Inicio Opinión daniel mata Paco Buyo: “El buen portero se distingue por olvidarse pronto de los...

Paco Buyo: “El buen portero se distingue por olvidarse pronto de los errores”

866
0
Compartir

El gato. Un sobrenombre felino que ligado a la figura del portero adquiere una dimensión casi majestuosa. Ese fue el mote que adquirió Paco Buyo durante sus años en el Real Madrid, producto de incontables noches en las que el balón murió en sus guantes y que le valieron para conquistar no solo dos Trofeos Zamora, sino un buen puñado de títulos nacionales. Ahora, 20 años después de abandonar los tres palos, ‘El gato de Betanzos’ vive el fútbol desde un segundo plano, sin la intensidad y la exigencia que va intrínseca en un club como el Real Madrid, pero con la misma tensión y pasión.

El pasado miércoles Paco Buyo plasmó en papel su historia, su vida, ‘Mi vida en una parada’, un relato que habla del Buyo más humano. Del futbolista, del hombre, del marido, del padre, del hijo, del amigo… Pero, ¿se puede resumir una vida en una parada? Buyo responde: “Seguramente fuera el primer penalti que paré a Sergio Brio en los octavos de final de la Copa de Europa del año 86 ante la Juventus”.

Aquella noche, en el Estadio Comunale de Turín, Paco Buyo detuvo dos penaltis y el Madrid accedió a cuartos de final con el guardameta coruñés como principal protagonista, con un gran repertorio de brincos sobre la línea de cal.

Pero Buyo no solo supo evitarlos, sino también meterlos en su etapa en el Ural Club de Fútbol de Augusto César Lendoiro, cuando apenas alcanzaba los 13 años. Allí fue máximo goleador del equipo. Un regusto por el gol que poco tiene que ver con la sensación de realizar una buena parada: “La alegría del gol es la máxima expresión del fútbol, es por lo que trabajas y por lo que luchas. Pero para los porteros cuando haces una buena intervención a veces es tan importante como marcar un buen gol”.

La figura del portero. Tan alabada cuando el protagonista encuentra la inspiración y sumamente criticada cuando un balón fácil traspasa la línea de gol. Buyo me cuenta dónde radica el fallo del guardameta:

El portero que es negativo siempre falla. Cuando cometes un error te pesa mucho pero al instante tienes que olvidarte. Por tanto creo que los guardametas viven siempre al filo de la navaja. El éxito y el fracaso están en una línea muy delgada. Los buenos porteros creo que se distinguen por olvidarse muy pronto de los errores”.

No sabemos si John Bonello fue negativo o no aquel 21 de diciembre de 1983, cuando la Selección Española, con un Buyo que debutaba, le endosó nada menos que 12 goles al guardameta de Malta. Lo que sí sabemos es que no todos creían en una goleada que forma parte de la historia de nuestro fútbol: “Nosotros sabíamos que íbamos a tener muchas oportunidades, una opción. Nos marchamos al descanso 3-1 y la gesta se volvió casi imposible, pero a medida que fueron cayendo los goles fuimos creyendo cada vez más. Logramos algo único en la historia de la selección”.

Pero no todo fueron alegrías, y pregunto a Buyo por la segunda Liga que el Real Madrid perdió en Tenerife de manera consecutiva, un campeonato que se empezó a esfumar a unos 10.000 metros de altura, con una anécdota de altos vuelos que en aquel momento hizo sudar a más de uno: “Hubo una despresurización de la cabina. Llevábamos una hora de viaje y el avión tuvo que dar la vuelta. Empezamos a sudar como si estuviéramos en una sauna. No me quedé en calzoncillos como algunos por pudor ante la azafata. Pero sí, todo influye. Hubo una pérdida de litros importante, el cansancio, juegas al día siguiente… Todo influye”.

Dejamos el fútbol de ayer y hablamos del presente, del Madrid, del sábado. De la posibilidad de que los de Zidane logren su segunda Champions consecutiva ante la Juventus y la duodécima de su historia. Buyo estará en Cardiff, donde espera vivir como espectador lo que no pudo como jugador: “Va a ser un partido igualado, con los dos mejores equipos que han llegado a la final. Tenemos a un Madrid especialista en ataque, que logra goles con facilidad, y la Juventus especialista en defensa. Creo que el control lo va a tener el Madrid, pero la Juve es peligrosa a la contra. Son dos estilos diferentes pero veo un partido igualado. Confío en el potencial del Madrid”.