Inicio 1ª División Primer leve pinchazo del carro blanco (1-1)

Primer leve pinchazo del carro blanco (1-1)

51
0
Compartir

Uno de los campos donde más difícil, históricamente, había sido puntuar era el viejo San Mamés. Los más grandes equipos de Primera se topaban con el rugir de los leones y no eran pocos los enfrentamientos ligueros en que volvían a sus feudos de vacío. Desde que se estrenó el Nuevo San Mamés, hace ya un póquer de años, los desplazamientos a Bilbao parecían más asequibles, pero aún así costaba ganar.

Y, ahora, con Berizzo la empresa parece haberse complicado. La primera parte del cuadro bilbaino fue muy buena, y el cuadro de Lopetegui padeció la furia local. Así, llegó el primer tanto del partido, hombre del siempre joven Iker Muniaín, que parece llevar jugando a esto del balompié al alto nivel casi una década, pese a su insultante juventud.

Quiso el Madrid hacerse dueño del partido tras el varapalo y lo consiguió. Pero, en frente, estaba Unai Simón, otro excepcional meta de la cantera de Lezama. Él hizo buenas paradas, y el Madrid no acababa de hincar el diente a los vascos.

En la segunda mitad, Lopetegui dio entrada a Casemiro (como pudo dejar en el banquillo al principal ‘stopper’ blanco es algo que uno se pregunta) y al malabarista Isco. El malagueño hizo el empate a pase de Gareth Bale, que no brilló en la catedral del fútbol.

Justamente, Bale fue cambiado en el minuto 70 por Lucas Vázquez, y ahí se apagó, prácticamente, la inquina ofensiva blanca. No parece lo más acertado cambiar a tu jugador más peligroso, por muy mal que esté, cuando quieres sumar los tres puntos. No fue, por tanto, el mejor partido del Real Madrid y se apreciaron las primeras decisiones, no tan acertadas, digamos, del míster Lopetegui.

El Barcelona sí sumó los tres puntos. Sería una tragedia para las ansias ligueras ir a remolque del eterno rival. Pero, siendo justos, un empate en la Catedral no es un mal resultado. Y la imagen del equipo fue muy buena a ratos. El miércoles, llega la Champions. Llega la AS Roma de Monchi.

Fotografía: Realmadrid.com