Inicio Portada Joao Félix, la nueva perla portuguesa

Joao Félix, la nueva perla portuguesa

135
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- Uno de los jugadores revelación que nos deja esta temporada es Joao Félix, un canterano del Benfica que en 2019 ha tenido una actuación estelar para que las águilas se hagan con el título de liga.

Joao Félix tiene 19 años y esta ha sido su primera temporada en el Primer Equipo del Benfica. Se vio favorecido por la marcha de Rui Vitoria y la entrada de Bruno Lage, entrenador hasta entonces del Benfica B y que le dio los galones necesarios al joven para que despuntara. El luso acaba su temporada con unos números espectaculares, anotando 15 goles y dando 7 asistencias en 1736 minutos en liga, y 3 goles y 1 asistencia en la Europa League en 494 minutos, participando en total en un gol cada 86 minutos.

Físicamente, Joao Félix tiene un perfil físico de lo que es, un adolescente. Un cuerpo bastante lánguido y un físico aun por desarrollar. El portugués no destaca ni por su velocidad ni aceleración, así como su fuerza. Sin embargo sabe utilizar su cuerpo para sacar faltas cuando recibe de espaldas. No realiza grandes esfuerzos durante el partido, no es ese tipo de futbolista que realiza carreras de alta intensidad constantemente, al revés, dosifica bastantes sus esfuerzos.

Tácticamente juega en punta como pareja, no como único punta. Es más un enganche que un punta, y tiene una gran movilidad, pudiendo caer a banda, aunque donde más daño hace es recibiendo es cuando recibe en el espacio entre centrales y mediocentros. Le falta aun continuidad en los partidos, ya que desaparece durante grandes tramos y no es un jugador muy participativo cuando tiene el balón. Ataca fenomenalmente el centro lateral, optando por llega en segunda línea a la zona del punto de penalti, donde suele definir de forma precisa al primer toque. Es un jugador que está muy relacionado con el gol, tiene una gran capacidad anotadora, tanto para definir en el 1vs1 como con su disparo desde fuera del área. No se pone nervioso cuando define, lo hace con tranquilidad y siempre demostrando una gran precisión. También tiene una gran capacidad para dar el pase de gol, lo que lo hace un jugador muy aprovechable cerca del área contraria. Defensivamente aunque es ordenador, no es un jugador que se esfuerce demasiado y no es de extrañar verle en punta cuando el equipo tiene que replegar para conservar el resultado.

Es un jugador que destaca por su fina técnica. Tiene un control de balón prodigioso y tiene un gran primer toque, tanto para distribuir como para disparar. No es un jugador que abuse del regate, aunque puede encarar cuando cae a banda, superando por habilidad más que por explosividad. Tiene un gran disparo, en el que confía para poner a prueba a los porteros desde media distancia, rematando 2.6 veces por partido.

Por último, y me parece algo muy destacable, es un jugador que ha demostrado una gran madurez en los partidos importantes. Así como decíamos que es un jugador inconstante, ha demostrado que cuando su equipo le necesita aparece, como cuando el Oporto se puso 1-0 o cuando un Eintracht con 10 jugadores puso el 1-1 en la ida. En ambos partidos apareció para anotar el gol del empate ante el Oporto y lograr u hat trick ante el Eintracht. Además el partido del Oporto fue especialmente tenso, como todo derbi, y un veterano como Pepe puso a prueba los nervios de la promesa portuguesa, aunque él mantuvo el temple en todo momento. De hecho, cuando Gabriel Pires (ex Leganés) fue expulsado tras una trifulca, él fue el primero en tratar de separarle. Igual que este temple demuestra madurez y que no se sale fácilmente del partido, puede dar lugar en ocasiones a demostrar un poco de frialdad o indolencia.

En conclusión, Joao Félix es un jugador que ha logrado destacar esta temporada, donde sobresale por su fina técnica y por gran relación con el gol, apareciendo en grandes partidos. Sin embargo, aún le queda por crecer, ya que se trata de un jugador de 19 años que ha terminado su primera temporada completa, y que necesita ser más constante durante los partidos.  Tiene una cláusula de 120 millones de euros y su nombre ha sido vinculado con grandes equipos, como Atlético de Madrid como recambio de Griezmann o para el Manchester United en su nueva revolución que prepara este verano.