Compartir

El Atleti ha goleado a un flojo Valencia por tres goles a cero en el Vicente Calderón y recupera el cuarto puesto que temporalmente le arrebató la Real Sociedad ayer tras ganarle al Betis. Griezmann por partida doble y Gameiro fueron los goleadores del encuentro.

El Atleti salió intenso y ya en el minuto 4 Filipe se internaba en campo contrario por su banda rompiendo la defensa “por dentro”, se animó a disparar desde lejos pero el balón salió rechazado, Griezmann atento a coger el rechace, se hizo un lío en el área chica y no supo rematar el balón que al final fue despejado por la defensa. El Valencia subestimó la contra del Atleti y estaba colocado de manera caótica en el campo, con el equipo partido, las lineas muy separadas y dejando muchos espacios que aprovechaban Carrasco, Gameiro y Griezmann a sus anchas. El primer gol llegaría en el minuto 10 tras una jugada clara y rápida del Atleti, Koke logra conducir sin oposición durante 25 metros y dio un pase fácil hacia el desmarque de Griezmann que supo cruzarla bien con su zurda ante Alves. El Valencia intento reaccionar teniendo posesiones de balones algo más largas, con Parejo y Orellana ofreciéndose y Zaza que fue el mejor de los suyos buscando espacios. En el 25 Zaza remató fuera una falta lateral. El Atleti tras estos minutos volvió a presionar más adelante con Vrsaljko haciendo kilometros a destajo. Puso muchos centros muy buenos, de “rosca-chapa” en carrera, llegando hasta línea de fondo que los delanteros del Atleti no supieron rematar. Hay lateral para rato con el bueno de “Sime”.

En la segunda parte Voro tuvo que hacer frente a una nueva y gran preocupación: su propia defensa. En el 47 Gameiro iba a hacer el segundo de la tarde tras una buena jugada de Filipe por la izquierda, su disparo toco en Garay y ayudó a batir a Alves. Hasta cuatro cesiones atrás de la defensa valenciana se convirtieron en pases que dejaban en uno contra uno a los delanteros del Atleti, que de haber estado más acertados hubieran podido brindar a su afición una goleada mayor. Alves pudo salvar el primer mano a mano a Griezmann aguantando bien y sacando el balón con la pierna. Mangala logró frenar a Gameiro en la primera cesión suicida hecha por Cancelo. En el 68 otra vez Gameiro después de otra cesión atrás de la zaga valenciana la cruza demasiado ante la portería de Alves. La enésima cesión fallida atrás la erró Griezmann al querer hacerlo bonito de vaselina yéndose por poco.

El último gol del encuentro lo transformó Griezmann con la derecha aprovechando otro desorden defensivo del Valencia. Las únicas noticias del Valencia en ataque las protagonizó Zaza que aparecía en balones parados y un atrevido disparo de Munir desde el centro de el campo que detuvo Oblak.