Inicio Opinión Antonio Oliver Jueguen por la memoria de Fran y ganen

Jueguen por la memoria de Fran y ganen

1891
0
Compartir

El Linares juega contra el Burgos pero, sobre todo, juega contra él mismo. Se repite la situación de la pasada temporada. Nervios hasta el último minuto. La ansiedad se instala en Linarejos a final de curso. Parece un mantra. Esta vez no se esperaba y es lo que peor se lleva. El equipo de Torres jugó con el mismo libro hasta el final. Eso era una ventaja.  Ahora ya vamos por el tercer relato futbolístico. Los cambios no ayudan pero, a estas alturas, no caben excusas ni miedos añadidos. Ferrando sabe lo que tiene que hacer, eso no se debe poner en duda y menos ahora.

Jaén ha perdido ya bastantes equipos de Segunda B. El Linares, por mucho que le pese a radicales de uno y otro lado, representa ahora a la provincia entera. Menos mal que, después del primer rasgado de vestiduras en San Fernando, las aguas han vuelto a su cauce y la afición ha caído en la cuenta de que las críticas y las reprimendas hay que dejarlas para cuando no haya nada en juego. En este momento se trata de salvar al equipo, no de repasar agravios, imprecisiones, faltas de actitud o fallos garrafales. Sería conveniente manejar la cabeza y el corazón, nunca las tripas. El equilibro entre pasión y razón es fundamental cuando se juega algo tan importante: la categoría.

Los jugadores y el entrenador deben notar que, los que van con el equipo a Burgos y los que lo vivirán desde Linares, van a saltar al campo con los once futbolistas que disponga el técnico. No hay lugar para fisuras. Además de la fuerza, la técnica y el dibujo táctico, cuentan las sensaciones, los estados de ánimo y la confianza de no saberse solos. El jugador debe notar que tiene apoyo incondicional y no presión. El fútbol, muchas veces, más que un deporte es un milagro. Es hora de que el Linares crea en el milagro que puede hacer a partir de sus propias posibilidades, de sus recursos. No necesita nada más. Ojalá que dentro de unos días hablemos de esa pesadilla que, felizmente, no pasó de ahí. El equipo depende de él y poder, puede. La permanencia está ahí, solo hay que creer ciegamente en que no es de nadie que no sea el Linares. Piensen, actúen y si falta alguna motivación jueguen por la memoria de Fran Carles y ganen. Él también está.