Inicio Linares Deportivo Linares Deportivo- Sevilla FC: historia de un partido que verán juntos Fran...

Linares Deportivo- Sevilla FC: historia de un partido que verán juntos Fran Carles y Antonio Puerta

528
0
Compartir

Linares Deportivo, Sevilla CF y todo el mundo de fútbol recuerdan el próximo lunes al ETERNO CAPITÁN

Linares se paró. La confirmación de que Fran Carles había muerto sacudió la ciudad y dejó en silencio las calles sobre las que caía con rigor un verano que siempre se recordará con amargura. Amigos, compañeros y gentes de fútbol o no, se precipitaron en las redes sociales a expresar su dolor y su afecto a la familia del capitán.

El fútbol, a todos los niveles, se puso de pie para hacer llegar su sentimiento de grupo a la familia y al Linares. Carles, su fallecimiento, volvió a poner a prueba a este deporte y, como siempre, este deporte estuvo a la altura. Ni rivalidades, ni diferencias, ni distancias, ni categorías.

Todavía las noticias eran confusas en relación con los detalles que, en estos casos, no por más dolorosos son menos necesarios. Horario del sepelio, actos previos de homenaje…todo se estaba tratando de organizar en mitad del dolor y de la incredulidad. Parecía increíble que anduviéramos sumidos en los preparativos para despedir definitivamente al eterno capitán azulillo.

Las muestras de apoyo y las condolencias llegaban sin cesar al club y a la familia. El fútbol se movía. Ese día recibí la llamada de Antonio Oliver, director de nuestro digital, que desde Madrid me daba una noticia que, curiosamente, en mitad del dolor me produjo una sensación de alegría: El Sevilla FC estaba dispuesto a jugar un partido homenaje en memoria de Fran Carles. Antonio Oliver había hablado con el vicepresidente del club, José María del Nido Jr., que tras unas consultas le confirmó la noticia. A partir de ese momento nuestro director puso en contacto a ambos clubes y todo quedó confirmado con un comunicado hecho público en la página oficial del club.

Lo que pasó después, todos los saben. Las fechas no acabaron de concretarse por el vertiginoso calendario del Sevilla FC. Ha habido en este tiempo varios intentos de concretar la realización de este evento, al que el Sevilla FC se había prestado con la sensibilidad de quien ha sufrido en sus carnes un hecho parecido. El espíritu de Antonio Puerta estuvo presente en este compromiso que contraía el club de Nervión.

Sin embargo la voluntad del Sevilla era firme y el pasado viernes 11 de mayo Antonio Oliver me vuelve a llamar para darme una, paradójicamente, alegría. El Sevilla le había comunicado que iniciaba el movimiento para cerrar fecha de partido. Necesitaban el contacto de Jesús Medina y acudieron a quien había hecho de punto de encuentro hace casi dos años. Esa misma mañana se le ofrecieron dos fechas al Linares Deportivo, el 22 y el 23 de mayo. Una conversación entre José Castro y Jesús Medina, presidentes de ambos clubes, dejaba todo pendiente de la confirmación de la fecha que, finalmente, se ha señalado para el lunes 21 de mayo. El Sevilla FC quedaba a disposición del club linarense para cualquier extremo que fuera necesario.

A partir de ahí se iniciaron los preparativos para que el homenaje sea un éxito. Esto merecería otro artículo para explicar todos los detalles domésticos pero, en este momento, de lo que se trata es de unir fuerzas para que, juntos, recordemos a un jugador que pertenece a la memoria afectiva del Linares y de Linares. Este es el relato que explica cómo se gestó este deseado, justo y merecido recuerdo a Fran. Cierto que se realiza con mucho retraso pero, cuando se trata de recordar a alguien, que siempre está ahí, la fecha es lo de menos y la ocasión siempre oportuna. Gracias al Sevilla FC por estar con nosotros y gracias a Fran Carles por, sin estar, siga uniendo a la familia azulilla. Para mí es un placer poder contar esta historia que, sobre un lienzo de tristeza que nos envuelve a todos, proyecta también la grandeza del fútbol y de su gente. Debíamos no olvidar nunca que si en la desgracia sabemos unirnos, merecería la pena estar así sin necesidad de que la vida nos parta el corazón.