Inicio Portada Hacienda dice no y el Real Jaén emite un duro comunicado

Hacienda dice no y el Real Jaén emite un duro comunicado

650
0
Compartir

Sergio Cruz// @CanalLagarto    El día prometía para el aficionado blanco. Era el partido de su vida, el enésimo, pero lo era.

En Madrid los inversores se reunían con Seguridad Social a las 10:30, donde hay buena disposición por esta parte. Luego tocaba Hacienda a las 16:30 horas, esta no ha ido como se esperaba por parte del grupo inversor.

Hacienda no levanta el pié pero tampoco aprieta el botón para la desaparición de momento. Exige un 1.200.000€ ya o inmediatamente. Esta cantidad es el principal escollo para el traspaso accionarial.

En estas negociaciones hay algo muy importante. Son muchos los equipos pendientes de la negociación, ya que puede ser un precedente para futuras negociaciones con otros equipos.

La situación es delicada, muy delicada. Ahora mismo solo ese montante de dinero daría la vida a un club que lleva viviendo en un hilo mucho tiempo.

 

EL REAL JAÉN EMITE UN COMUNICADO DURÍSIMO

 

Una vez pasadas las horas de dichas reuniones y ante el nerviosismo de la ausencia de noticias, ha sido el Real Jaén en su web oficial quién saca un extenso y duro comunicado.

 

  “El Consejo de Administración del Real Jaén CF SAD quiere aclarar, a través de la siguiente carta, una serie de manifestaciones vertidas en el comunicado de prensa del Excmo. Ayuntamiento de Jaén publicado el pasado 12 de enero :

Muchos recordarán una antigua canción infantil cuyo estribillo decía “vamos a contar mentiras, tralará, vamos a contar mentiras, tralará…”. Pero algunos, más que limitarse a recordarla, parecen empeñados en vivirla. Se encuentran apegados a una mentira perpetua que les ofrece, al parecer, un alto grado de confort, una cercanía cálida y hogareña.

Ejercicio palpable de mendacidad es el comunicado de prensa del “ayuntamiento” del pasado 12 de enero. Se trata de una concatenación de falacias trufada de alguna verdad equívoca. Con ello, el “ayuntamiento” viene a convertirse en una cover band que versiona la famosa cancioncilla. Es falaz la afirmación de que no se haya solicitado una reunión con esa entidad municipal. Por el contrario, el “ayuntamiento” no sólo ha interrumpido de forma unilateral e inopinada una -hasta entonces- fluida comunicación por vía telefónica con el propietario del club, sino que además que se ha negado a recibir al secretario del consejo de administración de la entidad, pese a que éste hubo realizado en el mes de diciembre una reiterada visita a las dependencias municipales, así como solicitado de forma expresa una reunión (bien lo sabe la funcionaria que tomó nota de la solicitud, así como del teléfono del solicitante, quién con toda seguridad podrá afirmarlo, salvo que alguien se encuentre interesado en instarle una deliberada amnesia sobre el asunto).

En cuanto a la concesión administrativa, en su comunicado, el “ayuntamiento” realiza una serie de manifestaciones que, en su conjunto, no caben ser interpretadas más que como mendaces o tendenciosas. Si bien es cierto que se hubieron incumplido los pagos de las cuotas del convenio singular concertado con Hacienda, también lo es que la primera cuota impagada lo fue en el mes de marzo de 2016, esto es, mucho antes de la toma de posesión de los actuales dirigentes del club (ya desde entonces estaba incumplido el convenio). No deja de ser curioso, sin embargo, que se afirme que el incumplimiento con la Agencia Tributaria fue el motivo de las desavenencias de los Sres. Lendínez, Hidalgo y Vilches con esta entidad deportiva. Y ello, porque el “ayuntamiento” parece salir en defensa de las tesis de una parte (quizá por una inevitable inercia profesional), sin haber dado audiencia a la otra. Los mencionados señores han actuado siempre detrás de una máscara de bonhomía que ocultaba otro rostro menos presentable.

