Inicio 1ª División Tomás Roncero: “Si ganamos el Mundial con un gol de Piqué lloraré...

Tomás Roncero: “Si ganamos el Mundial con un gol de Piqué lloraré de emoción”

583
0
Compartir

Hablar de Tomás Roncero es hacerlo de pasión desenfrenada por el fútbol, de un periodismo con el que muchos no comulgan y que ha sido altamente criticado desde que este manchego dio el salto a la pantalla en el año 2008 gracias a Punto Pelota. Su madridismo es su huella dactilar, y son muchos los aficionados (y también detractores) los que aguantan hasta las 3 de la madrugada para ver en acción a este apasionado por el Real Madrid y por su profesión. Me reúno con él en la redacción del diario AS. Su saludo campechano y sus ganas de hablar me ayudan a descubrir mejor a una persona que pese a llevar la misma ‘careta’ fuera del plató de televisión me parece alguien totalmente diferente.

¿Qué sería para Tomás Roncero el fútbol sin pasión?

Yo no concibo el fútbol sin pasión. Todas las pasiones son subjetivas, pero el fútbol es especial. Es el único invento que ha sobrevivido a la crisis económica. El fútbol siempre ha estado ahí, se siguen haciendo fichajes ilusionantes todos los veranos, siempre se han llenado los estadios… Cuando el fútbol se quiere ver desde una frialdad objetiva me cuesta entenderlo. Yo no concibo el fútbol sin una pasión muy subjetiva. Incluso si veo un partido de la Premier me involucro igual con el equipo con el que más me identifique.

¿Cómo mantiene viva esa pasión?

El contexto de mi trabajo me lo permite. Si yo trabajara en el New York Times no podría. Pero estoy en un sitio como el AS o El Chiringuito en el que no tienen ningún problema en que yo muestre mi pasión por el Real Madrid. Incluso te diría que ellos quieren que la muestre. En mi caso es suerte. En el año 95 estaba en Onda Cero, en La Tertulia del Penalti y allí ‘salí del armario’ gracias a José Antonio Luque, ya que por aquel entonces me cortaba más porque estaba mal visto. Mis compañeros me dijeron que estaba loco, que me iban a echar. Desde entonces así ha sido y esa pasión se ha ido retroalimentando.

Tomás Roncero saltó a la fama por Punto Pelota pero, ¿era antes así?

La diferencia es que antes no había cámaras. Pero yo era de los que en los años 80 me gastaba el dinero que ganaba en ir a ver al Madrid en la Copa de Europa. Cogía un avión por la mañana, veía el partido y me volvía. Me gastaba una sexta parte del sueldo. Yo siempre con mis amigos vivía el fútbol así. Todo el día hablando del Madrid. Pero profesionalmente no podía darle un traslado, aunque se me podía intuir porque anteriormente cubría al Real Madrid de baloncesto y se me notaba. Luego tuve la oportunidad de exteriorizarlo y la gente se queda con esa imagen pública, pero cuando me dicen que hago un papel yo les digo de broma “si fuera un papel estaría agotado”. Imagina que rollo todo el día actuando. Puedo entender que el que no me conoce piense que es todo una fachada.

Pero hay mucha gente que no comulga con esa forma de hacer periodismo, incluso dudan en catalogarlo como un ejercicio periodístico…

Yo creo que en el Chiringuito se hace periodismo de mucha calidad. Sin exagerar, más de la mitad de las noticias que se han dado de relevancia en el fútbol han salido de ahí. Yo creo que es compatible el dar información con estar de 12 a 2 entreteniéndote (con perdón). Toda la gente que va de público al programa alucina por el trabajo que hay detrás. Si fuera periodismo de bufanda como muchos dicen llegaríamos allí y no habría nada preparado, ni vídeos ni debates de calidad, y sería la casa de tócame roque. Además no nos ven solo aficionados al fútbol, sino mucha más gente porque ven algo más allá de una simple tertulia futbolera. Josep Pedrerol encontró la fórmula de la Coca Cola en el periodismo deportivo televisado. Tengo muchos amigos que hablan de periodismo de bufanda y me hace gracia porque yo sé de qué equipo son y las locuras que han hecho, y me parece una putada estar con un preservativo emocional toda tu vida con lo bien que se vive liberado.

¿Es esta la tendencia general a la que deben adaptarse los nuevos periodistas?

Para los jóvenes periodistas sería un error decir “quiero hacer el mismo periodismo que hace fulanito o menganito”. Yo antes de cubrir al Real Madrid hacía todo tipo de informaciones. Hice las crónicas de 13 medallas en Barcelona (tiro con arco, vela…). Estuve en los Juegos Olímpicos de Atlanta haciendo balonmano, judo. También en la copa del mundo en Argentina de voleibol… Lo que ocurre es que en ese momento hacía ese tipo de periodismo que quizá no me gustaba tanto como el fútbol. Cuando me salió la oportunidad me lancé de cabeza. Nunca aconsejaré a un chaval que intente ser quien no es. Tenemos que ser camaleones y adaptarnos a la circunstancias del medio. Dentro de ese medio si eres bueno te haces un hueco y luego tu personalidad se va reflejando.

