Inicio Opinión Antonio Oliver Mágico González dibujado con opiniones y relatos en un libro de Eduardo...

Mágico González dibujado con opiniones y relatos en un libro de Eduardo de la Pascua

525
0
Compartir

Eduardo de la Pascua presentó anoche en Madrid su libro sobre una leyenda, Mágico González. Se trata de un texto corto, bien apoyado en opiniones solventes, rico en historias reales y alejado de ese relato general que atribuye al futbolista anécdotas, sucesos y “hechos concretos” que nunca han pasado.

Eduardo dibuja la imagen del mítico jugador salvadoreño ajustándose a lo que vivió en primera persona y a lo que, compañeros de vida y de vestuario le han transmitido. Cada capitulo tiene un punto de apoyo y un hilo conductor que lo hace fiable.

El fútbol es un espacio donde la imaginación hace que cosas normales se conviertan en hechos descomunales y que las grandes cosas se multipliquen, a veces, hasta el esperpento. Forma parte de la naturaleza de este deporte o del gusto por lo mitológico que tiene los aficionados al fútbol.

Mágico, en un momento determinado, dejó de ser un jugador para convertirse en patrimonio del imaginario futbolístico gaditano. En Cádiz cualquiera podía hablar de Mágico con autoridad por que “todo Cádiz” estaba allí cuando Mágico salía, entraba o dormía. A partir de ahí las historias se exportaban y desde cualquier punto de España se hablaba de lo que hacía, comía o se divertía el Mago. Todos podían hilvanar tres anécdotas o sucedidos que producían admiración, sorpresa o gracia. Había material, real o inventado, pero había material.

Eduardo de la Pascua ha contado cosas que pasaron y ha dejado, en un libro muy fácil de leer, las suficientes imágenes para conocer en tamaño real la personalidad del salvadoreño. No es un libro de glorias deportivas. Se habla de sus virtudes a “balón pegado” pero, sobre todo, se cuentan detalles que nos acercan al paisaje humano de una persona radicalmente fiel a una forma, ni mejor ni peor, de entender el fútbol y la vida.

Supongo que Eduardo y sus compañeros, Barla y Elías Benito estuvieron en el acto de presentación del libro, podrían haber contado muchas cosas más pero de lo que se trataba en este retrato de Mágico era dar, de un futbolista celestial, la imagen más humana, más cierta y más cercana a la realidad. El intento ha sido bueno pero, pese a la humanización del mito, a los aficionados siempre les quedará imaginación para creer que todo lo que dicen sobre este Mago «quienes estuvieron allí», pasó, aunque no sucediera nunca.