Inicio Portada Griezmann: pasos, zona y personal en ataque

Griezmann: pasos, zona y personal en ataque

200
0
Compartir

Griezmann ha gestionado su capital de imagen de la peor forma posible. Es un jugador de calidad innegable. Puede que todavía no hayamos visto su verdadera magnitud.

En el Atlético de Madrid ha crecido porque estaba creciendo. El juego y la mentalidad de Simeone, no creo que hayan servido para que se viera al Griezmann de sus valores naturales. Puede haber aprendido a defender y a sufrir, que no es malo, pero es como usar un pincel para enlucir una pared. Cada herramienta es, salvo imperiosa necesidad, para lo que es.

Lo cierto es que, si en el campo ha llamado la atención, fuera lo ha hecho más.  Es una mala proporción. Cuando los jugadores echan más humo fuera del campo que sobre el césped acaban perdiendo el equilibrio.

El gambeteo, las maniobras de distracción y el juego del escondite son cosas que se pueden usar en el campo como recurso. Usar esas artes fuera del terreno de juego es muy peligroso. En el campo tienes un balón y futbolistas que intentan jugar a lo mismo que tú. No hay problema.

Fuera del campo tienes a una afición inflamable, influenciable y dispuesta a cambiar en un segundo el amor por el odio. Tienes un negocio que se apoya en andamios móviles, que cambian de acera y donde pusieron buenas intenciones y apoyo, colocan un muro de palabras calientes y papeles fríos como el hielo.

Griezmann ha jugado con todos y al mismo tiempo. Desconozco se ha habido mala fe, lo que está claro es que ha habido muchísima torpeza. Ahora tiene que ir a Barcelona y convencer a los culés que la mascarada del documental fue un lapsus. La tarea será más fácil cuanto más acertada sea su aparición.

Antoine Griezmann cuenta en el vestuario del Barcelona con jugadores que lo apoyan, con otros reticentes, con un grupo grueso de indiferentes y con Messi que, no ha abierto el pico todavía. Sea como fuere lo cierto es que este futbolista, por su indolencia en el manejo de los tiempos y los mensajes, ha dilapidado un capital de imagen que hasta hace poco era de buen caudal.

El jugador está en su derecho de buscar salidas profesionales que le den opciones de crecer deportivamente. Todo está permitido siempre, que para hacer tu canasta, no hagas pasos, zona, personal en ataque o las tres cosas a la vez. Creo que Griezmann debía saber esto. Las reglas las conoce.