Inicio 1ª División Se abre una Liga que nunca estuvo cerrada

Se abre una Liga que nunca estuvo cerrada

99
0
Compartir

El fútbol es excesivo en casi todo. Excesivo en la pasión, en las alegrías, en los quebrantos. Resulta extraordinario en los números, en las reacciones, en las repercusiones y en la manera en la que nacen y mueren los grandes temas de debate. Nada en el fútbol es de una dimensión natural. Nos gusta lo espectacular y a esa registro lo llevamos todo.

Hasta a ayer estábamos en que la Liga había terminado. Las estadísticas decían que diez puntos era una barrera insalvable. Hablar por hablar. El campeonato fluctúa, va y viene. Cierto, que en una franja de puntos muy ventajosa para el Barcelona. Sin embargo, si observamos las cosas que se dicen ahora del Barça, de su contundencia y de su eficacia, son las mismas que se dijeron este verano del Real Madrid. Cuando los blancos borraron al equipo de Valverde en la Supercopa de España escuchamos loas sobre fútbol, eficacia y espectáculo. Las mismas que ahora, solo que al Barcelona se le pone el “pero” de no jugar bonito. 

Hasta ayer la Liga estaba cerrada, era del Barcelona. Este pasado mes de agosto, la misma Liga sin empezar todavía, era de Real Madrid. No hay término medio y si lo hay, no le interesa a nadie. El fútbol siempre quiere estar o, mejor, lo queremos llevar al extremo. Lo normal no vende.

El Barcelona, en agosto, no se había ido de la Liga ni tenía intención de ser observador en el hipotético paseo del Real Madrid. Ahora, el equipo de Zidane, está tratando de explicar lo obvio. Ni se han ido ni está por la labor de dejar paso franco a los culés. Además, y esto viene a ser un aditamento ideal para el campeonato, el Valencia, At. Madrid y Sevilla quieren jugar a ganar la Liga. Legítimo.

Se han vertido ríos de palabras y extraordinarias afirmaciones que, casi, ponían punto final a la temporada. Una vez más el globo se llenó del aire que empuja las velas de la fantasía. El fútbol no solo lo admite, lo agradece. Luego viene el balón, asociado con quienes mejor lo tratan o quienes más certeramente lo usan, y pone las cosas en su sitio.

Lo mejor de todo es que, como siempre, la Liga ha vuelto a resucitar por lo que a Madrid y Atlético se refiere porque para el Valencia siempre estuvo viva. Que no la puedan ganar los de siempre, no significa que la Liga no respire. Marcelino y los suyos se han encargado de eso, aunque les falta un mayor reconocimiento general como candidatos. No estiendo qué puede pasar para esa falta de confianza, porque el Valencia ya lo ha hecho antes. Olvidemos los finales a media Liga. El campeonato es una evalución contínua pero los cursos se aprueban en mayo. Lo demás son castillos en el aire.