Inicio 1ª División Sala de Análisis: Luis Enrique y su nueva España

Sala de Análisis: Luis Enrique y su nueva España

223
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- España inició la fase de clasificación para la Eurocopa 2020  mostrando un 11 con bastantes novedades. Jugadores que no han sido habituales los últimos años no solo fueron convocados, si no que jugaron de titulares, como Parejo, Ceballos, Jesús Navas o Íñigo Martínez. Luis Enrique da pistas en las convocatorias que está realizando de que quiere probar jugadores de cara a formar el grupo duro, pasando por una pequeña revolución tras las retiradas de jugadores emblemáticos tras el Mundial de Rusia.

Luis Enrique tiene en la selección española una misión que no es novedosa para él, ya que es actualizar un estilo que dio muchos éxitos a la selección para seguir siendo competitivos. Esto ya lo realizó con el FC Barcelona, equipo del cual bebía en gran parte esa selección. La receta de Luis Enrique es muy parecida a la efectuada en el conjunto culé, contando con 3 delanteros en el once inicial en vez de contar con extremo que son más mediocentros que delanteros (como jugaban Silva e Isco).

En la fase de ataque organizado, España contaba en la salida de balón con Busquets bajando como 3º central y Parejo apoyando también la salida. Cuando Noruega apretó a España en su salida le costó salir de forma combinativa, por lo que apareció la figura de Álvaro Morata al que buscaban con un envío para que lo bajara y jugaran de forma vertical en esa situación, nada de mantener la posesión una vez superada la presión de Noruega.

En la creación, los tres delanteros jugaban por dentro. Asensio caía más a banda ya que es su tendencia natural, mientras que Rodrigo tendía más a jugar por dentro. Los laterales jugaron en amplitud y muy altos, siendo las llaves para romper la defensa nórdica. En esta situación, es importante tener a dos laterales muy ofensivos como son Alba y un reconvertido Navas, ya que tienen mucho peso en el ataque español. Busquets en la creación podía caer a la zona del lateral derecho y formar prácticamente una línea de 3 junto a Sergio Ramos e Íñigo Martínez. Parejo jugaba como pivote, siendo la conexión entre los centrales y los atacantes, mientras que Ceballos si jugaba más adelantado y cerca del área.

En la finalización, España llegó en bastantes ocasiones a la meta noruega. La entrada era por banda con un centro lateral al primer palo que utilizaron a menudo y que resultó con un par de tiros muy elevados de Asensio y un disparo sutil de Rodrigo que sacó el meta noruego. Jordi Alba se entendió muy bien con Asensio y se asociaron con mucho peligro en la banda izquierda, mientras que Ceballos participó menos pero se incorporaba con peligro al área rival. Sin embargo, España le sigue faltando puntería, ya que el partido de ayer tuvo que haberlo cerrado por el volumen de ocasiones, mientras que el resultado fue bastante corto.

En la transición ofensiva, España tendía a mantener la posesión, pero dependiendo de la situación en que recuperara podía buscar con celeridad a los delanteros y buscar un contraataque. Este juego más vertical es novedoso en la selección y es que ahora sí que cuenta con armas para hacer daño a los espacios rivales.

En la transición defensiva, España siguió con su ya característica presión tras pérdida. Parejo ayudó más a Busquets en esta situación y en los primeros minutos España fue una apisonadora. Sin embargo, con el paso de los minutos la presión tras pérdida fue perdiendo eficacia y permitieron a los noruegos desplegarse, sobre todo con las recepciones de Joshua King.

La defensa organizada fue la fase en la que menos jugó España. La defensa que propone el conjunto de Luis Enrique no es tan presionante como en años anteriores. España puede defender en su campo sin tener que ir rápido a recuperar el balón. Esto se debe a que ahora España sí que puede aprovechar los espacios que deje la defensa rival. Al contar con dos mediocentros como Parejo (después Rodri) y Busquets dotaban de más seguridad a la defensa española, con ayudas defensivas del valencianista a la banda de Jordi Alba.

Las conclusiones que deja el partido es que Luis Enrique sigue buscando encontrar su equipo idóneo para implantar una identidad muy parecida a la que aplicó en el Barcelona para actualizar su estilo y que le reportó éxito en su estancia. Mientras, el equipo en el campo responde pero necesita ser más eficaz en las áreas para poder tener una candidatura seria para la Eurocopa 2020.