Inicio Linares Deportivo Ser futbolero y mala persona; una mezcla dinamitante

Ser futbolero y mala persona; una mezcla dinamitante

1125
0
Compartir

 

El Linares Deportivo ha emitido un comunicado condenando los daños que, una vez más, ha sufrido el vehículo de Alberto Lasarte. Analizamos la mezcla que provoca ser “amante” del deporte y mala persona. Ser crítico o estar disconforme está permitido, pero todo tiene un límite.

 

Nuevo capítulo vergonzoso que se vive en nuestro fútbol. Llevamos días viendo en las televisiones imágenes lamentables de padres y aficionados repartiéndose golpes a diestro y siniestro en los partidos de sus hijos. Todos nos escandalizamos con dichas imágenes, pero igual de triste y lamentable es lo sucedido con el vehículo de Lasarte. Eso también es violencia.

Pocos conocen que hace dos semanas, antes de ser nombrado entrenador, el vehículo de Lasarte apareció rayado en ambos laterales y también en la zona del maletero. Pues bien, como el técnico pareció no darle importancia (imagino que deduciendo que se lo volverían a hacer), hoy el “personaje” ha decidido utilizar un spray para pintarle el coche.

Echando la memoria atrás, recuerdo como a Torres le rompieron los faros de su vehículo la pasada temporada, o al propio Miguel Rivera también le rayaron el suyo. Probablemente, aquellos que acusaron al grupo de animación, muy pronto tengan que reconocer su error.

 

 

El problema de esto es cuando alguien que dice defender o sentir unos colores, es mala persona. Yo, personalmente, soy crítico, muy crítico con algunas cosas o incluso con algunas personas. De todos es conocido que durante esta temporada no he compartido los métodos y las formas del anterior entrenador y siempre lo he criticado públicamente. Y si, incluso celebré su destitución, pero a veces, los que escribimos o hablamos en medios de comunicación, también callamos muchas cosas. De ahí que no se sepan los motivos de tanta satisfacción personal.

Pero no es a esto a lo que me quiero referir. Lo que quiero expresar en este artículo es la necesidad de que todos hagamos examen de conciencia (si, yo también). Que nos muevan unos colores, no debe ser excusa para ser mala persona. Que no compartamos las opiniones o las acciones de alguien, no debería darnos licencia para insultar, amenazar o provocar daños materiales al patrimonio de nadie.

Hace unas semanas, el ex-entrenador del Real Jaén, Ramón Tejada, tuvo que salir escoltado de su estadio, y ahora, en Linares, se daña el vehículo de Lasarte. Entiendo que haya personas que no compartan los métodos de los profesionales, yo mismo no compartía lo que hacía Rivera, pero de mi boca o de mi teclado jamás salió un insulto o una amenaza. Que no compartamos dichos métodos, no nos da licencia para hacer daño. Yo, personalmente, podría darles el nombre y los apellidos de una persona que, en estos momentos, está siendo investigado por el departamento jurídico de su empresa y que en los próximos días, muy probablemente, perderá su puesto de trabajo por realizar graves y falsas acusaciones en un foro público utilizando un ordenador de su empresa. Es triste, si, pero estas cosas no pueden pasar por alto. Y todo, con el fútbol como excusa.

Que un entrenador sea criticado por una alineación, por un planteamiento o por unas declaraciones, es parte de este bendito deporte. Que se le insulte o se le dañe su patrimonio, no es parte de nada. Es una actitud cobarde. De personas amargadas que no saben como pagar sus frustraciones o las de los que los rodean. Y lo mismo con quien se dedica a informar u opinar públicamente. Que no se compartan nuestras opiniones, en ocasiones, incluso nos hace crecer. La crítica, si es constructiva, es positiva. Si va acompañada de insultos o descalificaciones, entonces no es crítica, y a quien daña realmente, es a quien las emite, porque ellos solos muestran su calidad humana.

En estos momentos, muchos de los que leen estas líneas, pensarán que escribo estas letras para defender a un amigo o incluso, para defenderme a mi mismo. Lo cierto es que, en parte, si. El Director de esta página web me ofreció la posibilidad de escribir en este medio y por ello le estoy agradecido. Pero le estoy más agradecido aún por enseñarme día a día que hay que ser fiel a los principios de uno mismo. Que si criticaba los planteamientos de Rivera, debo criticar los de Lasarte y los del que venga. Y si en alguna ocasión tengo que ensalzarlos y felicitarlos, también debo hacerlo.

Quien haya leído mis dos últimas crónicas, habrá comprobado que he sido fiel a esos principios. He dicho sin tapujos que, a mi entender, Lasarte debe cambiar algunas cosas. Es mi obligación moral; decir lo que pienso, porque cuando me planto ante el teclado, debo pensar y opinar no como amigo.

Pero en esta ocasión, y a partir de las siguientes letras, cometeré el “error” de escribir como amigo. Esto también es ser fiel a mis principios. Que pueda estar de acuerdo con la alineación de Lasarte o no, no quita para que, en privado, tenga todo mi apoyo. Le pido al destino (o a lo que sea), que muy pronto conozcamos los planes de futuro de Alberto Lasarte para el Linares Deportivo. Un club del que, como se dice vulgarmente, no ha mamado. Unos colores con los que jamás soñó, pero un escudo al que defiende como profesional del fútbol que es. Ha tenido la oportunidad de salir corriendo muchas veces. Ha podido aprovechar grandes oportunidades, y en alguna de ellas, incluso ha puesto por delante al Linares Deportivo. Ojalá pronto haya novedades y conozcamos eso que se trae entre manos. Él ya dijo en Televisión Linares que la cantera del Linares Deportivo, la próxima temporada, sería referente en la provincia y de las más importantes de Andalucía. Ansioso estoy por conocer los detalles.

Por eso, como amigo, le deseo lo mejor en el Linares o donde decida, pero sería inmensamente feliz si mi amigo, y mi club (el Linares Deportivo, le pese a quien le pese), se mantienen unidos en el futuro. Se que juntos van a lograr grandes metas y, quien hoy insulta, falta el respeto o raya coches, tendría que ver como se habla, para bien, de Alberto Lasarte y del Linares Deportivo. Los críticos cambiarían su opinión. Las malas personas, seguro que no. Simplemente no saben diferenciar entre el bien y el mal porque no son capaces de mirar más allá de su ombligo.

Ojalá y todo salga bien. Quisiera ver a Lasarte centrado en la cantera. Se que hará crecer y mucho al Linares Deportivo. Eso si, mientras esté en el banquillo, no duden que escribiré lo que piense y lo que crea conveniente. Espero no tener que criticar la alineación del domingo en El Ejido. Bueno, se que no. Estoy convencido de que el Linares se traerá los tres puntos. Ya saben, “lo que no mata, engorda”.

 

PD: No utilicen el deporte, ni a las personas, para pagar sus frustraciones…