Inicio 1ª División El Celta de Mohamed, el camaleón de la Liga

El Celta de Mohamed, el camaleón de la Liga

97
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- Una de las incógnitas de La Liga este año era ver el desempeño del Celta de Vigo. El Celta decidía virar el rumbo tras el paso de Juan Carlos Unzué, que quedó en un discreto 13º puesto tras el período ilusionante del “Toto” Berizzo. Para volver a puestos europeos, el equipo gallego se ha puesto en manos de un entrenador sin experiencia entrenando en Europa, algo que parecía arriesgado. Sin embargo, el comienzo ha sido positivo, situándose en una cómoda 8º posición, a falta del partido que cierra la jornada, Celta-Getafe. Por tanto, procedo a estudiar algunas de las claves de este Celta en su inicio liguero.

En el capítulo de altas y bajas, destacan las bajas de Sergi Gómez (Sevilla), Jonny Castro (Wolverhampton) y Daniel Wass (Valencia). En el capítulo de altas, destaca Fran Beltrán (Rayo Vallecano), que se ha hecho con el puesto de titular, y Néstor Araujo (Santos Laguna). No se puede hablar de un 11 titular tipo para Mohamed, ya que ha variado bastante entre un partido y otro. La formación, que da lugar al encabezado de este artículo, ha variado bastante de un partido a otro. Mohamed ha variado entre los módulo 3-5-2, 5-3-2 y 4-4-2. Normalmente suele cerrar con defensa de 3 cuando ataca, por ello ha utilizado bastante a Junior Alonso, que jugaba como lateral izquierdo pero en la fase de ataque cerraba con los centrales. Un ejemplo de ello se dio en el primer partido de liga, donde Sisto aportó amplitud a la banda izquierda en ataque mientras que Alonso jugaba más replegado. Cuando se ha visto por detrás del marcador si ha acudido al 4-4-2, como sucedió en el propio partido ante el Español y contra el Gerona.

El Celta es un equipo con un patrón de comportamiento bastante variado, adaptándose a menudo al rival. En la salida de balón intenta una salida combinativa aprovechando a jugadores como Lobotka, Beltrán y Sisto. Por este hecho el Celta suele poseer más el balón en la banda izquierda de ataque, donde conectan estos 3 jugadores. Cuando el Celta se ve presionado, no duda en utilizar el juego directo con Maxi Gómez. El uruguayo muestra su poderío aéreo para descolgar balones a los que se muestran bastante atentos Aspas y Lobotka para apoderarse en segunda jugada. La finalización de su ataque organizado suele resultar en un centro lateral. Por ello cobra especial importancia los jugadores en amplitud que son los que aportan estos centros laterales, como Junior Alonso que realizó el centro para el gol en propia meta de David López de la primera jornada. Otra forma de finalización es la incoporación de los interiores a posiciones ofensivas, como sucedió en el segundo gol ante el Gerona, donde Lobotka centró desde línea de fondo para asistir a Boufal.

Los delanteros, Aspas y Maxi Gómez, se complementan adecuadamente. Es difícil verlos a la misma altura, y su escalonamiento les genera espacios a ambos, según sea el que atraiga la atención de la defensa rival. El uruguayo carga el área fijando a los centrales, mientras que el delantero español suele llegar desde atrás aprovechando sus características. Este patrón se puede ver en el 3º gol de Aspas ante el Valladolid, donde recibe en la frontal del área, o en el gol ante el Valencia donde carga desde atrás.

Cuando el Celta defiende muestra ser un activo proactivo, buscando la recuperación de la posesión. Suele hacer una presión alta aprovechando las características de sus delanteros, que permiten que la salida rival no sea limpia. En campo propio los mayores problemas le vienen en el centro lateral, donde el Valladolid le consiguió anotar 3 goles en Balaídos. De córner también ha encajado 2 goles, ante el Español y el Gerona. El desempeño de la línea defensiva en el centro lateral es mejorable, ya que se ve superado cuando entra un jugador desde atrás o el centro lateral va por delante de la defensa.

El jugador más destacado del Celta es Iago Aspas. Ha tenido un comienzo de curso sensacional, anotando 5 goles y entendiéndose a la perfección con Maxi Gómez. A destacar los comportamientos escalonados, que permiten generarse espacios entre ellos, ya que sus movimientos son difíciles de detectar para la línea defensiva contraria. De esta manera, entre ambos forman una de las parejas más prolíficas de LaLiga, añadiendo a los 5 goles de Aspas los 3 goles y 3 asistencias de Maxi Gómez.

En conclusión, un inicio de curso ilusionante por parte de los vigueses, que cuentan con el punto positivo de que sus mejores jugadores (Sisto, Lobotka, Aspas, Gómez) se encuentran cómodos en el modelo de juego de Mohamed, pero que necesitan ser más sólidos defensivamente para fortalecer su candidatura a los puestos europeos.