Inicio 1ª División Keylor, el guardián de Zidane

Keylor, el guardián de Zidane

315
0
Compartir

Javier Muñoz.- Durante los últimos tiempos, la portería madridista ha sido el epicentro de diversos debates, provocados por los respectivos estados de forma de los protagonistas, e incluso de una polémica llevada al límite, como consecuencia de la relación de Mourinho con Iker Casillas. Recordemos que fue la grieta que originó una escisión entre el madridismo: casillistas vs mourinhistas, en aquella época a favor de Diego López. Si en este escrito no podíamos pasar por alto este aspecto tan destacable del recorrido de los guardametas blancos a lo largo del último lustro, cierto es que no es momento de ahondar en el tema. Porque, aparte de que no toca, ya está más que superado y en el entorno del club de Concha Espina actualmente no existen focos individuales, sino que solo se piensa en disfrutar del juego del equipo y los títulos alzados en Cibeles. Éxitos que en gran parte le pertenecen a Keylor Navas. Con él, Zidane se siente seguro.

El costarricense llegó, a las órdenes de Carlo Ancelotti, procedente del Levante por 10 millones de euros para competirle el puesto a Iker Casillas en la que sería la última temporada de éste. Pese a que en su primera temporada tan solo disputó 11 partidos, con tesón y humildad ha superado importantes escollos como el marketing y la edad, en esta ocasión a favor de David de Gea (el portero español, cuatro años más jóven). Nadie duda de que el exatlético es uno de los mejores porteros del mundo. Al igual que, si Keylor sigue siendo titular gracias a un fax fallido con dirección hacia el fichaje de de Gea, es porque el primero está destinado a ser el guardián de uno de los mejores Real Madrid de la historia. Su silencioso trabajo y ruidoso rendimiento obtuvieron recompensa divina.

No quiere decir que, en un futuro, el club no pueda tener la portería reservada para David de Gea. Pero tras ser Keylor el portero de las conquistas de dos Copas de Europa y dos Supercopas de Europa de forma consecutiva, un Mundialito de Clubes, una Liga y una Supercopa de España, Zidane continua en la línea de que lo que funciona, no se toca. Igualmente, buena decisión de Florentino en este caso al apartar el aspecto mediático de las decisiones del técnico, sabiendo también que el ídolo de Costa Rica se ha ganado un pedazo de la gloria blanca. Además y como no podía ser de otra forma, su carácter de hombre de vestuario también ayuda. El hecho de que antes de cada partido siempre rece por la salud de los compañeros lo dice todo.

En su primera temporada como titular, Keylor encajó el positivo promedio de 0,69 goles por partido en 45 encuentros, mientras que en la campaña de su consolidación recibió 51 tantos en 41 choques. A pesar de la mala racha, posiblemente provocada por una lesión que le mantuvo apartado varias semanas, le hizo pasar malas pasadas, se recompuso a tiempo y fue pieza clave en la consecución del doblete. Pese a su escasa envergadura física, la concentración y reflejos que demuestra con regularidad, tanto en los tiros lejanos como en el mano a mano, le permitieron ser determinante en momentos en los que el equipo más le necesitaba. Aunque para Zidane haya alcanzado el rango de ‘Keylord’ y por muy buen inglés que hable de Gea, la portería del Madrid seguirá hablando en español. Y dice que, de momento, Keylor no dejará de ser su dueño y ‘señor’.