En el teatro griego, Tepsis reemplazó el pintarrajeo grosero de los coreautas por una máscara de género estucado. Una característica de la máscara –al igual que la de los aludidos- era la inmovilidad de la expresión. Sin embargo, se han descrito algunas máscaras que tenían un lado alegre y otro serio, con lo cual el actor podía variar la expresión de su rostro según volviera al auditorio uno u otro lado. En nuestro caso, los actores tan sólo han mostrado al auditorio su cara más amable. Veamos, no obstante, la otra cara: ¿no será que las discrepancias del Sr. Lendínez con el club se debieron a la rescisión de su contrato por su persistente dedicación a entrenar en el gimnasio en horas laborales, pese a tener el tercer salario más elevado de entre todos los trabajadores, superior, incluso, al de la casi totalidad de la plantilla? (tan sólo uno de los jugadores y el entrenador le superaban en retribución salarial, siendo que, pese a ello, se dedicaba a entrenar a diario incumpliendo sus obligaciones profesionales); ¿no será que las desavenencias del Sr. Hidalgo con esta entidad pudieron deberse a su empecinamiento en no afrontar sus propios gastos en contra del compromiso asumido por la totalidad de consejeros?; ¿no será que los desacuerdos pudieron deberse a su nepotismo, al haber contratado –con la connivencia del Sr. Vilches- a su propio hijo como trabajador del club, a quién se remuneraba por encima de los jugadores de la plantilla, y quién cobraba aparte los trabajos que realizaba los días de partido en casa?; ¿no pudiera ser que las diferencias con esta entidad pudiesen estar relacionadas también con su inveterada costumbre de transgredir el secreto de las deliberaciones del Consejo de Administración, para su propio lucimiento en contra de los intereses del club?; y en cuanto al Sr. Vilches, ¿pudiera ser que las desavenencias fuesen debidas a que, justo antes de su dimisión, la caja del club se quedó vacía y que se negaba a dejar de interpretar el papel de “amable pagador” que había venido realizando hasta ese momento? Hay que indicar que, hasta esa fecha, don Higinio había administrado, en exclusiva, la totalidad de recursos de la entidad, pues nadie más que él tenía firma en la cuenta corriente en que estaba depositado el dinero de los abonos y de los patrocinadores, habiendo pagado, bajo su firma, todos aquellos conceptos que tuvo por conveniente (hubo dispuesto, en solitario, de más de medio millón de euros, que, si bien utilizó de forma honrada, hubo distribuido con absoluta discrecionalidad). Y, habiendo aplicado el dinero a otras cosas de menor importancia ¿por qué no hubo pagado las cuotas del convenio singular con Hacienda si, como parece, tanto le preocupaba el asunto? Don Higinio hubiera podido hacerlo… Y, abundando en su otra cara, ¿por qué hubo permitido los abusos del Sr. Lendínez y del Sr. Hidalgo?, ¿acaso desconocía el bajo rendimiento y alta retribución de don Rafael?, y si éste le merecía tan alta consideración como gestor en el aérea deportiva ¿por qué no lo hubo contratado en su época como concejal de deportes para ejercer algún cometido en alguna instalación o empresa municipal?, ¿desconocía también la desproporción de las retribuciones del hijo del Sr. Hidalgo, del incumplimiento de su compromiso frente a sus gastos, y de sus reiteradas indiscreciones? Hay que significar que fue el propio don Higinio quién, de forma unilateral, hubo fijado las retribuciones de los Sres. Lendínez e Hidalgo -hijo-, y que conocía, perfectamente, la actuación de sus vicarios. También es mérito exclusivo del Sr. Vilches la agitación producida por la introducción en la escena de la ilusoria oferta del “grupo granadino” con una exclusiva finalidad desestabilizadora.

Y en cuanto a la afirmación de que no se había informado a los socios sobre la deuda con Hacienda, hacer referencia a sendos artículos que, firmados por don José A. Gutiérrez y don Gilberto Moreno hubieron aparecido en los principales diarios de Jaén el martes 13 de diciembre de 2016. La realidad desmiente de nuevo el contenido del comunicado del “ayuntamiento”.

Lo único cierto del comunicado, es que la Ley de Contratos con el Sector Público impide que una entidad sea adjudicataria de una concesión, mientras mantenga deudas con Hacienda o la Seguridad Social, o lo que es lo mismo: no cabe que uno de los ayuntamientos más morosos de España (el 10º en el ranking de endeudamiento), otorgue una concesión administrativa a un club moroso. Creemos que dicho así se entiende mejor.

Por lo demás el comunicado no es más que una nueva muestra de un autoritarismo desproporcionado. A la vista de la actitud del “ayuntamiento”, cualquier malpensado pudiera achacar ese despotismo a un déficit democrático, a que quién lo preside no ha sido legitimado por el voto democrático de los ciudadanos. Nosotros no lo creemos así, entendemos, por el contrario, que se trata de un déficit de información y que, seguro que este escrito ayudará a completar una visión que, hasta ahora, se mantenía evidentemente desenfocada.

Y dicho esto, por favor, no sigamos entonando la dichosa cancioncilla.

Por nuestra parte estamos dispuestos a aceptar y favorecer cualquier solución que beneficie al Real Jaén. Nuestros hechos serán la confirmación de nuestras palabras.”

Por medio de todo esto, hay una afición y un sentimiento que sigue sufriendo a medida que pasan las horas.