Inicio Champions League El Nápoles de Maurizio Sarri, dos equipos en uno

El Nápoles de Maurizio Sarri, dos equipos en uno

266
0
Compartir
Foto: Diario As

Javier Muñoz – Llegan los momentos decisivos de la competición de clubes más importante del mundo, en los que un pequeño error puede hacer caer, en cualquier eliminatoria previa a la final, incluso a los más grandes. El enfrentamiento protagonizado por Real Madrid y Nápoles es uno de los cruces dado por el sorteo en los octavos de final, lo que ha levantado alguna que otra polémica debido a la supuesta diferencia entre ambos conjuntos. No obstante, a continuación analizaremos las virtudes y carencias del rival del conjunto español.

Como bien indica nuestro titular, el Nápoles se muestra como un equipo en defensa, que tiene en su bastión al central español  y exmadridista Albiol, y otro totalmente diferente en su faceta ofensiva. Si bien Sarri es un apasionado por la posesión del esférico, su ‘scuadra’ generalmente opta por mantenerlo lo menos posible en su campo, realizando transiciones pasando por Diwara el apoyo en corto y Allan como ‘catapulta’ en el lanzamiento en largo, buscando elaborar más en terreno adversario de una forma muy vertical entre sus cuatro ‘puñales’ atacantes: Callejón, Hamsik, Insigne y, como ‘falso 9’, Mertens, quién se ha erigido con casi dos decenas de tantos como la alternativa a Milik, el sustituto de otro exmadridista como Gonzalo Higuaín en la punta napolitana, tan idolatrado durante su etapa en Nápoles como odiado por su marcha a la Juve después.

Dicha disposición sobre el campo es debida a la lentitud y previsible forma de sacar la pelota desde atrás, a priori presa fácil para la presión rival, y resultando de mediocampo para adelante un quebradero de cabeza para cualquier equipo del continente a causa de sus vertiginosas combinaciones en último cuarto de cancha. El equipo del sur de Italia pierde cada año a su referente ofensivo, tanto la pasada campaña al Pipita como a Cavani anteriormente, pero su potencial continúa manteniéndose imponente.

Todo ello se refleja en resultados como, entre otros, el 4-2 que le endosó al Benfica durante la Fase de Grupos o, respecto a la Serie A, el 5-3 ante el Torino, 1-7 ante el Bolonia o el 3-0 frente al Inter, sumando 19 partidos como invictos desde su tercera posición, a dos puntos de la Roma y a 9, sin embargo, de una indiscutible líder Juventus.

Lo expuesto en este breve análisis podría ser el preludio de lo que se encontrarán los blancos en un ida y vuelta que, pese a la teórica superioridad madridista, deja lugar a la sorpresa y, con ello, probablemente todo a la vuelta por decidir.