Inicio 1ª División CR o el arte de callar bocas

CR o el arte de callar bocas

363
0
Compartir

OPINIÓN.

No son pocos los que, a lo largo de la temporada, vieron mermada su confianza en el rendimiento futbolísticos de Cristiano Ronaldo. Servidor, como cronista de Palabra de Fútbol en el Bernabéu, fue el primero en perder el optimismo en el que, otrora, fue el mejor jugador del mundo. Sus actuaciones reflejaban, o eso parecía, que Ronaldo no era el crack mundial de antes: no podía regatear a defensores de equipos como el Wisla de Cracovia, incapaz de atinar en los partidos de casa y, sobre todo, un espectáculo de aspavientos que superaban en número a los tantos conseguidos por el luso.

Pero llegaron los meses decisivos y todo cambió. Como hechizado por la primavera, la astenia provocó en Ronaldo una germinazión de goles decisivos. Y claro, todos los que habíamos dudado en él, todos los que lo habían criticado, tuvieron que cerrar la boca. Cinco goles contra el Bayern de Munich en dos partidos, “hattrick” contra el Atlético en semifinales, tantos decisivos para ganar la Liga y, por último, un doblete en Champions ante un equipo que, en toda la competición, solo había recibido tres goles. Absolutamente imperial, y camino de su quinto balón de oro. No querer ver esto es como querer ponerle puertas al campo. De las carreras infructuosas ante el Leganés, CR ha pasado a reinar en el olimpo del fútbol europeo.

Y todo esto se debe a una gestión magnífica de Zidane. El entrenador francés -otro que ha tenido muchos detractores- ha sabido minimizarla faceta más egolatra del luso y darle descanso cuando, en su criterio, lo necesitaba. Y así, ha llegado al final de la temporada en mejor estado de forma que buena parte de sus rivales. Y CR ha vuelto a cabalgar y convertirse en el jugador más determinante del fútbol mundial. Pieza clave en la Duodécima, el espectador imparcial no tiene otra que rendirse al final de temporada del siete blanco.