Inicio Portada El Vélez ahonda la herida del Villacarrillo (1-2)

El Vélez ahonda la herida del Villacarrillo (1-2)

48
0
Compartir

Diego J. González.- La primera vuelta de la temporada en el Veracruz terminó este miércoles como arrancó allá por agosto: con derrota. En esta ocasión fue el Vélez CF quien sacó tajada del estadio celeste, venciendo 1-2 y cortando una racha de cuatro partidos consectutivos perdidos para los de la Axarquía. Ya se sabe: el Veracruz este año resucita a un muerto.

Dura semana para los de Párraga, vapuleados en Linarejos días atrás e incapaces ante una escuadra venida a menos como la malagueña. No se puede, no se pudo: ni ante los rivales directos, ni ante los ogros del Grupo ni ante los que “ni fu ni fa” como este Vélez.

Fría y “aceitunera” jornada la del 6-D en Villacarrillo, que minoró la asistencia a un Veracruz cada vez más resignado a su suerte, caricatura de aquel estadio que años atrás, en días como este, ardía como el infierno para sus rivales.

Arrastrando la sensible baja de Toni pero con el debut del medio venezolano Sbarra y del extremo izquierdo Tomás, los de Párraga volvían a casa con la imperiosa necesidad de vencer para maquillar una nefasta primera vuelta e intentar agarrarse a una más que complicada salvación.

Pareció por momentos que esta tarde podría ser la buena cuando Jacob la tuvo en el primer minuto a centro de Fran. Al menos el equipo comenzaba enchufado. Y para añadir más optimismo a la grada, el Vélez inició el encuentro manso, dubitativo, a buen seguro lastrado por su mala racha. Incluso los locales tuvieron que adelantarse en el marcador merced a un testarazo de Sabaca a falta botada por Isaac, gol que el colegiado anuló por mor de una supuesta falta de Meissa a su par.

Y claro está, sería el Vélez quien a continuación marcara. Zule, el mejor de los de la Axarquía, no tan veloz y estilizado como antaño pero percutiendo por ambas bandas con maestría, batiría a Alberto tras controlar un balón adelantado en el borde del área y zafarse sin mucha dificultad de un par de zagueros locales.

A los 43´ de juego Fran, con un centro chut inevitable para el arquero veleño, establecía las tablas, en lo que se antojaba un tanto psicológico que auguraba un nuevo partido para el segundo acto. Pero inconcebiblemente, y en consonancia con el destino villacarrillense esta temporada, sólo 50 segundos más tarde llegaba el 1-2 materializado por Guerra, tras jugada de Zule por banda y notable caraja de la defensa celeste. Imposible administrar peor un parcial “positivo” en los dos minutos que restaban para el descanso. Masoquismo exacerbado.

La segunda parte le sobró al Villacarrillo. Cabizbajos tras lo acaecido en los minutos finales del primer round y fundidos física y mentalmente, los locales estuvieron a merced de los veleños por momentos.

Los debutantes Sbarra y Tomás ingresaron en el césped, destacando una jugada individual de este último que abortó sin problemas el arquero Ignacio. Se antoja que no es cuestión de fichar a 3 ó 4 hombres y dar la baja a otros tantos; el problema de este equipo es tan profundo que ha derivado en una metástasis insalvable. Sólo Toni puede cambiar el juego y ganar algún partido. Alguno, que no todos.

Los visitantes triangulaban, con la tranquilidad que el resultado y la menguante oposición del rival les confería, con hombres como Joselillo, Zule o Guerra campando a sus anchas en zona de tres cuartos. Les faltaba mordiente para finiquitar el duelo y acabarían perdiendo tiempo como mandan los cánones: con súbitos desmayos y un portero hipocondríaco.

El Villacarrillo lo intentaba, aunque sin fuerzas siquiera para inquietar el área malagueña. Tampoco la heroica de contemplar al capitán Niza haciendo las veces de delantero o incluso de extremo valdrían para arañar un empate. El destino es el destino. Cuevas se marchaba lesionado, roto por fuera y por dentro, llorando impotente ante los designios que el cruel balompié está infligiendo al equipo de su pueblo.

No es para menos. La campaña del Villacarrillo CF se ha convertido en un gozo doloroso, oxímoron donde los haya para reflejar que el anhelado regreso a Tercera, al grupo IX de los equipazos, se tiñó de penitencia desde sus albores y se muestra en su ejecución más despiadado de lo imaginable.

Resta media temporada y muchos puntos en liza, mas el enfermo celeste está en estado crítico. Milagro o muerte.

 

FICHA TÉCNICA

Villacarrillo CF: Alberto; Abraham (Sbarra, min. 46), Meissa, Niza, Sergio; Sabaca, Isaac; Cuevas Rambillo, min. 82), Fran, Jacob (Tomás, min. 55) y Facu.

Vélez CF: Ignacio; Damián, Podadera, Lasly, Javi; García Márquez, Arturo; Cazorla (Molina, min. 75), Joselillo (Jaime, min. 89), Zule (Abraham, min, 81) y Guerra.

Goles: 0-1. Zule, min. 28. 1-1. Fran, min. 43. 1-2. Guerra, min. 44.

Árbitro: Muñoz González (Córdoba). Amonestó por los locales a Cuevas, Sabaca y Tomás; por parte visitante a Arturo e Ignacio.

Incidencias: Municipal Veracruz, unas 300 personas.