Inicio 1ª División Diseccionando a Luka Jovic

Diseccionando a Luka Jovic

588
0
Compartir

Rubén Magallón.- El Benfica compró a Luka Jovic el 2 de Febrero de 2016, pagando unos 7 millones de Euros al Apollon Limassol, equipo que tenía los derechos del jugador, pese a ser jugador del Estrella Roja de Belgrado, equipo del que es el goleador más joven de la historia del club (16 años, 5 meses y 5 días), por delante de Dejan Stankovic.

Al club lisboeta llegó como parte de un proyecto destinado a que Luka Jovic fuera uno de los titulares indiscutibles en el equipo, por ello, nada más llegar se le inscribió para que el serbio jugara la Champions League, llegando a debutar contra el Bayern de Munich. Pero la alternancia entre el primer equipo y el “B” fue lo que hizo que el rendimiento de Jovic fuera en descenso, encadenando varias lesiones.

A Rui Vitoria no le acababa de gustar el comportamiento de Luka Jovic y en una plantilla formada por Jonas, Pizzi y Raúl Jiménez, se unía el fichaje de Seferovic, lo que alejaba más al serbio de poder llegar a formar parte del once inicial, por ello, el entrenador pidió expresamente al presidente que buscara una salida para Luka Jovic.

En ese momento, el Eintracht encontró a su jugador. El Benfica lo cedió dos años al club alemán, con una opción de compra que los de Frankfurt no han dudado de efectuar dado el rendimiento que ha aportado en su último año de cesión.

Antes de empezar con valoraciones individuales, vamos a valorar el estilo de juego del Eintratch para saber en qué ecosistema nos encontramos.

Los de Frankfurt son un equipo cuyo fútbol se basa en la explotación de las bandas, con dos carrileros muy ofensivos como son Kostic y Da Costa. Es un equipo muy vertical y con transiciones muy veloces. Tanto es así, que el Eintracht pocas veces tiene posesiones largas, a no ser que el partido lo requiera imperiosamente.

Sus mediocentros están acostumbrados a apoyar el ataque y la defensa, es un equipo que actúa en bloque. Y es en la zona ofensiva dónde se genera el juego creativo. Bien sea a través de los carrileros o bien sea a través de balones largos desde la zona defensiva, el tridente Jovic, Rebic, Haller es el encargado de recibir el balón y crear el juego del Eintracht.

Se suelen asociar por parejas, dónde uno recibe y envía el balón al jugador de apoyo que es el que se encarga de realizar la parte creativa. Es decir, si recibe Jovic, se apoya en Kostic o Haller, mientras que Rebic es el que busca el hueco, y es el jugador en el que Jovic se apoya el que crea toda la fase ofensiva.

Una vez entendido como suele funcionar el Eintracht, podemos poner el foco en Luka Jovic. Jovic es un jugador joven (21 años) que físicamente destaca por su potencia. Es muy difícil ganarle la posición y tiene una potente arrancada, aunque no es especialmente rápido. Su altura es media (1’81 m) aunque ello no le impide anotar un buen número de goles de cabeza.

Tácticamente, Jovic tiene mucha movilidad, aunque más en vertical (bajar a recibir) que en horizontal (caer a banda). En ello recuerda un poco a Benzema, que también destaca más por su movilidad que por ser un delantero referencia. El delantero del Eintracht recibe bien de espaldas y descarga a sus compañeros, siendo un jugador más asociativo que proclive a la jugada individual. Se siente más cómodo atacando los espacios que en ataque posicional y cuando encara al defensa trata de superarlo más por potencia que por recursos técnicos. En el centro lateral es un dominador del área. Suele caer a la zona del punto de penalti, más que atacar en profundidad, por lo que le viene bien jugar con un delantero como Haller, algo que puede que eche en falta en el Real Madrid. Jovic es hábil rematando de cabeza y al primer toque, además de contar con una gran potencia de salto que le hace ser una amenaza aérea. Ha anotado esta temporada algunos goles bastante acrobáticos, dignos de Ibrahimovic, lo que refuerza su condición de rematador. Es un delantero que define con tranquilidad el uno contra uno y es hábil con ambas piernas.

Esta temporada ha sido la primera que ha disputado en el más alto nivel y lo ha hecho con nota, anotando 17 goles en la Bundesliga (a falta de la última jornada ante el Bayern) y 10 goles en la Europa League, anotando en todas las eliminatorias (2 goles al Chelsea, un gol al Inter, un gol al Shaktar y un gol al Benfica).

En cuanto a su posible adaptación al Real Madrid, los merengues van a contar con una amenaza en el centro lateral, recurso muy utilizado por Zidane y en el que este año el conjunto madridista ha estado huérfano. La duda que me deja es que está acostumbrado a jugar con un delantero referencia (Haller), mientras que en el Real Madrid no contará con esa figura, ya que el Real Madrid no juega con 2 delanteros, y si lo hace su pareja sería Benzema que tiene un patrón de juego similar, lo que puede hacer dudar de su compatibilidad.