Compartir

Mal estreno el que tuvo el Atleti en el Metropolitano en Champions, a los agoreros les encantará que los rojiblancos perdiesen en el ultimo segundo de partido, un encuentro que se mereció ganar el Chelsea que fue superior al equipo del Cholo Simeone. Los goleadores fueron Griezmann de penalty y Morata y Batshuany por parte de los “Blues”.

El Chelsea no es el Botafogo, es el campeón de la Premier por algo, no es un equipo para tomarlo a risa. Maneja bien el partido, los jugadores se solidarizan en el esfuerzo y tiene calidad en la zona de ataque. Morata le va a venir muy bien con su movilidad en 3/4 de campo, el ex-madridista fue un dolor de cabeza para la zaga colchonera generando mucho peligro en sus acciones y Hazard volvió loco a Juanfran por la derecha. Empezó con mucha personalidad el Chelsea, mandando en el encuentro con presencia en zona de ataque ante un Atleti muy descolocado. La primera ocasión fue de Hazard que disparó fuera del área en el 12´. El disparo se estrelló en el poste tras tocar en Saúl. El Atleti sin Gabi pierde tácticamente en el centro del campo, Thomas da garantías de juego de balón pero el capitán colchonero sabe hacer mejor la presión, táctica importantísima que usa el Atleti en este tipo de partidos. El Atleti se veía partido en muchos momentos del encuentro. La única buena noticia del Atleti en la primera parte y prácticamente en todo el partido fue Juanfran. Aún así el Atleti logró ponerse por delante en el marcador en un penalty claro aunque de los que nunca se pitan. Un agarrón de los que hay mil en los partidos de fútbol de Daviz Luis a Lucas en el 38. Griezmann lo tiró por el centro logrando el tanto. Los siguientes minutos del Atleti hasta el descanso fueron los mejores minutos de en el encuentro generando otra ocasión de gol de Saúl con la derecha que no supo embocar el balón dentro de la portería tras un rechace de Courtois.

La segunda parte fue del Chelsea desde el principio al final, buscaban la portería con convicción con Hazard enredando. Suyo fue el centro que aprovechó Morata en un buen movimiento de delantero centro para hacer un gran remate a puerta en el 59´y convertir el 1-1. Dos minutos después perdonó Cesc en boca de gol el segundo. Se movieron los banquillos y ganó Conte: Simeone metió a Gimenez por Thomas y se puso a jugar con 5 defensas. Conte metió músculo con Batshuany y Willian por Hazard y Morata y el técnico italiano acertó. El Atleti tenía una posesión esteril en el centro del campo y el Chelsea controlaba bien los espacios. Parecía que el partido iba a acabar en empate aunque el fútbol es apasionante por algo, porque es impredecible. Una falta en el centro del campo con el tiempo cumplido le iba a dar la última posesión al Chelsea que generaría una gran jugada por la derecha, Alonso logró ponerla a Batshuany para que batiera bastante solo a Oblak en el último minuto, ni se sacó de centro. Malamente se queda posicionado el Atleti que está obligado a ganar al Qarabag por bastantes goles y esperar que el Chelsea gane a la Roma. También esperar a Costa y Vitolo que son necesarios para las aspiraciones para llegar lejos este año en Champions.