Inicio Opinión Antonio Oliver Lopetegui entrenador del Real Madrid

Lopetegui entrenador del Real Madrid

62
0
Compartir

Lopetegui es el nuevo entrenador del Real Madrid. Una noticia singular se convierte en un monstruo de dos cabezas. Por una parte la cabeza que afecta y representa al club que contrata, con toda su complejidad, al seleccionador de España.

Zidane  dejó a Florentino Pérez un “sudoku” con ramificaciones muy perversas. Por una parte explicar lo que el entrenador saliente no contó y después resolver, en una baldosa, el regate que debía conducir al Real Madrid hasta su nuevo técnico. Eficacia, garantía y espectáculo.  Sin embargo no había tiempo de acudir a los grandes de Europa. Todos, como es lógico, lo tenían cerrado con sus clubes y, dígase lo que se diga, entre grandes no se pisan la manguera. Callejón sin salida.

La maniobra  se construyó pensando, únicamente, en grades soluciones. Las especulaciones dieron para mucho pero, en realidad y conociendo a Florentino Pérez, solo podía haber una salida. La más grande, la de mayor relumbrón.  

Con la llegada del nuevo entrenador se tenía que borrar, durante un tiempo al menos, el rastro del saliente. Buscar medidas de tránsito enojaba a Florentino Pérez que quería, después de lo de Zidane, dar un golpe de efecto que no tuviera ambages. Ya lo ha conseguido. El Real Madrid ha logrado, con esta contratación, desviar el foco concentrado en Zidane hasta hoy. “El rey ha muerto. ¡Viva el Rey!”.  A partir de hoy y hasta el viernes que viene solo se hablará de esto pero el Real Madrid ha resuelto uno de sus problemas y pone en vías de solución el otro: Ronaldo.

La otra cabeza de este monstruo informativo es la sensación que ha dejado en el mundo del fútbol la contratación de Lopetegui por el Real Madrid.

Como era de imaginar las dos “Españas” del fútbol ya se han pronunciado y los madridistas, más o menos entusiasmados, han recibido bien a Lopetegui. Es su nuevo entrenador y están cerrando filas. Lo normal.

El resto de espacio futbolístico se divide entre a los que se quejan del momento pero no está molestos y los que se siente humillados y ofendidos por la falta de tacto a la hora de anunciar la noticia.

Personalmente entiendo a los aficionados, no madridistas, que hubieran preferido otro momento. Lo que me cuesta entender es que se esgrima la eventualidad de que los jugadores de la Selección se sientan afectados, para mal, por la decisión de Lopetegui.

Respeto las opiniones pero, los profesionales que forman la plantilla de la Selección, ya han pasado por situaciones parecidas en sus clubes o personalmente. Son, casi todos, amigos de Lopetegui y, antes de que saliera la noticia ya conocían lo que iba a pasar.

Los aficionados pueden sentir, como humanos que no son, lo que quieran. Profesionalmente los jugadores ni van a sentir ni van a padecer.

Cuando ruede el balón del Mundial, el Real Madrid habrá cerrado la crisis de su banquillo, Rubiales tendrá un mes para resolver su crucigrama y España, la que quiere que gane España, estará a lo que tiene que estar.

 Por cierto, el nuevo Seleccionador está ya en Rusia.