Inicio Opinión Antonio Oliver Tomás Membrado y la oportunidad

Tomás Membrado y la oportunidad

463
0
Compartir

El Real Jaén inicia su recta final antes del comienzo de temporada. Ya no caben ni distracciones ni argumentos dilatorios. Cuando el balón rueda, todo, o casi todo, pasa a un segundo término.

La entidad llegó a estar muy cerca de la desintegración. Sin embargo, se vuelve a confirmar, las grandes crisis son tiempo de oportunidades. Unas veces las oportunidades se aprovechan y otras, pese a tenerlas, se acaban desaprovechando. En eso está el Real Jaén, en aprovechar la suya.

Después de que la afición anduviera, durante toda la pasada temporada, errante y sin saber muy bien qué estaba pasando, se produjo una calma por cansancio. Llegó la nueva propiedad y quedaban pocas fuerzas para seguir la línea de vigilia y presión. El seguidor estaba agotado anímicamente y se echó en brazos de los recién llegados. Poco más se podía hacer. Esperar y el que tuviera fe, rezar. Si Membrado tenía soluciones habría esperanza, de otra forma todo era ruina.

Las cosas fueron deportivamente a donde no se quería. Descenso. Increíble pero cierto. El Real Jaén, con equipo para mantenerse de sobra, se iba por el sumidero de partidos infames, a Tercera División. Los dueños del club, para sorpresa de todos, seguían hablando de buenas sensaciones y que el proyecto mantenía su proa de futuro apuntando a Primera División.

Daba igual, en ese momento, de lo que trataba es de saber si habría soluciones económicas y las hubo. El club pagó y acaba de cerrar ahora, pagando a los técnicos, el ciclo demoníaco de las deudas deportivas amenazantes. Además, en la presentación del proyecto, se anunció una ampliación de capital a horizonte medio y que cuenta con la presencia de la propiedad. El plan teórico está.

Mientras todo esto ocurría – lo que se sabe que ocurría – se hace una planificación deportiva que, desde el primer momento, era lo único que se podía evaluar. Sabíamos quién trazaba las líneas generales y quién se hacía cargo de las operaciones en el banquillo. Campos y Valenciano fueron los pilares, la piedra sobre la que se edifica el templo del fútbol del Real Jaén. No hay que tener mucha fe para creer en ellos. Teinen crédito.

En este plano hubo mucha tela que cortar. Antes de que se conocieran esos nombres, se produjeron movimientos de todo tipo para colocar entrenadores y para sumar asesores al proyecto. Conozco algunas propuestas  “disparate” y algunas propuestas “interesadísimas”. Se dio de todo en esas fechas previas al anuncio de la contratación de Valenciano. De hecho su figura, la del entrenador, fue puesta en cuestión por el razonado argumento de su “juventud” y falta de experiencia en la categoría.

La liga lo pondrá en su sitio, el fútbol no regala nada, pero el argumento era tan inconsistente como interesado. En cualquier caso, dejando luego todo en manos del balón, la elección deportiva fue más que fiable. Sin duda un aspecto que sirvió para que, entre la gente de fútbol, se pensara que había proyección de futuro y proyecto razonado. El respeto no se impone, se gana. Campos y Valenciano, eso lo tienen ganado. Ahora, además, deberán cuadrar una temporada muy exigente. Reválida permanente para ellos.

Las líneas maestras del proyecto están a la vista. La historia se ha contado. Tengo la sensación de que la intrahistoria daría mucho juego. Lo que sí está claro es que, eso deben tenerlo en cuenta los responsables de la entidad, el fútbol es una empresa singular. Sobre el papel se puede parecer a cualquier empresa pero, en la práctica, tiene diferencias que pueden hacer naufragar cualquier proyecto si no se tienen en cuenta.

En un club de fútbol, como en un coche, hay que ir con los cinco sentidos puestos o, en un segundo, puedes perderlo todo. He visto detalles, sobre todo en materia de comunicación, que debieran ser corregidos. Cosas elementales que pueden atribuirse  a la falta de experiencia en este terreno pero, ejemplos hay muchos, que pueden originar desajustes muy delicados. No conceder a la comunicación la importancia que tiene es un talón de Aquiles cierto y eso, un riesgo innecesario. Septiembre va a ser un mes muy importante en todos los sentidos. Ojalá que se tengan las respuestas para todo. Membrado tiene una oportunidad de oro para convertir sueños en realidad.