Inicio Linares Deportivo OPINIÓN: El Linares Deportivo «mete la primera»

OPINIÓN: El Linares Deportivo «mete la primera»

1932
0
Compartir
Foto: @Linaresfutbol

 

Tras varias semanas en «punto muerto», la entidad azulilla comienza a planificar el futuro deportivo de la primera plantilla. 

 

Muchas cosas han pasado en el Linares Deportivo en las últimas 48 horas. La división entre aficionados es latente. Un sector apoya las decisiones de la entidad que preside Jesús Medina y otro critica todos los movimientos.

Cierto es que hasta la fecha, las decisiones deportivas tomadas por la junta directiva desde su llegada no han dado los frutos deseados. Lo primero fue nombrar al sustituto de Torres, y aunque algunos no quieran verlo, fue la peor decisión en la historia moderna del Linares Deportivo. El «señor» al que contrataron salió «rana», pero lo mejor es obviar ese tema, ya que si indagásemos sobre lo sucedido con ese entrenador durante los meses que se sentó en el banquillo podríamos sacar, no se si carbón, pero si plata.

Este año se decidió dar todo el poder deportivo a un Ferrando del que no dudo, es un gran entrenador. Es más, estoy convencido de que algún día lo veremos triunfar y nos lamentaremos de no haberlo podido disfrutar más tiempo como técnico a pesar del descenso. Pero que pueda ser un gran técnico no significa que sea un buen mánager. Quizá pudiera serlo, si, pero me da la sensación de que quien lo guía deportivamente, no debería utilizarlo con fines comerciales y partidistas.

Ferrando tenía unos planes interesantes para la plantilla azulilla. Es un tipo de técnico de los que entiende que el futbolista es un trabajador del Club y que debe pasar la mañana en la oficina (en el campo de entrenamiento en este caso). Esa es su filosofía y la comparto, pero no puede pretender hacer un equipo campeón a través de lo que le ofrecen los representantes.

El técnico ha insinuado públicamente y ha comentado en conversaciones privadas que no ha podido desarrollar algunas de sus ideas, como la de renovar a Lopito, pero lo cierto es que nada justifica que no haya realizado ni un solo fichaje en un mes. No seré yo quien asegure si pidió la renovación del portero o no, pero este verano hubo cosas que me hicieron perder la credibilidad en Juan Ferrando.

Este humilde redactor recibió respuesta a un artículo durante un partido del filial. «Parón en la planificación para ver el partido del filial», dijo Ferrando. Todos tenemos derecho a tener vacaciones y a compartirlas en familia; y no pasa nada por reconocerlo. Los días anteriores a ese artículo no hubo planificación, pero si vacaciones. Ahí perdí mi confianza en él.

Pero a Juan Ferrando hay que reconocerle y agradecerle otras muchas cosas. A él hay que agradecerle que «casi se partiera la cara» por defender el honor y la historia del escudo del Linares cuando algún «iluminado» le dijo en el vestuario que no pensaba correr en el campo si no era titular. Gente con ese compromiso, con esa pasión y con esa verdad quiero yo en mi equipo. Ese es el Ferrando que yo quería, pero no el que se deja manejar por representantes y utiliza las redes sociales de forma populista. A pesar del descenso, su carácter y dedicación fue sobresaliente.

El técnico ha decidido abandonar y ha llegado Joseba Aguado. Al granadino, personalmente, le pediría «sinceridad y compromiso». Quien lo conoce habla maravillas de él por el trato con el futbolista y por como maneja el juego. Llegó, realizó propuestas realistas y el Club se puso a trabajar. Los fichajes que han llegado hasta la fecha los realizó la entidad, pero pronto podrían llegar nombres avalados por el técnico.

Lo que está claro es que ya se han anunciado los primeros fichajes, las incorporaciones de los canteranos y se preparan otros nombres para los próximos días. El Linares Deportivo no va a velocidad de crucero, pero al menos, ya va cogiendo el ritmo típico de pretemporada.

Eso si, la primera decisión de Aguado ha sido retrasar el inicio de la pretemporada al día 20. El técnico quiere arrancar con la plantilla prácticamente cerrada a la espera de la llegada de los «chollos» de última hora. ¡¡SUERTE!!