Inicio Portada Sala de Análisis: ¿Cómo juega el líder de la liga, el Sevilla...

Sala de Análisis: ¿Cómo juega el líder de la liga, el Sevilla de Pablo Machín?

267
0
Compartir

José Cobo-Reyes.- Analista. Tras su victoria ante el Celta y el tropiezo del Barcelona en Mestalla, el Sevilla se convirtió en nuevo líder en solitario de La Liga. Tras un inicio un tanto dubitativo, con tres partidos seguidos sin anotar y, por tanto, sin ganar (Villarreal, Betis, Getafe), el conjunto hispalense ha encontrado su juego y ha puesto velocidad de crucero, con 4 victorias consecutivas en la competición doméstica.

Altas y bajas

Como siempre, empezamos con el capítulo de altas y bajas. Es habitual que el Sevilla tenga cambios en la plantilla de una temporada para otra, y este año no ha sido una excepción. En el capítulo de bajas destacamos la del central Lenglet (FC Barcelona), Nzonzi (AS Roma), Correa (Lazio), Sergio Rico (Fulham) y David Soria (Getafe). En cuanto a altas destacamos a Vaclik (Basilea), que ha resuelto el debate de la portería de un plumazo, Sergi Gómez (Celta), que se ha asentado como titular, y André Silva (AC Milán), que es uno de los máximos goleadores de la competición. A esto hay que sumarle el cambio de entrenador, que ahora es Pablo Machín, procedente del Gerona donde terminó 10º con 51 puntos.

Esquema y once tipo

Pablo Machín continúa con el esquema que tantos resultados le dio en Gerona, el 3-5-2, aunque con variantes. En sus primeros partidos, empleaba un 3-4-2-1, con Vaclik, Mercado, Kjaer, Gómez, Mesa, Banega, Navas, Escudero, Sarabia, Vázquez y André Silva. Bajo este sistema se consiguió ganar con solvencia al Rayo Vallecano y clasificar para la fase de grupos en la Europa League. Sin embargo, 3 partidos consecutivos sin anotar, incluyendo la derrota en el derbi ante el Betis, y las lesiones de Mercado y Escudero, han provocado que Pablo Machín haya variado su esquema hacia un 3-5-2. La entrada de Ben Yedder por Roque Mesa fue una apuesta ganadora del técnico soriano, y es que el francés anotó 6 goles en los siguientes 3 partidos, consiguiendo el equipo un balance de 14 goles a favor y 3 en contra.

Una vez visto este cambio de esquema, que ha supuesto el comienzo de una racha victoriosa que ha aupado al Sevilla a la primera posición de la tabla, nos preguntamos, ¿cómo juega el Sevilla?

Datos

El Sevilla cuenta actualmente con 16 puntos (5G 1E 2P) y es el 2º equipo más goleador de la LaLiga (18 GF), únicamente superado por el FC Barcelona. En ataque, el Sevilla destaca por jugar por las bandas, acumulando un mayor flujo ofensivo la banda derecha, por la que ataca Jesús Navas. El Sevilla es un equipo que no aglutina en exceso la posesión, teniendo una media del 48,7% de posesión en la competición doméstica, aunque este porcentaje aumenta cuando actúa como local hasta un 52,1%

En cuanto al rendimiento individual, el Sevilla FC cuenta con dos de los máximos goleadores de la competición, André Silva, que ha anotado hasta la fecha 7 goles, y Ben Yedder, con 5 goles en 6 partidos, 2 de ellos partiendo desde el banquillo. En cuanto a las asistencias, Sarabia y Jesús Navas se encuentran entre los máximos asistentes del campeonato con 4 asistencias cada uno.

El jugador que registra mejores datos defensivos es Kjaer, que en la línea de 3 defensores se coloca en el centro. Registra una media de 6,1 despejes por partido, bloquea 1,8 tiros por partido y es driblado 0,1 veces por partido.

Ataque organizado

Iniciamos el estudio de su ataque organizado, dividiendo esta fase en tres subfases: salida de balón, creación y finalización.

