Inicio Entrevistas Javier Imbroda: “Toda empresa en sí mismo funciona como un equipo”

Javier Imbroda: “Toda empresa en sí mismo funciona como un equipo”

836
0
Compartir

Javier Imbroda, exseleccionador nacional de baloncesto español y extécnico de numerosos equipos ACB como el Real Madrid o el Unicaja, será el encargado de ofrecer la conferencia de clausura del XI Encuentro de Maestros y Responsables de Almazara de GEA, que tiene lugar hoy en el Palacio de Congresos de Ferias Jaén. 

El entrenador melillense lidera la Fundación Javier Imbroda, está apostando por un método de coaching empresarial llamado MindCompanySport, es comentarista de televisión, articulista en diversos medios de comunicación y autor de libros. Todo ese bagaje le sitúa como uno de los referentes en el trasvase deporte-empresa. Aprovechando su visita a Jaén, palabradefutbol.com ha querido charlar con él sobre su visión de lo que puede aportar la experiencia en el deporte profesional al ámbito empresarial así como su análisis del Eurobasket de la selección española hasta el momento. 

Palabra de Fútbol: – ¿Cómo ayuda la experiencia en el deporte profesional en una empresa?

J. Imbroda: – Hay muchas similitudes entre una empresa y un equipo. De hecho, toda empresa en sí mismo funciona como un equipo. En ella puede haber gente lesionada, desmotivada, disconforme con el rol que ocupa… dentro de esas circunstancias yo intento trasladar mi experiencia en un equipo de alta competición para ver qué se puede hacer mediante aplicaciones.

PdF: – ¿Se puede extrapolar lo vivido en la gestión de vestuarios como el Real Madrid, Unicaja o la selección a una empresa?

J. Imbroda: – Hemos creado un método de coaching empresarial llamado MindCompanySport que dirigimos entrenadores de élite. Este método se basa en el entrenamiento deportivo para la mejora de competencias de los trabajadores de cualquier organización empresarial. Es un método que está revolucionando los recursos humanos porque no solamente nos quedamos en la palabra. La llevamos a la acción a través de este método en una cancha de baloncesto, en una pista de pádel o en un espacio de vóley-playa. De esa manera, lo trasladamos al mundo empresarial y lo transferimos al puesto de trabajo para mejorar las habilidades y la productividad de tu equipo.

PdF: – ¿Y en tu conferencia de hoy, que se puede sumar al sector oleícola?

J. Imbroda: – Trasladarles mi experiencia sobre cómo gestionar equipos de alto rendimiento. Trataré de explicarles a través de ejemplos y de situaciones prácticas que me han ido pasando en este tiempo. Si esa reflexión, a alguien relacionado con el ámbito del aceite de oliva le puede servir como referencia, pues me sentiré satisfecho.

PdF: – Ahora dedicas buena parte de tu esfuerzo diario a llevar los conocimientos adquiridos en tu larga trayectoria en los banquillos, pero ¿echas de menos el gusanillo de la competición de élite?

J. Imbroda: – Siempre lo tengo. Pero eso no significa decir sí a cualquier opción. Han sido 25 años en la alta competición. La sigo, con mucho interés, incluso transmitiendo mi visión como analista, pero volver a un banquillo no sé si se presentará, y si se presenta, no sé con qué condiciones. Creo que me he ganado el derecho a poder elegir.

Foto: Feb.es

PdF: – ¿Cómo vives las competiciones desde la perspectiva del columnista?

J. Imbroda: – Con mucha intensidad. La selección española es mi equipo. La sigo, la vivo y la sufro como cualquier aficionado. Creo que, a grandes rasgos, está desarrollando un excelente Eurobasket. Incluso mejor de lo que yo creía porque la segunda unidad del equipo es un banquillo inexperto a nivel de selecciones, pero están respondiendo, mucho mejor de lo que se esperaba. Oriola, Sastre o Juancho Hernángomez son la mejor noticia que podemos tener, porque hay relevo de suficientes garantías detrás de los de siempre.

PdF: – ¿Qué papel tiene Juan Carlos Navarro, referente de la vieja guardia, en esta selección?

J. Imbroda: – Hay que intentar disfrutar de los últimos sorbos de genialidad de Navarro en la selección. Pasará mucho tiempo hasta que veamos un jugador de su talento. Su aceptación de un rol diferente al que siempre ha adoptado habla mucho de su enorme categoría. Ha sabido aceptar y entender que su función ha cambiado, pero con la actitud de estar siempre preparado.

PdF: – El buen rendimiento de la segunda unidad, ¿puede paliar la ausencia por lesión de Llull?

J. Imbroda: – Es un jugador que prácticamente es insustituible. Hoy por hoy es el mejor jugador de Europa. Así lo indican los reconocimientos recibidos, por lo que es muy difícil ocupar su hueco. Aun así, el equipo ha cerrado filas y se ha unido para competir. Han pasado página después del dolor que supone su ausencia y están mostrando una versión muy buena.

PdF: – ¿Qué rivales ves como mayor obstáculo para España en su camino al oro

J. Imbroda: – Es pronto todavía. Ahí estarán equipos como Serbia, Francia, Lituania o Croacia, que nos puso las cosas muy difíciles hace un par de días. También hay que dejar sitio a alguna sorpresa o revelación como ahora mismo se está situando Finlandia.

PdF: – Este año se cumple el 25º aniversario de Barcelona 92. En esos Juegos tuviste tu papel como ayudante de la selección lituana que se colgó el bronce. ¿Cómo lo recuerdas?

J. Imbroda: – La verdad es que cuando echas la mirada atrás, valoras más todavía ese hecho. Esa experiencia me marcó a nivel personal y profesional. Tuve la oportunidad de competir en una Olimpiada siendo muy joven y entrenar a jugadores que tenían la ilusión de poder representar a su país por primera vez en unos Juegos. Sin, esa medalla de bronce fue algo fantástico.