Inicio At. Mancha Real La Tercera de Jaén, a balón pasado

La Tercera de Jaén, a balón pasado

417
0
Compartir

El Real Jaén ha vuelto por donde solía. La afición por un lado y el club por otro. No sé con certeza el grado de desafección que ha producido el último movimiento del equipo directivo que preside Tomás Membrado, pero haberla la hay y, en las redes, fuerte y cruda.

El cese de Valenciano y la contratación de Salva Ballesta solo tiene una explicación. Alguien se ha comprometido a ir, con varios millones de euros, a la ampliación de capital y, además del dinero, ha puesto condiciones. Valenciano se va y lo hace, rechazando una oferta del club que no hubiera rechazo cualquiera. Se viste por los pies y su gesto le honra. El fútbol hace que se vean cosas muy feas y otras, como este gesto de Valenciano, que dignifican al fútbol y a su gente. No todo tiene un precio. De esto, de este número, no tiene la culpa Ballesta. No conviene confundir el rábano con las hojas. Cada palo que aguante su vela.

El propietario es muy dueño de hacer lo que le parezca pero las cosas solo tienen un nombre o dos: improvisación y muy mala comunicación. De otra manera y usando el camino más corto entre dos puntos, la línea recta, se hubieran ahorrado muchos quebraderos de cabeza y muchas explicaciones que, por su naturaleza, eran increíbles. El desconocimiento y la falta de tacto son muy malos compañeros para empresas de riesgo y el fútbol lo es. En una semana Tomás Membrado ha dilapidado parte del capital de apoyos y de confianza que ganó en los últimos meses. Una pena. Esperemos que tenga suerte, porque su suerte será la del Real Jaén. Otra vez a rezar. No hay descanso.

 

El Villacarrillo CF quiere poner fin a su dinámica negativa. Por alguna parte había que empezar. Se ha acudido a lo tradicional. Cesa Rafa Ruano como técnico del conjunto que preside Francis Martínez. Jesús Párraga es el nuevo entrenador.

La derrota en Almería, confirmando pronóstico, ha sido la percha en la que colgar una decisión casi de consenso. Tanto el club como el entrenador sabían que se necesitaba un movimiento y que, el del banquillo, era el más fácil. A lo largo de la semana, ante la posibilidad de una nueva derrota, el club había desplegado una intensa actividad en busca del entrenador que pudiera suplir a Ruano. No fue tarea fácil. Peinaron la provincia y hablaron, por lo menos, con tres entrenadores sin que tuvieran una respuesta afirmativa. Uno prefiere seguir en su club, aunque sea de inferior categoría, otro no quiere ni oír hablar de ponerse en un banquillo y con el otro tampoco hubo acuerdo. Muy avanzada la semana se barajó la posibilidad de Párraga del que tenían buenas referencias. En su paso por el Huétor –Tajar realizó una excelente campaña y colocó en una magnifica posición al cuadro granadino. Párraga fue el elegido y en la tarde del domingo se dio luz verde a la “Operación Esperanza”. Se consumó el relevo y a partir de ahora el nuevo técnico tendrá que rescatar a sus jugadores de la farragosa realidad en la que se encuentran instalados. Hay tiempo para, a partir de ahora, escalar poco a poco y lograr que con la liga avanzada se consiga salir de la profunda sima en la que ahora está el equipo. Habrá que esperar para percibir las primeras señales. Ojalá se haya dado con la tecla.

El Linares perdió en tierras malagueñas y no pudo prolongar su racha de imbatibilidad. El campo de El Palo no será fácil para ningún visitante. A partir de ahora los jugadores del Linares y su técnico deberán estudiar las condiciones en que se dio esta derrota y dónde estuvo su déficit de efectividad porque, como este campo y este equipo, hay más en la categoría.  El partido fue muy estrecho en la primera parte. Nadie logró imponer su juego ni su jerarquía sobre el campo. El técnico linarense intentó mecer el encuentro para lograr más de los suyos y conseguir  llevar a la confusión al rival. Las cosas se iban a resolver en la segunda parte. El conjunto malagueño logró aprovechar sus oportunidades y alguna facilidad del Linares para abrir un hueco que, de no haber mediado el remate corte de Pekes, hubiera condenado el partido a una larga y negativa espera. El gol del Linares, cerca del minuto ochenta, abrió la puerta a la esperanza pero hay tardes en las que las cosas, sencillamente, no salen. Mientras los azulillos buscaban una vía para lograr el empate, un balón rebotaba en Admonio y se colaba en la portería linarense. Certificado de la primera derrota. Aguado, desde la banda, veía como todo lo dibujado en la pizarra, se iba por el sumidero de un lance desgraciado. Fútbol.

El Martos impuso su autoridad en la visita a la Costa del Sol. El San Pedro sufrió la superioridad marteña que, en ningún momento, vio comprometido su triunfo. El resultado se fraguó a partir de errores locales y acierto visitante. El Martos trata de buscar una línea que lo haga acercarse a los puestos de arriba y no salir de ahí. La pasada temporada fue una montaña rusa que, al final, terminó en llano. Esta campaña el club salía en busca de llegar y quedarse arriba. Hay posibilidades y lograrlo va a depender de no conceder favores en casa y ser efectivo fuera. Simple y antiguo como una liga que termina en cuello de botella. Esta meta se logra con fútbol sostenido. No sirve, eso ya pasó el año pasado, con llegar y luego escurrirse tabla abajo y sin objetivos. Todos lo saben y todos se han comprometido con el reto. Ese es el primer paso.

El At. Mancha Real no acaba de tomar el pulso a la liga. Tiene muchas virtudes pero no ha logrado un mínimo de regularidad que le permita encadenar esa racha suficiente como para estar a la altura de su nombre en Tercera División. Es cuestión de tiempo, seguro, pero tras el triunfo por la mínima en Villacarrillo, esta salida era un compromiso alto y se naufragó. Todo empieza por no ceder en casa y tratar de hilvanar algún resultado positivo fuera. Es sencillo sobre el papel pero no hay equipos que cedan con facilidad. Sin embargo el conjunto  manchego tiene suficiente experiencia y calidad en su plantel como para conducir por el mejor camino, su enganche a los puestos que, por lo menos, le van a permitir pelear con los equipos de su nivel. Hay tiempo y el At. Mancha Real tiene argumentos. Confianza.

El Torredonjimeno resolvió con autoridad el partido ante el Huétor-Tajar. Necesitaban esta victoria los jugadores de Chumilla. El partido se abrió pronto y al descanso ya había un 2-0 que permitía salir a la segunda parte con la mente puesta en cerrar el partido y disfrutar. El tercer gol llegó y ya n hubo más complicaciones, solo un accidente que permitió a los granadinos marcar un gol. Juan Carlos hizo el primero y el tercero del equipo de casa y Adri el segundo. La idea de Manolo Chumilla es encontrar la fórmula para que su equipo se acostumbre a disfrutar y a sacar beneficio de las virtudes que enseñaron en este partido. Perseverancia.