En la salida de balón es primordial Banega, que se sitúa como pivote por delante de los tres centrales para iniciar la salida de balón, como se puede apreciar en la imagen adjuntada. El resto del equipo gana altura. La salida de balón ha sufrido una evolución, y es que en las primeras jornadas veíamos que el Sevilla abusaba del envío de Banega hacia los carrileros, principalmente a Jesús Navas, y apenas recurría al juego interior.

Vázquez y Sarabia se situaban cerca del punta y Roque Mesa en una altura intermedia, por lo que Banega carecía de línea de pase para poder sacar el balón de manera combinativa. En las últimas jornadas, vemos como Vázquez se sitúa más cerca de Banega y Sarabia también da línea de pase para dar opción a la salida en corto. Además, la presencia de dos delanteros implica que uno de los dos aparezca por dentro para generar superioridad. De esta manera, el Sevilla ha enriquecido su salida de balón.

Banega cuenta con dos líneas de pase (I. derecha) mientras que antes solo tenía una (I. izquierda).

La alternativa es el envío hacia André Silva. Si Banega es cubierto, el argentino se va a un costado para permitir la aparición de Vázquez. Si ninguno de los dos jugadores puede recibir cómodamente, se utiliza el envío hacia Andre Silva. Para ello Sarabia y Vázquez se sitúan por delante, para recibir una posible dejada. Ben Yedder espera la prolongación del punta portugués. De esta manera el equipo de Machín se encuentra en una posición ventajosa para hacerse con la segunda jugada de dicho envío.

Hasta tres jugadores cercanos a Silva para ganar la segunda jugada

En la fase de creación, en el Sevilla tienen una gran importancia los carrileros. Pablo Machín ha sufrido una ausencia importante por la lesión de Escudero, siendo su sustituto hasta ahora Arana. El Sevilla es mucho más profundo por banda derecha con un Jesús Navas (4 asistencias) que está a un gran nivel. Cuando el carrilero se encuentra en opción de encarar, el Sevilla puede ejecutar dos movimientos. O bien un aclarado para que el carrilero encare, o bien que un jugador (normalmente Sarabia) haga un desmarque de ruptura hacia la espalda del lateral fijado por el carrilero.

Sarabia ataca la espalda del jugador fijado por Navas.

En fase de finalización, el Sevilla suele finalizar las jugadas entrando por banda. Para ello carga con muchos jugadores el área y a distintas alturas. Suelen entrar al área los dos delanteros, Sarabia y el carrilero contrario. En la imagen se aprecia el momento previo al gol de Sarabia ante el Celta donde hasta 4 jugadores esperaban el centro de Navas.

Hasta cuatro atacantes cargan el área ante el centro de Navas.

Organización defensiva

La siguiente fase que estudiamos es la organización defensiva. El Sevilla tras pérdida pretende presionar, en parte animado por el gran número de jugadores que suma al ataque, como ya hemos visto en el estudio de la anterior fase.

Presión tras pérdida tras despeje de centro lateral.

Sin embargo, al sumar tanta gente al ataque complica el repliegue del equipo, de modo que si el rival logra eludir la presión tras pérdida atacará a los tres centrales, que deberán temporizar mientras repliega el resto del equipo. Esta situación complica a los centrales del Sevilla, que sufren cuando se movilizan a la banda.

Situación 3 contra 3. Morales se desmarca hacia la banda, complicando a su defensor.

Otra situación que provoca a menudo la presión sevillista es que el rival busque el juego directo hacia sus delanteros cuando recupera la posesión. Sin embargo, los tres centrales del Sevilla son bastante eficaces en el juego aéreo y además suelen tener superioridad ante los delanteros, ya que pocos equipos juegan con 3 delanteros descolgados.

Transición defensa-ataque

En la transición defensa-ataque el Sevilla se muestra como un equipo muy eficaz. Por la propia naturaleza de su sistema, el Sevilla siempre cuenta con dos delanteros preparados para el contraataque. A ellos se les suman dos jugadores con mucho recorrido, como son Jesús Navas y Pablo Sarabia. Gracias a ello vemos algunas imágenes como las que adjunto en este artículo, con amplia superioridad en los contraataques. Especial mención hay que hacer a la transición tras saque de esquina en contra, de donde nace el segundo gol ante el Real Madrid y un contraataque 3 contra 1 ante el Celta.

