Inicio Portada Tomás Membrado, la comedia, el drama y María Jesús de Ágreda

Tomás Membrado, la comedia, el drama y María Jesús de Ágreda

776
0
Compartir

Tomás Membrado deja el Real Jaén. La forma y el modelo de transición merecen el análisis de expertos. ¿Venta, cesión o retruecano? Lo que está claro es que estamos ante otra mascarada para incautos.

La facilidad de los ejecutivos del Real Jaén, para considerar inocentes observadores a los aficionados, no tiene límite. Primero, para crear la sensación de que reconocen responsabilidades, Andrés Rodríguez presenta su renuncia. Carta que se hizo pública y que, muy poco después, fue papel mojado. La epístola a los aficionados tenía la función de entretener y cumplido el objetivo, todo vuelve a su lugar. Sin embargo, el compungido directivo que se marchaba entre agradecimientos y buenos deseos, vuelve redivivo. Como si Membrado le hubiera ordenado: “Andrés, levántate y anda”. Volvió con tanta fuerza que no solo olvidó los poderosos motivos que le obligaron a dimitir, sino que ha cobrado tanta fuerza que toma el relevo de Tomás Membrado. Los milagros de nuestro señor.

Volvemos a la mascarada, al rubor y a la vergüenza ajena: “qousque tandem abutere Membrado patienta nostra”. La pretendida audacia de este dirigente no tiene techo. La capacidad de retorcimiento habrá que reconocérsela. Llegó diciendo que en su periodo iba a llevar al equipo a Primera División y, para sorpresa de muchos, la afición le compró la bola. El equipo lleva dos temporadas en Tercera y cuando se le pregunta ni sabe…ni creo que le importe. Ahora ante las críticas, y alguna metedura de pata que ha dejado al aire un flanco muy sensible, monta el sainete ya conocido.

En menos de un mes se repone la obra, solo cambia el protagonista que en su adiós, imagino, dice algo así: «Me voy. Lo digo por si alguien se lo cree» . No cuela. Como María Jesús de Ágreda, monja que estaba orando en su convento y a la misma hora evangelizando indios al otro lado del mar, Tomás Membrado tendrá el don de la ubicuidad. ¿Hay alguna duda?

Todo esto es tan obsceno, tan vulgar, tan de brocha gorda que, si no hay un movimiento general que devuelva el Real Jaén a su camino, tendremos que convenir que el Real Jaén no tiene a nadie detrás. La historia es mucho más oscura de que lo parece. Hay tantos caminos cruzados y tantas cosas que pasan por el fútbol y que no son del fútbol, que aterra. Habrá que esperar a que quienes han pasado por ahí, empiecen a contar. Entonces la comedia se puede tornar en drama. De lo que no estoy seguro es de si, todo eso, servirá para salvar al club. Ojalá.