Inicio 1ª División El Real Madrid de Hazard cae ante el Bayern (3-1)

El Real Madrid de Hazard cae ante el Bayern (3-1)

350
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- El Real Madrid 19/20 cayó en su primer partido de pretemporada en Estados Unidos por 3 a 1 ante un rival de entidad, como es el Bayern de Munich, que no perdonó las ocasiones que tuvo. El partido ya era noticia antes de que rodara el balón, ya que Zidane dejó fuera de la convocatoria a Gareth Bale, lo que deja claro las intenciones del francés con el galés. La alineación titular del Real Madrid contó solo con la cara nueva de Hazard, saliendo el Real Madrid con el siguiente equipo: Courtois, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, Hazard, Asensio, Isco, Benzema. Vamos a diferenciar entre cómo jugó el Real Madrid en cada parte ya que sacó un once totalmente distinto para los segundos cuarenta y cinco minutos.

El primer cambio que pudimos ver fue el sistema de juego empleado. Zidane dejó aparcado el 4-3-3 que tan buenos resultados le dio al juntar a Casemiro, Kroos y Modric y pasó a una especie de 4-2-3-1 en ataque, donde Kroos y Modric formaron un doble pivote con el croata soltándose mucho para pisar área e Isco jugando de mediapunta. Este sistema en defensa se convertía en un 4-4-2, donde Isco y Hazard cambiaban de posición entre ser el jugador de banda izquierda y el acompañante de Benzema.

En el ataque estático, el Real Madrid tuvo fases donde dominó al Bayern con el balón. Hazard esperaba en amplitud donde recibió a menudo y se entendió con Marcelo, quien lo doblaba casi siempre. Desde ahí el belga generó peligro, que es lo que se espera de él, como el tiro cruzado que sacó Neuer de puños y el pase hacia Benzema que el francés no logró conectar desde el punto de penalti. Al brasileño se le vio un punto mejor de como acabó la temporada pasada, recordando en ataque al lateral que ha hecho historia por la banda izquierda del Real Madrid. La banda derecha del Real Madrid fue menos profunda con Asensio y Carvajal, volcando el juego hacia la banda izquierda ya mencionada. Por el centro, Isco pedía entre líneas en la posición del 10 y Modric tenía más recorrido que Kroos. El mayor problema que se pudo apreciar fue en la salida de balón. Ramos y Varane se encontraban a menudo un poco desconectados de los mediocentros, teniendo que dar un pase que rompiera líneas directamente para comenzar el ataque. El francés tuvo varias pérdidas de balón al subir conduciendo el balón cuando no tenía otra alternativa. Además, cuando el Bayern apretó la salida también tuvo problemas el Real Madrid.

En la finalización, el Real Madrid, al igual que el año pasado, se mostró muy fallón. Generó  un gran número de ocasiones pero no pudo anotar ningún gol, contando especialmente dos ocasiones de Benzema que no logró conectar su remate. En el área el único jugador que llega sigue siendo Benzema, lo que dificulta sobremanera la llegada de ocasiones. Hazard generó desde media distancia, al igual que Modric que tuvo una llegada interesante llegando desde atrás pero su tiro lo blocó Neuer. Una ocasió muy clara llegó cuando Asensio también atacó el centro lateral de Hazard, dejando pasar el balón para que Benzema rematara pero no pudo conectar su disparo.

En la transición ofensiva hay que destacar a Courtois. El Real Madrid se aprovechó de la habilidad que tiene el guardameta para atrapar balones colgados y sacar rápidamente con la mano, contando con transiciones peligrosas que arrancaban por Hazard.

En la transición defensiva, el Real Madrid planteó una presión tras pérdida cuando perdía en posiciones avanzadas. Sin embargo, esta presión a veces fue un tanto descoordinada, lo que permitió al Bayern salir en carrera y superarla en ocasiones, debido también a la gran distancia entre líneas que existía entre los centrales y los medios madridistas. Además de la presión, cuando el Real Madrid tenía que replegar también lo hizo de manera lenta, sufriendo cuando los alemanes podían salir en velocidad.