¿Cuál ha sido su momento más especial como periodista?

Los Juegos Olímpicos de Barcelona. Fue lo que más me llegó. Vivir aquel espectáculo. Sin duda el movimiento olímpico se lo recomiendo a todo periodista joven que lo pueda vivir. He vivido Mundiales, Eurocopas… pero los Juegos es el culmen de lo profesional. Como ‘conquista’ personal me quedo con una entrevista que le hice a Iñaki Urdangarín en el Mundial de Balonmano 97. Pedro J. Ramírez me dijo que no volviera de allí sin la entrevista y nadie sabe la de triquiñuelas que tuve que hacer para conseguirla. En la era moderna he tenido muchos momentos. Quizá uno de los más especiales es una columna que le dediqué a Juanito. El Zaragoza nos ganó 6-1 en la Copa del Rey y nos quedamos a un gol en la vuelta. En esa crónica hablo de que en ese partido le vi sobre el campo durante unos minutos… y fue una cosa muy especial. Obviamente también me quedo con el Mundial de Sudáfrica. Yo estaba en el campo. Como periodista vivir eso in situ no tiene parangón. Como aficionado al Real Madrid estuve en el gol de Mijatovic, que marcó un antes y después, estuve en el de Zidane en Glasgow, en el de Ramos… Ver a mi hijo abrazado a mí es algo que nunca olvidaré.

¿Cuál ha sido el momento más incómodo por ser Tomás Roncero?

Aunque parezca increíble después de 20 años, y siendo honesto, se puede decir que el único problema que tuve fue en la final de la Copa del Rey del 2011 entre el Madrid y el Barça, y fue una cosa que me enfadé mucho con la Federación. Se empeñaron en que yo fuera personalmente a recoger la acreditación para el partido y luego entendí el porqué. Curiosamente estaba la zona de acreditaciones de la Federación junto a la zona de fans del FC Barcelona y hubo un momento en el que unos 100 radicales me rodearon y me hicieron pasar un mal rato. Pero generalmente siempre que me cruzo con aficionados del Barça o del Atlético cuando estoy de vacaciones siempre se respira buen rollo.

¿Cómo es Tomás Roncero la persona?

Como todo el mundo. En casa intento ser un buen padre de familia y un buen marido para que mi mujer no me eche de casa. Mi hijo por lo que yo sé no tiene queja de mí, creo que soy bastante padrazo. Luego, en el periódico, me entrego en cuerpo y alma a mi trabajo. Mi gran pasión desde pequeño ha sido el periodismo deportivo, soy un loco de esta profesión. Estoy navegando en el nuevo proyecto del AS, me encanta conocer las nuevas tecnologías, me encanta incorporarme al mundo de las redes sociales. Era muy reticente porque soy muy clásico, pero me he acabado enganchando. Además para mí no es un trabajo que tenga rutina, porque cada día tengo que intentar buscar temas e informaciones e idear reportajes buenos para llegar 7 o 8 páginas del Real Madrid. Cada día es una aventura. El trabajo me ocupa bastante y lo poco que me queda a lo largo del día intento volcarme con la familia. Y no me importa porque es un equilibro que me hace feliz.

 

Ahora nos vestimos de corto y nos vamos al terreno donde Tomás Roncero se siente más cómodo. Aunque con la primera pregunta que le lanzo pretendo todo lo contrario…

 

Un jugador del Barça al que ficharía.

Ahora mismo complicado. En sus tiempos hubiera fichado a Puyol, incluso a Busquets… ¿Messi? Por concepto hay jugadores que tienen que ser la bandera de un club. Igual que para mí fue Raúl en su día y Cristiano hoy, Messi es la bandera del Barça. Tengo amigos que dicen que voy de farol pero la verdad es que no lo querría en el Madrid. Asumo que es uno de los mejores jugadores de la historia, pero lo veo identificado con el Barça y tiene que estar ahí. Las conquistas del Madrid tienen más mérito con Messi en el Barça.

Algo positivo que destaque del Barça.

Para mí el Barça es el mejor equipo que hay después del Madrid, ese es el mejor elogio.

¿Te gustaría que el fichaje de Neymar por el PSG fuera una escala antes de vestir de blanco?

Lo plantea mucha gente… Yo creo que tuvo su oportunidad. Pasó reconocimiento médico con el Madrid pero su padre decidió el camino. El Madrid se negó a pagarle 40 millones al padre y el Barça lo hizo. Neymar sabía que tenía ese tren, que le hubiera encantado jugar en el Madrid pero ya es tarde, lo siento. Si fuera por mí, no me entusiasma nada. Y que la gente no lo olvide: en los cuatro años que Neymar ha estado en el Barça el Madrid ha ganado 3 Champions, por lo que no fue tan determinante.

