Inicio Portada Juanjo, un joven capitán para el Real Jaén

Juanjo, un joven capitán para el Real Jaén

417
0
Compartir

Juan A. Águila.- Como jugador, Juan José Torres Ramiro (Jaén 21/11/1964), conocido como Juanjo, se formó en las categorías inferiores del Real Jaén donde ya destacaba su proyección y calidad, hasta que en la temporada 81/82 con tan solo 16 años, debutó en Reus por una huelga de jugadores.

Jugadores como Talero, Rafa, Sandalio, Bautista, Botubot o el propio Juanjo, formaban parte del once, en aquel primer partido de liga en tierras catalanas.

Juanjo era un defensa de gran envergadura y mucha calidad. Aquella temporada se encontraba en el banquillo Pedrito y como segundo Pepe Bermúdez.

Juanjo jugó durante cinco temporadas en el conjunto jiennense con un total de 140 partidos y dos goles. Durante su estancia en Jaén, Juanjo vería un sueño hecho realidad y  jugaría diez partidos con la Selección española sub 18, llegando a jugar un campeonato de Europa en Inglaterra en la temporada 82/83. Juanjo ya empezaba a destacar y su futuro estaba encauzado a superior categoría. Mientras tanto y debido al servicio militar jugo una temporada ente medias en el Ceuta donde actuó en 35 partidos.

Su gran proyección como dije antes, no pasó desapercibida y en la temporada 87/88 daría el salto y firmaría por el Jerez Deportivo, donde estuvo tres campañas en Segunda división A, llegando a disputar más de 70 partidos en esas tres temporadas . Tuvo como entrenadores a Irulegui, Cardo, Naya… y compañeros de la talla de, Fabregat, Poyatos, Fernando Román, Sanabria y Larsen entre otros.

Tras marcharse del equipo andaluz su destino sería el Palamós en la temporada 90/91 club que también se encontraba en la categoría de plata del fútbol español. Allí en tierras catalanas Juanjo se iba a consagrar como jugador. Como entrenadores tuvo a, Roberto Álvarez, Díaz, Robi, Curto y Ramos. Como compañeros, entre otros muchos, tuvo a Melenas, los hermanos Puche, Orejuela…

Pero Juanjo no esperaba un grave suceso que le iba a ocurrir el día 15 de abril de 1995, cuando disputando un encuentro ante el Éibar en Ipurua, en una disputa de un balón aéreo, chocó con el jugador eibarrés Loinaz. Como consecuencia del choque Juanjo sufrió un derrame cerebral. Fue hospitalizado. La situación fue muy delicada. La mala suerte se cebó con este jugador jiennense que meses más tarde, tuvo que dejar la práctica del fútbol con tan solo 30 años y todo un futuro por delante, de no haber sido por ese lance desafortunado. Juanjo estaba llamado a terminar su carrera de forma brillante pero, en cualquier caso, pudo esquivar consecuencias más graves. Esa fue la parte positiva de una historia que impacto a toda la afición jienense.

Cuando Juanjo estuvo recuperando esa afición que siguió, con interés y preocupada, los detalles de su evolución supo arroparlo en un homenaje que reunió a jugadores que había jugado con él y con otros de Primera y Segunda División que acudieron a participar al homenaje que se le rindió en el Estadio de La Victoria. Fue un espectáculo deportivo y una muestra de cariño que emocionó al «capitán» del Real Jaén.

Más de 400 partidos como profesional avalan la trayectoria de este bravo jugador supo ganarse el cariño de la gente allí donde estuvo, porque la gran virtud de Juanjo era su elegancia y profesionalidad.

En la actualidad, Juanjo mata el gusanillo del fútbol acudiendo a las citas con el colectivo de Veteranos, donde siempre que se le requiere, allí que está para aportar su granito de arena.

Juanjo, un canterano con clase y jerarquía, que pudo llegar a la élite pero una inesperada lesión, le apartaba de hacer lo que más le gustaba, jugar al fútbol. Gran profesional.

Fotos: Archivo Juan A. Águila.