En defensa organizada, el Real Madrid solía esperar al Bayern en bloque medio con un 4 4 2. Este sistema ya fue empleado por Zidane en muchas eliminatorias Champions. El lunar que tiene es que ante equipos con mucha movilidad, como este Bayern, los blancos persiguen demasiado a su par y dejan espacios a aprovechar. Además, tienen que cuidar la distancia entre líneas. También es cierto que el mediocampo no contaba con su especialista defensivo, Casemiro, por lo que es más común que ocurran estos problemas sin él en el campo.

En la segunda parte, el Real Madrid sacó un once muy joven con numerosos canteranos y el estreno de cuatro fichajes: Keylor Navas, Javi Hernández, Nacho, De la Fuente, Mendy, Vinicius, Seoane, Kubo, Rodrygo, Lucas Vázquez y Jovic.

 

En esta segunda parte, el Real Madrid fue superado claramente por el Bayern de Munich, que jugó bastante cómodo y llegó con facilidad a la meta defendida por el tico Keylor Navas. Las llegadas ocurrieron con un envío largo a la espalda de los centrales, que encontraron a menudo a los delanteros solos, como en el segundo gol de Lewandowski, y en los centros laterales donde la segunda línea entraba con facilidad ya que el mediocampo del Real Madrid no tenía jugadores defensivamente sólidos (Kubo, Rodrygo y Seoane), por lo que no llegaban a ayudar. De esta manera llegó el tercer gol y un buen ramillete de ocasiones de los bávaros. Si la presión en la primera parte fue algo descoordinada, en la segunda parte apenas puso en aprietos al Bayern. El gol del Madrid llegó tras una falta provocada sobre Rodrygo tras una recuperación, aunque ese debió más a la excesiva relajación de Kimmich que a la eficacia de la presión madridista.

En ataque, el Real Madrid no tenía pausa y perdía rápidamente un balón que después le costaba mucho trabajo recuperar. Destacó Kubo, quien dio muestras de su calidad con regates y pases brillantes, como el que dejó a Vinicius solo delante del portero. El principal problema de este once fue la rapidez con la que perdían el balón y la poca coordinación que tenían entre ellos, hecho normal por otra parte puesto que muy pocos de estos jugadores habían jugado juntos. El serbio Jovic estuvo bastante desconectado, aunque intentó participar bajando a conectar con sus medios. El francés Mendy tuvo algunas galopadas por su banda, aunque destacó más en defensa donde fue el único de la defensa que no se vio constantemente desbordado por el ataque muniqués.

Aunque el resultado fue duro, no hay que olvidar que se acaba de iniciar la pretemporada, donde lo importante es la preparación y no el resultado. Zidane dio muestras de lo que pretende, con un equipo que puso mucho talento ofensivo en el terreno de juego. Aún hay, lógicamente, aspectos que pulir, como la presión, pero  precisamente para ello está la pretemporada. El Real Madrid sigue faltándole empuje en el área, donde sigue mostrándose fallón, aunque Zidane quiere acercar un mayor número de jugadores al área, subiendo a Isco a la posición de 10 y dando recorrido a Modric. Para ello, tiene que mejorar la presión tras pérdida madridista, para evitar correr demasiado hacia atrás, y que lleguen más jugadores al área donde Benzema se vio un poco solo.

La segunda parte sirvió para ver a los jóvenes lucirse, especialmente Kubo, que fue el jugador que más participó. Rodrygo dio muestras de su calidad con su gran gol anotado de falta y se le vio muy voluntarioso. Vinicius fue el más apagado de los tres, ya que hay que recordar que desde la lesión que tuvo ante el Ajax había jugado muy poco y le vio un tanto acelerado, con pérdidas no forzadas. Por tanto, hay razones para ser optimista con este Real Madrid, aunque hay cosas que mejorar. Lo menos importante en pretemporada es el resultado, no hay que olvidarlo.

@josecoboreyes