Inicio Portada La pegada del Barcelona tumbó a un Madrid que jugó mejor (0-3)

La pegada del Barcelona tumbó a un Madrid que jugó mejor (0-3)

157
0
Compartir

Jasson Suárez Botero.- “¿Dónde está CR7? Quizás sea la pregunta más repetida hoy entre los aficionados madridistas. El clásico mostró a un Madrid superior al club culé en juego durante la mayor parte del partido, pero al que le faltó la pegada de aquel Cristiano Ronaldo que acumuló hasta 18 goles contra el eterno rival madridista.

Empezó el Barça acechando el área rival, llevándose Dembélé la primera falta del encuentro en el 2’. Sin embargo, el primer acercamiento con peligro al área rival lo protagonizó Reguilón cuando en el 6’ puso un balón al área culé que no encontró destinatario.

Llegaron los primeros pitos en Chamartín en el 11’ cuando el público pidió amarilla para Rakitic tras una entrada contundente sobre Casemiro. Dichos pitos subieron en intensidad contra el árbitro en el 13’ cuando Vinicius cayó dentro del área culé sin que hubiese nada ilegal a ojos del árbitro, que llegó a consultar el VAR para finalmente llegar a la misma conclusión inicial, no existía penalti.

Cambiaron los pitidos de diana en el 16’ cuando Piqué retuvo el balón en su campo durante un tiempo excesivo, hasta llevarse incluso  la reprimenda de Valverde. Lo interpretó el Bernabeu como un gesto desafiantes, no serían los últimos pitos contra el defensa culé, la rivalidad entre la afición blanca y el jugador culé viene de lejos.

Lo intentaría de nuevo Vinicius en el 18’ con un disparo que terminó marchándose muy lejos del arco defendido por Ter Stegen.

Minutos después llegaría la ocasión más clara para los culés hasta entonces, cuando Dembelé intentó un paso raso al área madridista que fue despejado a córner por los “blancos”.

Minutos más tarde, en el 22’, Lucas Vázquez mandó un balón al cuerpo de Ter Stegen tras un buen pase de Karim.

Lo intentaba Dembélé por su banda izquierda cuando corría el minuto 25’, pero perdió el duelo contra un Dani Carvajal que terminó haciéndose con el control del balón.

Ya en el 29’, lo intentó el Barça de nuevo por medio de un disparo desde fuera del área de Rakitic que pegó en Reguilón y terminó finalmente en manos del “tico”.

Lo intentaba de nuevo el club merengue en el 33’ con Vinicius como protagonista tras intentar un pase dentro del área que finalmente interceptó Piqué. Muy activo Vinicius, que lo intentaba una y otra vez.

Así, la ocasión más clara de la primera mitad llegaría para Vinicius en el 37’ tras quedarse la pelota situada entre él y el portero culé, pero le faltó de nuevo definición al delantero brasileño.

 

Llegaba el final del primer tiempo con un Madrid superior en juego pero que desaprovechó un alto número de ocasiones.

El guion de la primera parte se mantuvo en los primeros minutos de la segunda, con un Madrid muy activo en la presión sobre el rival. Sin embargo, enmudeció el Bernabéu en el 49’ cuando vio nacer el primer gol de pies de Dembélé, quien mandó un balón desde banda izquierda a Luis Suárez, que terminó encajando el balón en el palo derecho de Keylor Navas poniendo así el 2-0 en el marcador.

Intentó reaccionar el Madrid aumentando la presión sobre los culés. En el 58’, Kroos mandó un balón rozando el larguero de la portería culé, pero no era el día para el equipo blanco, ningún balón terminaba en la red.

En el 55’ lo intentó de nuevo el Madrid con un cabezazo de Casemiro que se fue muy desviado.

Volvió a caer Vinicius en el área rival en el 56’ tras encarar un balón que nacía de un contrataque de Lucas Vázquez, pero no hubo penalti tampoco en esta ocasión.  No bajó el Madrid los brazos con la búsqueda del gol, siendo Lucas Vázquez esta vez quien cayó sobre el área culé en el 60’ pero sin penalti de por medio según José María Sánchez, quien no estaba dispuesto a pitar penalti tan fácilmente.

La ocasión más clara de la segunda mitad la protagonizaría Lucas Vázquez con una cabezazo a pase de Vinicius que terminó en una gran intervención de Ter Stegen que tuvo que volar para despejar la pelota.

 

Continuaba el equipo local intentándolo, pero fue nuevamente el Barça en el 68’ que por medio de Luis Súarez conectó un balón que impactó sobre el cuerpo de Varane terminando dentro de la portería madridista.  Sin casi tiempo de reacción, apenas 4 minutos después Casemiro tumbó a Luis Suárez provocando un penalti clarísimo que el mismo “Suárez” se encargó de ejecutar “a lo panenka”.

A partir de entonces, el equipo blanco empezó a bajar los brazos, con ocasiones aisladas como la de Bale en el 80’ que se quedó solo ante el portero local pero que no alcanzó arco rival, llevándose posteriormente los pitos de parte del sector de la afición madridista, que se empezaba a resignar también con el resultado.

 

Llegó el final del partido y con ello la eliminación del club blanco de la copa y la clasificación a la final del Sevilla del F.C. Barcelona. Ganó la pegada sobre el juego, decantándose esta vez la pegada por parte del equipo visitante y el buen juego por el lado blanco, al contrario de la tónica de otras temporadas. Destacó Vinicius por el lado del equipo merengue, que lo intentó en varias ocasiones aunque sin llegar al gol,  los partidos pasan y el delantero brasileño se ve cada vez más confiado y activo, pero le falta calma en los últimos metros.

Por el lado culé el protagonista, sin duda, fue Ter Stegen, que frenó los ataques madridistas en fases claves de partido.

Espera otro clásico el sábado en el Bernabéu, pero con sabor descafeinado. El Real Madrid deberá imponerse si quiere mantener sus opciones de ganar la liga.