Inicio Opinión Antonio Oliver Tomás Membrado, punto y seguimos

Tomás Membrado, punto y seguimos

1493
0
Compartir

El Real Jaén acaba de inaugurar una nueva etapa. Se han terminado las especulaciones y los vaivenes que han comprometido muy seriamente el futuro social y deportivo de la entidad. El Real Jaén, ahí está la historia para acreditarlo, ha salido de situaciones tan críticas como la que acaba de sortear ahora. No era fácil esta vez, pero la cintura de este club le suele salvar de lo insalvable. No es nuevo, que se lo pregunten a Lorenzo Morillas del que, desgraciadamente, pocos se acuerdan. Él si salvó al Real Jaén y, de paso, al Lorca y al Calvo Sotelo. Historia que los que se rompen el esternón sacudiendo el escudo conocen poco o con poco detalle. Ese es otro tema y para otro momento.

Sobre la bocina, pero la solución ha llegado. La pregunta es qué razón ha habido para que sea esta y no otra la salida que Juan Miguel Hitos ha considerado válida para traspasar sus acciones. Estaría bien que en algún momento y sin que pase mucho tiempo, tengamos noticias de los argumentos que han auspiciado este movimiento a favor del grupo que encabeza Tomás Membrado. Puede ocurrir que con la firma y el traspaso se termine definitivamente el paso de Hitos por el Real Jaén en esta segunda etapa o puede ocurrir que Hitos, que pasó de salvador a culpable de todo, quiera marcharse y asegurarse  que nada ni nadie le pueda molestar en el futuro por su paso por el Real Jaén. Hemos escuchado, en registros muy poco audibles pero reales, que sus intenciones pueden ser hacer todo lo posible para cerrar y sellar esta etapa de relación con el fútbol jienense y hacerlo sin ambages, por vía judicial. Lo que haga Juan Miguel Hitos a partir de ahora, si lo hace finalmente que está por ver, ya nada tendrá que ver con el Real Jaén ni perturbará la paz social que se ha instaurado con la llegada del nuevo comprador. Este capítulo, insisto, puede estar cerrado o solo a medio cerrar. El tiempo lo va a decir. Espero que, para una cosa o para la otra, no haya que esperar mucho. Sería de agradecer una última explicación de Hitos antes de marcharse. Lo mismo hasta cuenta la vía más singular que ha habido hasta momentos antes de cerrar el actual acuerdo y las razones por las que no se decidió por esa vía. Eso solo lo sabe él, pero estaría bien una comparecencia ahora que ya nada, o casi nada, es vinculante.

En cualquier caso Juan Miguel Hitos es pasado, reciente, pero pasado. Es el tiempo de Membrado, el hombre que llegó sobre el toque de campana. Empresario que anuncia gestión y pide apoyos. Parece razonable. Sin embargo, eso también es claro, el primer paso lo deberán dar él y su equipo. La afición está expectante, ilusionada pero muy cansada de idas y venidas. Lo primero, obvio, será atacar la situación de los trabajadores del club pero, al tiempo, apuntalar lo que queda de equipo para no morir en la orilla. Creo, siempre lo he dicho, que en lo deportivo el Real Jaén nunca ha sido un equipo para descender. No sé cómo está la cabeza de los jugadores y cómo va a repercutir en su rendimiento el cambio positivo que se ha dado. Hay que conceder el beneficio del “recién llegado” al nuevo presidente y dejar que dibuje su retrato de club y de institución. Hay que esperar a saber qué relación va a mantener con el Ayuntamiento que fue el motor de todo y, al final, ha dado un paso al lado huyendo de las responsabilidades que públicamente adquirió -consulten hemerotecas, fonotecas y videotecas- y argumentando luego que “no podía ser intermediario”. De todas formas eso es tan ridículo que no merece más comentario, se comenta por sí solo. Más adelante, a lo peor, tenemos que hacer un monográfico. Ahora solo se trata de ver qué pasa y cómo gestiona la nueva situación Tomás Membrado. Luego queda saber qué relación tendrá con Rafael Cabrera pero, ese también es otro tema y no menor. Dará para más después de hoy.

No sé si Menbrado lo sabe ya pero se ha hecho depositario, por voluntad propia, de una gravísima responsabilidad: devolver la calma a un colectivo erizado y poco paciente ya.

Reconozco el valor de Membrado, temo que el fútbol no le ayude y me da pánico que las cosas no le salgan bien. Sé lo que digo, conozco con quién se la juega, la poca memoria de la gente y el volcán sobre el que ha puesto el campamento. Su acierto será la solución del Real Jaén y, como ya me ha pasado otras veces, me gustaría ver que ahora empieza el final del fin que todos presagiaban. Mi ventaja es que he visto muchas cosas y nada me parece imposible. Membrado, punto y seguimos ¡¡¡Suerte!!!