Inicio Copa del Rey Exhibición de Mariano para acceder a octavos (6-1)

Exhibición de Mariano para acceder a octavos (6-1)

337
0
Compartir

Partido de trámite para el Real Madrid que venció 6-1 a la Cultural Leonesa en el Bernabeu. El equipo blanco, que traía un 1-7 de su viaje a León, salió con los menos habituales y con algunos jugadores del filial. El más destacado fue Mariano, que en su debut como titular en casa, anotó un hattrick. James Rodríguez, Enzo y Morgado, en su propia portería, anotaron el resto de goles del equipo local. El de los visitantes lo materializó Yeray González con un gran zapatazo.

mariano

Estaban los aficionados del Real Madrid abriendo la bolsa de pipas y tomando asiento cuando el superhéroe Mariano, más conocido como Delantero Mariano, ya había marcado su primer gol de la noche. Tan solo necesitó 23 segundos. Su actuación fue colosal, un despliegue de superpoderes materializado en desmarques, potencia y una inusitada ilusión. Fue tan bueno el encuentro del dominicano que a Zidane le debieron de dar ganas de cambiarlo con tal de que no lo fiche el Getafe la temporada que viene. Una euforia desmedida entre el madridismo que, eso sí, se ha de leer en su justa medida: el rival era un 2ª B y sus asistentes jugadores de talla mundial como Isco, potenciales estrellas como Asensio, o talentos guadianescos como James Rodríguez.

Por tanto, la irrupción de Delantero Mariano como killer del área es una excelente noticia para una plantilla que anda escasa de atacantes puros: Benzemá, de una extraordinaria calidad y belleza técnica, concibe el césped como el escenario de un teatro del siglo XIX, y lo mismo marca un gol que ejecuta un cabriolé de ballet clásica; mientras que Morata, ahora lesionado, es un punta de rachas, que o te salva un partido con un gol en los instantes decisivos o decide transformarse en escopeta de feria. Sin término medio. Por tanto, tener a Mariano en la recámara es sumamente positivo.

Menos ilusionante para la grada es el papel actual que desempeña James Rodríguez, que es pitado a cada fallo que comete. No parece muy concentrado el cafetero, al que se le llega a ver lento con el balón en los pies, como si arrastrase una especie de apatía. Es como un poema de Leopoldo María Panero, pero sin la fuerza y la belleza de los versos del poeta. James anotó el segundo tanto tras un excelso centro de Carvajal que, a cada partido que juega, abarata la venta de Danilo. En la otra banda debutó como local Tejero, que pudo haber provocado un golpe de estado en forma de golazo si su volea no hubiese sido repelida por el poste en una gran jugada colectiva en la segunda mitad.

También cuajo un gran partido Odegaard. Venido de Noruega hace dos años con un cartel espectacular, siendo uno de los mejores jugadores de su selección nacional con tan solo 15 años de edad, parece que su vertiginoso ascenso se ha frenado en el filial del Real Madrid. Zidane trabajó con él y lo conoce, y le dio el justo premio al ponerlo de titular. Aún así, se espera mucho de un jugador que, de potencial estrella del balompié, podría pasar a convertirse en eterna promesa. De ser rifado por media Europa, a ser titular en un Roserborg o un Valerenga hay un solo paso, pues la gloria en este deporte es efímera. La juventud es su gran aliada.

Antes del descanso, Yeray González anotó el gol de la honra del cuadro visitante. Un zapatazo durísimo desde la bellísima Balísica de Isidoro con el que sorprendió a Kiko Casilla. Un 3-1 merecido, pues la Cultural Leonesa, pese a las sendas goleadas, ha demostrado que atesora talento de sobra para subir de categoría, con un fútbol desenfado y con mucho desparpajo, como demuestra su holgado liderazgo en el grupo 1 de Segunda División B.

La segunda mitad no cambió el guión. Zidane premió a su hijo por su buen trabajo en el filial y lo hizo debutar en casa. Suyo fue el cuarto tanto del equipo local. De sus escasos 45 minutos en el terreno de juego se pueden deducir solo dos cosas: no tiene, ni de cerca, la calidad que tenía su padre y, al parecer, tampoco se va a quedar calvo. Al menos por ahora.

El quinto fue obra de Delantero Mariano. Estuvo buscando su hattrick durante toda la segunda contienda, generando innumerables quebraderos de cabeza a la defensa leonesa. Un centro del citado Tejero, que también dejó buenas sensaciones, supuso el tercero del dominicano. Por tanto, su trío de goles fue lo más destacado del partido, ya que Nacho no quiso marcar, en esta ocasión, ningún gol de tijereta desde fuera del área. El sexto tanto local fue un acción desafortunada, ya que Morgado introdujo el esférico en su propia meta.

Hubo tiempo, incluso, para que un espontáneo saltase al campo. Empezó a correr sin ton ni son mientras que el Bernabeu intentaba adivinar a qué jugador se iba a abrazar. Pero, para sorpresa del respetable, no tocó a nadie, simplemente se plantó sobre el césped, previo salto, y entonó un “siuu” al más puro estilo de Cristiano Ronaldo. Y, por supuesto, en la persecución del espontáneo, un miembro de la seguridad resbaló y tuvo que ser atendido. Una escena que podría haber firmado Salvador Dalí, Luis Buñuel, Man Ray o Paul Klee, pues fue un claro homenaje al surrealismo.

Real Madrid