Inicio Fútbol Internacional Iago Aspas salva los muebles de España en Wembley (2-2)

Iago Aspas salva los muebles de España en Wembley (2-2)

480
0
Compartir

Hace una semana, Iago Aspas imaginaba un parón de selecciones tranquilo. Quizá, unos días de relax en su Moaña natal o, quien sabe, una escapada romántica aprovechando estos días sin entrenamiento. Pero recibió una llamada. Le llamaban desde Balaidos, informándole que la selección se había puesto en contacto con ellos, y comunicándole que sustituiría en la lista a Diego Costa, lesionado. Un sueño hecho realidad para el gallego. Cinco días después, la semana de descanso se materializo en su debut con la selección, con un golazo en unos de los campos de fútbol míticos.

aspas

De los seis partidos con Lopetegui como entrenador, el disputado en Wembley es, sin duda, el peor que ha jugado España. Durante todo el encuentro faltó tensión competitiva, demasiada relajación incluso para tratarse de un amistoso, y una línea defensiva tremendamente frágil. Solo Nacho, siempre cumplidor, parecía poner cordura en una zaga en la que IñigoMartínez, Carvajal y Azpilicueta fueron constantemente superados. Un despropósito atrás que se tradujo en un fallo garrafal que dejó solo a Vardy ante Reina. El delantero del Leicester dribló al meta del Napoles, y este le hizo penalty. Lallana puso el 1-0 desde los once metros.

España se dedicó a amasar el balón tras el tanto local. Pero lo hice con la intrascendencia del gato que juega con el ovillo, pues ellos mismos se hacían un lío, errando pases sencillos, y propiciando contras peligrosas de los ingleses, que estuvieron a punto de poner el 2-0 antes del descanso. España no jugaba a nada, y solo Vitolo pudo anotar si, al cuarto de hora del encuentro, hubiese acertado tras una buena jugada por banda derecha.

La segunda contienda empezó peor. Vardy, que cuando España ganaba Eurocopas compaginaba su oficio con el de futbolista no profesional, puso el 2-0 tras un buen centro. El tanto vino precedido de la enésima empanada mental de la zaga española. Reina no pudo hacer nada ante el cabezazo a bocajarro. De hecho, el exguardameta de FC Barcelona o Villarreal fue de lo mejor de la selección, evitando que la goleada fuese aún mayor.

Lo bueno para España es que salía al terreno de juego el debutante Iago Aspas. Su primer contacto con el balón fue toda una declaración de intenciones, ya que lo primero que probó fue un autopase acertado. En el minuto 55 pudo haber marcado, tras una gran jugada de Silva y Koke, pero la zaga inglesa estuvo más rápida.

Y llegaron los últimos 20 minutos. Y España se volcó. Salió Morata, y poco después Isco. El primero fue un todoterreno, mucho más incisivo que el estático Aduritz, y el segundo fue decisivo, pues se puso a filtrar pases entre líneas. Y en estas llegó el tanto de Aspas. El ariete celtarra cogió el balón en banda y encaró a Stones hasta meterlo dentro del área, para, con un sutil toque, poner el balón en la escuadra de Heaton, que no pudo hacer. Un auténtico golazo.

Y la euforia no acabó ahí. Carvajal dio un gran pase a su compañero Isco, que se introdujo en el área, y batió por bajo al meta del Burnley en el minuto 94. Era el 2-2. Mucho premio para un combinado español que mereció volver a España con una derrota en su haber. Lopetegui sigue sin perder y, además, gana un gran soldado para su causa: Iago Aspas.

nolito