Compartir

El Atleti tiene muy complicado pasar la fase de grupos este ejercicio por la falta de gol que lleva padeciendo desde hace ya unos años, los dos últimos cursos lograba tirar de Griezmann que estaba en forma, pero el francés no es Messi, puede ser Messi 30 partidos, no 1000. En el empate a 0 de Bakú también tuvo mucha culpa el Cholo sacando de titulares a Gaitán (que completó otro decepcionante partido, y ya van…) y a Gameiro en detrimento de Correa. A todas luces, el argentino es el futbolísta mas en forma de los colchoneros, ya escuece a los ojos verlo en el banquillo y más cuando le ofreces la titularidad a Gameiro sin haber jugado ni 30 minutos este año. A estos ingredientes añadamos un Qarabag entusiasta y con ganas de agradar, con buen gusto manejando la pelota y que los colchoneros no le meten un gol al arco-iris. El resultado es un empate a cero bastante soso.

El Atleti salió dormido, todo lo contrario que sus rivales que jugaban con alegría la pelota en campo contrario. Poco a poco el Atleti impondría su calidad en el centro del campo y se haría con la pelota, aunque en cuanto el balón pasaba de la medular las imprecisiones eran la tónica general de todos sus futbolistas, Griezmann, Gameiro, Carrasco y Gaitán no controlaban un balón en condiciones. La actitud de Carrasco y Gaitán para que comentarla. Griezmann falló un mano a mano tirando al muñeco en el 38 y Giménez no pudo embocar otro remate en un corner. Fueron las dos mejores ocasiones del Atleti en la primera parte.

En la segunda parte todo era un desesperante intento de los colchoneros, incapaces de leer fisuras en la defensa azarí los colchoneros intentaron colgar balones al área de Hesic. Todos fueron a las manos del portero. Ni un “uy!” logró hacer el Atleti en toda la segunda parte. La salida de Correa por Carrasco (que salió andando perdiendo tiempo) agitó un poco el partido. Dino después de una cómica caída en el área del Atleti vio la roja, pero ni con un jugador menos en el equipo contrario lograba el Atleti hacer gol. La última ocasión fue de Griezmann en el último minuto tras un rechace en una falta, el balón se fue fuera. La sanción de la FIFA este año empieza a pasar factura.