Contraataque liderado por Navas que acaba con el 1-0 ante el Real Madrid.
Contraataque tras la defensa de un saque de esquina ante el Celta de Vigo.
Contraataque tras la defensa de un saque de esquina que acaba con el 2-0 ante el Real Madrid.

Para asegurar la posesión, el Sevilla suele acumular pases para atraer la presión del rival. Cuando esto ocurre, se realiza un cambio de juego hacia el carrilero del lado opuesto a la posesión del balón. De esta manera el carrilero aporta profundidad al ataque y cuenta con tiempo para reorganizar el ataque sevillista, o bien iniciar un contraataque. En esta fase cobra gran importancia Jesús Navas, que tiene interiorizado el desmarque cuando su equipo recupera y sus compañeros lo suelen encontrar con facilidad.

Rival  movilizado tras recuperación sevillista, lo que provoca que Aleix Vidal (carrilero izquierdo) se encuentre desmarcado.

Defensa organizada

El estudio de la defensa organizada se va a dividir en tres subfases: defensa alta, media y baja.

En cuanto a la defensa alta, el Sevilla intenta presionar el saque de puerta del rival. No le importa dejar atrás solo a los tres centrales, ya que son poderosos en el juego aéreo y suelen contar con superioridad ante los delanteros. Los carrileros se colocan en una altura intermedia entre el lateral y el extremo de la misma banda para impedir el juego largo con el extremo y que sea arriesgado el juego en corto con el lateral.

Presión a la salida del Levante. Los carrileros (círculo rojo) se sitúan entre laterales y extremos.

En la defensa media, el Sevilla se distribuye en un 5-3-2, con Sarabia y Vázquez ayudando a Banega para sostener el mediocampo. Son Vázquez y Sarabia los encargados de acudir a las bandas, impidiendo que el lateral y extremo contrario puedan jugar un dos contra uno contra el carrilero.

Defensa media del Sevilla ante el Real Madrid. Sarabia, Vázquez y Banega conforman una línea de 3 medios.

 

Vázquez (señalado) es el encargado de ayudar al carrilero para evitar el 2 contra 1.

Sin embargo, esta ayuda no siempre llega a tiempo, y cuando el equipo rival le impone un mayor ritmo a la posesión puede encontrar la espalda del carrilero. En esta situación es en la que más sufre el Sevilla, como se vio en el partido ante el Levante, donde Morales disfrutó de varias de estas situaciones, desmarcándose a la espalda de Aleix Vidal.

Morales ataca la espalda de Aleix Vidal.

En cuanto a la defensa baja, destacar el comportamiento de los tres centrales. Cuando se movilizan a las bandas suelen aparecer espacios en el centro de la defensa, como se puede apreciar en la situación previa al 1-1 del Levante, donde Kjaer y Carriço están movilizados y dejan vacía el área.

Señalado el hueco libre dentro del área ante el inminente centro lateral.

El otro comportamiento destacable de los centrales es que salen con su par cuando este baja para generar superioridad en el centro del campo. Esto implica que los centrales que no estén movilizados deben cerrarse para evitar que se generen grandes espacios en la zona central de la defensa.

Kjaer ha salido con su par, mientras que los centrales no movilizados se han juntado.

Conclusiones

El Sevilla se encuentra líder de LaLiga por méritos propios. Se dan muestras de un equipo trabajado en todas las fases del juego e identificado con lo que quiere transmitir su entrenador. Además, un punto positivo es la capacidad de evolución que ha tenido Pablo Machín para mejorar su salida de balón. También hay que dar valor a los cambios efectuados por Machín cuando el equipo pasó 3 partidos sin marcar, añadiendo al equipo titular a Ben Yedder.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que el Sevilla es el equipo que lleva más tiempo en competición de LaLiga, fruto de las fases previas de Europa League que tuvo que superar. Ello es un punto positivo ahora mismo, puesto que el equipo se encuentra más maduro en la competición, pero existe a su vez el riesgo de que la temporada se les haga un poco larga.