Inicio Opinión Antonio Oliver Ángel: “Real Jaén y el Villacarrillo tienen objetivos distintos y van a...

Ángel: “Real Jaén y el Villacarrillo tienen objetivos distintos y van a sufrir para lograrlos”

648
0
Compartir

Ángel Gallego, “Ángel”, jugó en el Real Jaén de Juan Manuel Tartilán. Nacido en Villacarrillo, también pasó por el equipo de su pueblo y ahora, con los dos conjuntos en Tercera División, ve cómo el fútbol es capaz de reunir en competición oficial a los equipos con los que vivió momentos inolvidables.

Ángel era un extremo puro, que reunía la virtud del regate eléctrico con un buen golpeo de balón y una rápida visión de pase. Sin duda estaba llamado para haber hecho cosas importantes en el fútbol. En Jaén vivió experiencias que le enriquecieron como persona y le hicieron crecer como futbolista. Al final decidió que el fútbol iba a ser, siempre, su pasión pero no su trabajo. Tartilán, entrenador del Real Jaén, sentía predilección por este futbolista: “He visto pocos jugadores como Angelito”.

Ahora, Ángel Gallego advierte que, con objetivos distintos, los dos equipos van a sufrir mucho para lograrlos. Mira con cierta sorpresa el emparejamiento en la misma categoría del Real Jaén y del Villacarillo: “Así es el fútbol. Se han cruzado en el camino. El Villacarrillo feliz por recobrar la categoría y el Real Jaén en descenso y con los problemas de la economía. En principio diríamos que, de los comprovincianos, Real Jaén y Linares son los favoritos. Sin embargo todos los equipos de la provincia salen con muchas ilusiones. Sin contar con que, en el Grupo IX hay otros equipos de mucho potencial y de presupuesto importante. Va a ser una competición muy emocionante. Casi cada semana tendremos partidos de cruce entre equipos de Jaén y eso sube mucho el interés. Los descuidos y las pérdidas de puntos no previstas pueden castigar a los equipos con objetivos más exigentes”

Ángel es consciente de que el Villacarrillo afronta una temporada ilusionante y muy complicada: “Está claro que para el Villacarrillo va a ser también una temporada apasionante. Equipos como el Real Jaén siempre han estado en categorías superiores y ahora los van a ver al mismo nivel y jugando por puntos muy valiosos. El Villacarrillo está haciendo una plantilla compensada dentro de sus posibilidades. Ha tenido que ver, el mercado es así, como jugadores muy importantes se han marchado, casi todos, al Real Jaén. De todas formas creo que el cuerpo técnico, Rafa Ruano y Juande Peralta, están haciendo un buen trabajo y que los resultados se verán en el campo”.

Para Ángel será un día especial el día en el que se enfrenten Villacarrillo y Real Jaén. Será como recorrer mucho tiempo hacia atrás. Se verá proyectado en un retrovisor lleno de recuerdos: “Empecé a jugar al fútbol en Villacarrillo pero donde conecté con la versión más profesional de este deporte, fue en el Real Jaén. Aquella etapa la recuerdo con muchísimo cariño. Coincidí con una plantilla extraordinaria en lo futbolístico y en lo humano. Había jugadores como Fernando Campos, Juanjo, Esteban, Viedma o Rueda. Con Rueda, un defensa muy veterano que vino para dar experiencia a nuestra zona de atrás y que por un problema federativo no pudo jugar casi nada a lo largo de aquella  temporada, tenía buena conexión con él y sus consejos me sirvieron mucho. De su experiencia y de lo que él sufrió también aprendí cosas. Con Tartilán tuve una excelente relación. El entrenador confiaba mucho en mí, me daba tranquilidad y, al mismo tiempo, me exigía. Fueron tiempos muy buenos y, además, ascendimos”.

Pese a haberse alejado de los entramados profesionales del fútbol y del día a día, Ángel reconoce que ha seguido la actualidad y valora lo sucedido la pasada temporada en 2ª B: “Era impensable. Cuando el Mancha Real ascendió parecía que la Segunda B iba a tener durante tiempo, a tres equipos de Jaén. El comienzo de temporada del Mancha Real hizo pensar que esos puntos acumulados serían suficientes para no pasar apuros. Luego vimos que hubieran hecho falta más. Lo del Real Jaén fue una sorpresa aunque, vistas las circunstancias, se entiende que lo deportivo fuera arrastrado por todos los problemas que tuvo el club. El futbolista sufre en el campo muchas cosas que pasan fuera y sobre las que no puede influir. Esos problemas suelen terminar como terminaron en Jaén. Un pena. Lo de Linares fue mucho más sorprendente. No tenían problemas especiales, nada grave fuera del campo y un equipo que respondió muy bien. Al final puede que acusaran el hecho de verse peleando por el descenso. No era para eso para lo que empezaron la temporada y esas cosas, al final, te pasan factura. Parece mentira”.

Nuestro protagonista, en cualquier caso, se queda con lo bueno de una temporada que va  a permitir que, dos de los equipos en los que fue feliz jugando al fútbol, se crucen y él pueda verlos: “Estoy deseando conocer el calendario y la fecha de los dos partidos. Si no pasa nada los veré con mi amigo Diego Delgado. El de Villacarrillo seguro y espero también estar en el estadio de La Victoria. Este campo no tiene tanto sabor como el viejo pero disfrutaremos igual”.