Inicio 1ª División Isco es la única patria (2-0)

Isco es la única patria (2-0)

279
0
Compartir

Escribió Antonio Machado que, en España, de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa. El 1 de octubre mostró que el poeta fue muy generoso en su predicción. El Real Madrid se estrenó en el Santiago Bernabéu en uno de los días más tristes de la democracia: más de 700 ciudadanos heridos por la Guardia Civil en Cataluña al ir a votar en un referéndum no vinculante. Una injustificada violencia que carece de sentido. Tampoco lo tuvo, en ningún momento, el ansia independentista de los politicos auspiciadores de la votación ilegal. Y tampoco, la nefasta solución del Gobierno, incapaz de demostrar racionalidad para actuar de forma pacífica.

Fue imposible separar la política del fútbol. El estadio se llenó de banderas españolas y de cánticos nacionalistas. Más que un encuentro de los blancos, pareció uno de la selección, un mitin de Albert Rivera o un concierto de Bertín Osborne. Ante tal maremágnum, Isco se erigió en la única patria que admirar sobre el terreno de juego. Antes de que se cumpliese el primer minuto, ya había tenido una clarísima ocasión que desbarató un acertado Pau López. El Espanyol fue un equipo paupérrimo, especialmente en la primera contienda. En el minuto 26, Cristiano Ronaldo asistió al malagueño y este puso el primero de la noche.

Pudo el conjunto de Quique Sánchez Flores poner el empate antes del descanso, tras un disparo de Gerard Moreno al palo, lo que hubiese sido extraordinario para ellos pues, rara vez, pasaron del medio del campo en los primeros 45 minutos. No obstante, en la segunda mitad, los pericos quisieron mandar y demostraron, en los primeros compases, que al equipo de Zidane le queda aún bastante por mejorar. Navas salvó un buen zapatazo de Navarro. La situación se normalizó y los blancos volvieron a hacerse dueños del esférico, mientras proseguían los cánticos pro-España en la grada. Y así, tras una empanada mental incomprensible de Darder, Ronaldo robó una pelota que cedió a Asensio y este, a su vez, a Isco, que batió a Pau López para su doblete.

En el descuento, Zidane sacó a Mayoral y lo sustituyó por el autor de los dos tantos. Por primera vez, los aplausos futbolísticos superaron a los políticos en toda la noche. El malagueño demostró que fue la gran patria del madridismo. La crónica de este día triste para España se cierra con unos versos de Karmelo C. Iribarren:

“Mi mujer y mi hija,

estas paredes y estos libros,

un puñado de amigos

que me quieren

-y a los que quiero de verdad-

las olas del Cantábrico

en septiembre

tres bares, cuatro

con el garito en la playa.

Aunque se que me dejo

algunas cosas, puedo decir

que, de ser algo, esa es mi patria.

Lo demás son historias.”

 

Real Madrid 2 – Espanyol 0

1-0 Isco (26′)

2-0 Isco (70′)

MVP: Isco

Fotografías: Realmadrid.com