Inicio Portada Doblete celeste en el Veracruz. El Villacarrillo vence al Torremolinos (2- 0)

Doblete celeste en el Veracruz. El Villacarrillo vence al Torremolinos (2- 0)

400
0
Compartir

 

Diego J. González.- En racha. Así ha cerrado el mes de enero el Villacarrillo, ganando dos partidos consecutivos en el Veracruz y situándose a nueve puntos de la salvación. Los pesimistas creen que sólo se trata de la mejoría del que va a morir; los optimistas ya sueñan con el milagro. La realidad es que el Villacarrillo suma de tres en tres.

Este domingo la víctima fue un rival directo, el Juventud de Torremolinos, equipo que precisamente marca la frontera entre el siempre y el jamás, entre el cielo de la Tercera y el infierno de la División de Honor. Probablemente con el once más garantista que Jesús Párraga puede alinear de inicio a día de hoy, los locales comenzaron el choque tan gélidos como la tarde campiñesa. Tanto, que a los diez minutos el malagueño Serrano se metió hasta la cocina por su banda y obligó a Samu a sacar una pierna imposible para evitar un prematuro desastre.

Espabilaron los locales tras el susto y paulatinamente fueron tomándole el pulso al envite. La frágil zaga costasoleña sufría a poco que los peloteros celestes se asociaban, y pronto se pudo desnivelar la balanza a favor de los celestes si el colegiado ceutí hubiera sido justo, coherente y valiente como para amonestar por segunda vez al capitán Argüello, central en peligro de extinción: cuarentón y con bigote. Sin embargo sería Cuevas, que ya había avisado con un par de chuts envenenados,  quien a los veinte minutos, a centro de Fran, inaugurara con su testa el marcador.

La ventaja parcial de los locales, a diferencia de lo ocurrido siete días atrás contra el Martos, no supuso el control del esférico y, por ende, del combate. Los visitantes, a pesar de carecer de recursos, aprovechaban algún que otro desajuste villacarrillense para merodear el área local hasta que Agüero hizo saltar las alarmas con un trallazo que Samu, el Santo, siempre pulcro y decisivo, lo desviara para tranquilidad del personal. El descanso fue bienvenido en el municipal.

Se sufriría en la segunda parte. Los de Párraga comenzaban peligrosa y temerariamente a flirtear con el retraso de líneas, la concesión del balón y las hiperventilaciones en la parroquia campiñesa. El Villacarrillo jugaba sus bazas a la contra, mas no finalizaba y mantenía con vida a su rival.

Los minutos caían y la preocupación ante el advenimiento de un nuevo final de infarto con una renta exigua era patente… hasta que apareció Toni. Cuando más afloraban los nervios, cuando la línea que separaba el éxito del fracaso era finísima e imperceptible, Dani, colosal de nuevo, bajó un balón cerca de la frontal y aguardó la llegada de un compañero que le ofreciera una ayuda, con la suerte de que éste fuera Toni, el crack, quien recibió, miró y la colocó donde quiso: en la escuadra. Sí, el beatense es de esa estirpe de jugadores que no marca goles, sino golazos.

La grada vitoreó a su jugón, respiró y lanzó un órdago final: “sí, se puede”. Palabra del Veracruz.

 

FICHA TÉCNICA

Villacarrillo CF: Samu; Abraham, Meissa, Niza, Sergio; Favio, Juan Ángel (Edgar, min. 87); Cuevas (Cristian, min. 86), Toni, Fran (Yuri, min. 76) y Dani.

Juventud de Torremolinos CF: Ávila; Bru, Rubén, Argüello (Zamo, min. 56), Chiquero; Israel, Tejada (Papo, min. 66); Serrano, Amaya, Sánchez (Marcos, min. 79) y Agüero.

Goles:  1-0. Cuevas, minuto 20. 2-0: Toni, minuto 81.

Árbitro: Alcaraz Yañez (Ceuta). Amonestó por los locales a Favio, y Cuevas; por parte visitante a Argüello, Amaya, Tejada y Agüero.

Incidencias: Municipal Veracruz, unas 400 personas.