de un fútbol de valores más propios de otra época. Tal vez se pueda ver éste hipotético regreso de Isco a Martiricos como un paso atrás – Mourinho menospreció en su día al Málaga para pintarle la cara a Pellegrini (otro que hubiera vuelto con los ojos cerrados) – sin embargo dar un  paso atrás también ha sido, por ejemplo, perderse un Mundial o quedarse en casa viendo la Eurocopa cuando estás en el momento clave de tu carrera.

A nadie se le escapa que el Real Madrid es una máquina que encumbra y baja a los infiernos a partes iguales. La presión es mayúscula, el seguimiento es descomunal y un mal día puede dar al traste con toda una carrera. De igual manera a Isco no se le ha acabado, ni mucho menos, la magia, ni las ganas, ni el talento. Atraviesa un momento delicado, se siente perdido y las cosas no salen como él sabe hacerlas. James, muy cuestionado últimamente, pasa por lo mismo. Es fútbol.

Con apenas dos días por delante, muchas serán las cosas que pasen por la cabeza del malagueño que, por otro lado, siempre ha manifestado su intención de quedarse en el Real Madrid. La decisión no va a ser fácil pero Isco debe elegir entre ser cabeza de ratón o cola de león. De ello va a depender en parte el gran futuro que todos le atisbaban.