Inicio 1ª División Nadie tose a los jugadores

Nadie tose a los jugadores

418
0
Compartir

Los que pensaban que con el fichaje de Neymar por el PSG y con 222 millones de euros en el bolsillo el Barça asaltaría el mercado y reforzaría a un equipo en horas bajas estaban muy equivocados. La marcha del brasileño rumbo al Parque de los Príncipes no solo sigue coleando a día de hoy, sino que se ha convertido en una cuestión de estado en el Camp Nou.

El último episodio, con Messi, Suárez o Piqué respaldando al que fuera su compañero a través de un buen puñado de fotos, no es más que el enésimo golpe a un club descompuesto, con un presidente que su función en los últimos meses ha sido la de ocupar su localidad en el palco. Sin más.

El desencuentro entre los jugadores y la directiva es total, y el numerito del “se queda” ha pasado de ser el meme del verano a convertirse en un lema de guerra. Neymar, al que el Barça reclama más de 30 millones de euros, se ha convertido en un enemigo para la entidad, pero sus ex compañeros no lo ven así, y desde su marcha los mensajes de apoyo hacia el carioca se han ido repitiendo hasta hoy.

En el otro lado está Bartomeu. Inerte, sin capacidad de reacción y a merced de una plantilla que lo quiere fuera del Camp Nou. La salida de Neymar fue la chispa que inició el motín, pero luego vino la eliminación de la Supercopa de España y la poca pericia de la directiva a la hora de reforzar la plantilla. Deulofeu, Semedo y Paulinho saben a muy poco, y pesos pesados como Busquets ya han reclamado a los cuatro vientos la necesidad de una revolución en forma de fichajes.

Quedan ocho días para que el mercado eche el cierre. Pero queda claro tras los últimos acontecimientos que el problema del Barça no es los fichajes (Seri tampoco llegará), sino una amarga atmósfera en la que los jugadores han tomado el poder ante la pasividad de una directiva incapaz de levantar la voz.