Tras los 222 millones por Neymar y los 145 que el Barça ha pagado por Dembelé, ¿se está desmadrando el mercado

No me gusta porque son cantidades desorbitadas. Todo ha ido creciendo. Esto está desmelenado. Neymar me parece una burrada, pero estás fichando a un top 3. Pero lo de Dembelé… Entonces Messi o Cristiano valdrían 500, Asensio 300… Ha llegado un momento en el que el dinero es una hemorragia sin freno en el fútbol. Es una espiral que va a seguir así.

¿Crees que el Madrid está en su mejor momento en los últimos 15-20 años?

Al principio yo decía que este Madrid era similar al de la Quinta del Buitre, pero ahora tengo que decir que lo ha superado (y eso que escribí un libro de la Quinta), pero ese equipo tiene el hándicap de no haber ganado una Copa de Europa y este ha ganado 3 casi seguidas. Ya solo por eso hay que darle el mérito que tiene. El Madrid actual está haciendo historia y tiene pinta de que va a seguir así. Con Zidane no tiene techo.

Theo Hernández, Ceballos, Llorente… ¿Al Madrid le bastan estos retoques para encarar la temporada? ¿Echa en falta alguna cara nueva?

El Madrid tiene una base muy buena pero no hacen falta locuras. En la operación salida sí se han ido jugadores de mucho peso que el año asado formaban la segunda línea y que en cierta forma ayudaron mucho a conseguir la Liga y la Champions. Cristiano, Modric y compañía llegaron muy frescos al final de la temporada gracias a esta segunda línea. Tenía mis dudas con Morata, pero su marcha se puede cubrir y soportar con Cristiano o Benzema. Lo que tengo más dudas es con Pepe. Él pedía 2 años y yo se los hubiera dado porque Varane tiene cierta fragilidad con las lesiones. Ramos es intocable pero siempre tiene alguna sanción porque arriesga, y el único fiable es Nacho. Vallejo es un valor de futuro pero le hubiera tenido otro año cedido y hubiera aguantado a Pepe. Quizá ese es mi único reproche.

Cristiano Ronaldo. ¿Merece la afición una explicación tras su amago de salida?

El entorno de Cristiano trasladó ese enfado del jugador. No con el Madrid, sino con España, con la justicia española. Él considera que se le había juzgado y sentenciado antes de tiempo. Él decía “me voy de España”, nunca me voy del Madrid, porque en su cabeza no estaba pensando en el Madrid. Pero creo que a la afición sí que le debe una pequeña explicación. Yo todavía confío en que lo haga.

Hace unos días vaticinó que Asensio ganaría el Balón de Oro en unos años, ¿sigue pensando igual?

Si tiene continuidad creo que lo puede ganar. Le veo unas condiciones bestiales. Soy muy fan de Isco, pero él tiene otras limitaciones, velocidad, recorrido de juego… Pero Asensio tiene las condiciones de un súper crack. Esa capacidad de golpeo, esa conducción del balón… Eso lo hacen Cristiano, Messi y pocos más. Me parece un futbolista tan diferente, que entrará en el ‘star system’ como me gusta decir. Lo creo a pies juntillas que puede ser Balón de Oro.

¿Cómo valoras el regreso de David Villa a la selección?

Me parece bien. La MLS parece una especie de retiro, pero si un jugador está rindiendo a un nivel altísimo. Yo no miro el DNI, yo miro el rendimiento. Además Villa nunca cerró la puerta a la selección. Se quedó en 97 partidos y me dio pena que no llegara al 100 y espero que lo haga ahora.

Final del Mundial, gol de Piqué en el último minuto…

Tengo testigos aquí en la redacción que te pueden decir cómo celebré su gol ante la República Checa en el Mundial de Brasil. A diferencia de lo que pueden decir periodistas que trabajan en periódicos del Barça, yo cuando me pongo la camiseta de la selección me emociono tanto o más que con el Madrid. Para mí los que juegan en la selección son mis soldados. A Piqué no le veo como un enemigo. Nunca he dicho nada malo del Piqué futbolista. Tan solo le pongo pegas a lo que dice en determinados momentos… Se deja el alma, mete la pierna. Si ganamos en Rusia con gol de Piqué lo celebraré y lloraré de emoción. Aunque si lo marca Ramos a lo mejor pego un bote que me rompo la cabeza con el techo. Como español seré igual de feliz.

Un equipo que no sea el Madrid.

Simpatizo mucho con el Málaga, me gusta la ciudad, el equipo. El Betis me cae muy bien, el Oviedo, Las Palmas… Yo creo que me identifico mucho en este caso con los rivales de los equipos antagonistas del Madrid: con el Levante porque es rival del Valencia, Las Palmas porque es rival del Tenerife… Granada, Cádiz, Recreativo, Córdoba, Jaén… El sur me tira mucho. Y al ser manchego mi equipo es el Albacete, soy de Ciudad Real pero nunca hubo un equipo en primera. Todos los sigo todos los fines de semana y cuando ganan me alegro de verdad. El Madrid ocupa casi todo mi corazón pero el 10% es de esos equipos.