Inicio Atlético de Madrid Bruno Fernandes, la figura del Sporting de Portugal, en la pasarela del...

Bruno Fernandes, la figura del Sporting de Portugal, en la pasarela del verano

166
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- Bruno Fernandes es otro de los nombres propios del mercado luso este verano, que se añade a los Militao, Felipe, Alex Telles y Joao Felix que, o ya han sido fichados, o suenan con fuerza para reforzar a los grandes equipos de Europa. El luso ha sido relacionado con el Atlético de Madrid y el Manchester United, y se tasa su traspaso en torno a los 70 millones de euros.

Bruno Fernandes se ha erigido como la figura del Sporting de Portugal tras la estampida sufrida este verano por parte de sus principales estrellas (Gelson Martins, William Carvalho o Rui Patricio) que se marcharon debido a un conflicto con la presidencia. El internacional portugués es el capitán del cuadro lisboeta, y ha tenido una temporada magnífica. Ha sido el 2º máximo goleador de la liga portuguesa con 20 goles, por detrás de Seferovic, el segundo máximo asistente con 13 asistencias, detrás de Pizzi con 18, y el segundo con mayor número de pases clave. Además ha sido el jugador que más tiros por partido ha realizado, con 3.6, aprovechando una de sus grandes fortalezas, el golpeo.

El Sporting suele jugar con un dibujo de 1-4-3-3, donde Bruno Fernandes se ubica como interior derecho. En ataque tiene mucha libertad y se descuelga con facilidad, ya que donde lleva más peligro es en la zona de finalización mientras que en salida no aporta demasiado. Por ello, es un jugador que se puede adaptar a la zona de la mediapunta e incluso de segundo delantero, aunque como ya he indicado viene jugando como interior. En defensa es habitual que el Sporting juegue con 4-4-2 dejando a Bruno Fernandes con Bas Dost en punta para presionar, aunque otras veces es él quien inicia la presión sobre el pivote si el equipo contrario juega con un solo pivote. En definitiva, aunque juegue de  interior Bruno se dedica más a la finalización que a la construcción del juego, es un llegador.

Ofensivamente, Bruno Fernandes destaca cuando tiene espacios para explotar. No es un jugador que sea fino técnicamente, aunque cuando cae a banda le gusta mucho proyecta al jugador de banda buscando el espacio entre central y lateral. Su gran fortaleza es el golpeo, es un jugador que le pega de forma espectacular y un gran activo a balón parado. Tiene una gran facilidad de cara al gol, tanto para anotar como para asistir. Aunque no sea un jugador de banda, realiza envíos peligrosos cuando cae a la banda. No incorpora demasiado el regate en su catálogo de recursos, superando a los rivales con su conducción potente más que por calidad en espacios reducidos.

Cuando participa en el inicio de la jugada su toma de decisiones es demasiado precipitada, priorizando siempre la verticalidad del juego y buscando a menudo envíos hacia las bandas a veces imprecisos. Esta búsqueda por la verticalidad también la proyecta en las distintas zonas del juego, es un jugador que busca siempre que puede la portería contraria. En el juego combinativo le cuesta asociarse, aunque es cierto que sus compañeros distan mucho de ayudarle en tal juego, por lo que creo que podría adaptarse en un equipo de mayor calidad técnica, aunque no llega a ser ni mucho menos un futbolista como su compañero de selección Bernardo Silva, que sí que destaca en este juego.

Defensivamente es un jugador que se esfuerza en defensa, aunque es un defensor presionante, donde sí muestra intensidad y orienta bien la presión para provocar problemas en el adversario. Como se ha indicado, en la presión suele ser el encargado de marcar al pivote rival y provoca problemas en la salida rival ya que presiona con alta intensidad y salta bien al impar cortando línea de pase. Cuando el equipo está replegado tiene más problemas para mantener la intensidad, la concentración y seguir su marca.

Físicamente, no es un jugador especialmente dotado. Tiene una talla media (179 cm) y complexión normal, aunque algo delgada. Es un jugador potente, que aprovecha los espacios a explotar y tiene una zanca potente, aunque tampoco es un jugador que destaca sobremanera por su velocidad. Básicamente, sabe utilizar sus dotes físicas aunque no sean excesivas.

Psicológicamente, debido a que es el capitán se muestra en parte demasiado tenso con el colegiado, protestando aspectos que incumben a compañeros (una falta dura que recibe un compañero o una tarjeta dudosa). En su encuentro con el Benfica donde perdieron 2-4 se le vio pasado de revoluciones, cometiendo faltas fruto de la frustración. Además ha recibido 9 tarjetas amarillas, lo que es una cifra abultada para un interior de corte ofensivo como es él.

Si el fichaje de Joao Felix se confirma por parte del Atlético considero que no tendría demasiado sentido realizar una gran inversión en un futbolista de corte similar, aunque el benfiquista juegue más avanzado. Sería difícil su adaptación al once titular, ya que aunque pudiera jugar en banda en un 4 4 2 no es un jugador de banda ni tan solidario en el repliegue. Por ello, sería más lógico verlo en el Manchester United ya que puede ser un jugador de un perfil inglés de mediocentro llegador que tantas alegrías ha dado en las islas. Aun así se irá deshojando la margarita durante todo el verano y no se sabe bien donde acabará el talentoso capitán del Sporting de Portugal.

@josecoboreyes