Inicio Real Madrid El Atleti bombardea al Real Madrid a veinte días de empezar la...

El Atleti bombardea al Real Madrid a veinte días de empezar la Liga (7-3)

219
0
Compartir
Marselle
Marselle

José Ramón Cobo-Reyes.- Derbi que se presuponía igualado, pero ese espejismo duró 46 segundos, los que tardó Costa en adelantar a los colchoneros, anticipando lo que iba a ser el partido.

Empezando por el gran ganador, el Atlético de Madrid sobrepasó al Real Madrid en todos y cada uno de los aspectos del juego. En las transiciones el Atlético hizo mucho daño. En la transición ofensiva, el Atlético buscaba rápidamente a los delanteros y a un Joao Félix que venía hacia dentro para lanzar el contraataque, acabando con 2 asistencias y un gol, cuajando una extraordinaria actuación. Cuando recuperaba en campo propio, el Atlético buscaba en largo a los delanteros, con un Costa superlativo que bajaba todos los balones y permitía poner de cara a la segunda línea rojiblanca.

En la transición defensiva, el Atlético apretó muchísimo al equipo blanco cuando perdía el balón en zonas altas, como en el gol de Joao Félix que viene precedido por una recuperación de Saúl. Los colchoneros estuvieron muy intensos en la presión y sobrepasaron por completo a los blancos.

En la defensa organizada, el Atlético se estructuró en su típico 4 4 2 en un bloque bajo. La línea de medios cerraba los espacios interiores, empujando a su rival a las bandas. Cuando el balón llegaba allí siempre llegaba el pivote, el extremo y su lateral para cerrar en superioridad, además del central que también basculaba. La nota positiva fue que Joao Félix en ese sentido estuvo maduro tácticamente y se mostró plenamente integrado en el equipo rojiblanco, aunque puede que en partidos más exigentes defensivamente al joven portugués le fallen las fuerzas y mantener esa concentración defensiva, aunque no lo mostró desde luego en este partido. El Atlético no concedió apenas, teniendo el partido totalmente bajo control, siendo los tres tantos anotados por los blancos en la segunda parte cuando el tanteo ya estaba claro, con un 0 a 6 a favor del Atlético. El Atlético también dejó una efectiva defensa alta, apretando la salida madridista y provocando el cortocircuito el ataque madridista, provocando un gol tras una pérdida de Sergio Ramos provocado por esta ubicación tan alta del Atlético.

Por último, en el ataque organizado, el 4 4 2 del Atlético se convertía en un 4 2 2 2, con los extremos (Correa y Joao Félix) ocupando la zona de mediapunta y dejando la amplitud para los laterales, principalmente para Lodi. En la punta de ataque se fueron intercambiando Joao Félix y Correa, y en las bandas también intercambiaron posiciones. Joao Félix sobre todo hizo mucho daño en esa zona entre los medios y centrales rivales, donde se mueve muy cómodo tanto para rematar desde lejos como para asistir a sus compañeros.

El Real Madrid, por el contrario, fue un muñeco de trapo desde el primer momento. Desde luego, si en la pretemporada no se debe mirar el resultado, este partido debería ser el límite de esa afirmación. El Real Madrid se ha mostrado incapaz de competir ante el Atlético, que lo pasó por delante como si fuese de un equipo que jugara directamente en otra categoría.

Siguiendo el orden por fases, como siempre, el Real Madrid naufragó en las cuatro. Como se dice: dime cómo atacas y te diré cómo defiendes. El Real Madrid tiene un equipo demasiado ofensivo para lo mal que está atacando. Juntar a Modric, Kroos, Vinicius, Isco y Hazard en el centro del campo supone que no tengas margen para replegar y que no tengas ningún jugador especialista en recuperar balones. Vale que es pretemporada y que Valverde y, sobre todo, Casemiro, no están disponibles. Pero lo que adolece defensivamente debería suplirlo al menos parcialmente en lo ofensivo. Sin embargo, el Real Madrid atacó muy mal, siendo Vinicius el único jugador que aportó peligro, aunque también tuvo demasiadas pérdidas.

El Real Madrid tuvo pérdidas impropias, no solo la de Sergio Ramos en la salida de balón, que fue puntual, también numerosos errores de Kroos y Modric en desplazamientos, pérdidas en balones que dejaban salir al Atlético de manera franca. El ataque del Real Madrid parecía desordenar más a los blancos que a los colchoneros, como en el gol en el segundo 46, que viene de una pérdida de Odriozola tras intentar enlazar con un centro del campo inexistente, ya que Modric estaba demasiado alto y Kroos demasiado alejado. Por tanto, el Real Madrid apenas tuvo argumentos para superar la defensa atlética, que siempre venía de un acelerón en banda de Vinicius.

En la defensa organizada, el Real Madrid no conseguía recuperar ningún balón. Si el centro del campo está compuesto por Modric, Kroos e Isco, que ya de por sí es una estructura algo endeble en una defensa replegada, si Hazard y Vinicius no colaboran defensivamente el centro del campo es completamente superado. Esto fue lo que ocurrió durante todo el partido, un equipo muy poco solidario y encima sin especialistas defensivos, que provocaba que la línea de medios fuera completamente superada. Los mediocentros, además, no se escalonaron demasiado bien. Hubo situaciones en que saltaban tanto Kroos como Modric, dejando un gran espacio entre líneas, o el croata salía con su par para presionar pero dejaba un gran espacio por dentro. En definitiva, los mediocentros madridistas fueron superados completamente.

La transición ofensiva del Real Madrid apenas apareció, también debido a que el Atlético es un conjunto muy disciplinado. Además el Real Madrid tampoco parecía buscar el contraataque, prefiriendo mantener la posesión e iniciar un ataque estático. Esto provocó en algunas fases que el Atlético, con mucha más intensidad, recuperara en situaciones de recuperación del propio Real Madrid.

Por último, en transición defensiva cabe decir que el Real Madrid tiene un problema serio con los centrales. Han sido superados ampliamente por los atacantes del Arsenal (Aubameyang-Lacazette), por los delanteros del Atlético y también por Lewandowski. Cuando el Real Madrid se instalaba en ataque, que no fue demasiado a menudo, el Atlético sorteaba ese posicionamiento alto del Madrid con un envío hacia Costa o Morata mientras estuvo en el campo y sorteaban de esta manera la defensa blanca. Costa superó a Nacho tanto en los balones aéreos como en el espacio, donde ganó la espalda del canterano madridista como ya hiciera Lewandowski. No solo los centrales sufrieron en esta fase. Si el centro del campo cuando defendía organizado era fácilmente superado, cuando atacaba directamente desaparecía. Esto provocaba que prácticamente cada transición del Atlético se atacara directamente a la línea defensiva.

En definitiva, el Atlético se muestra preparado para iniciar una temporada muy ilusionante, que pintaba desilusionante con las salidas, pero que con las llegadas y el juego desplegado demuestran que siguen siendo el equipo competitivo de siempre.

Por el contrario, el Real Madrid tiene un grave problema. Ya hemos hablado en los otros artículos los problemas que ha tenido el equipo para equilibrar su centro del campo y lo solos que estaban Kroos y Modric, pero este partido ha servido para sacar a flote todas las vergüenzas del cuadro blanco. El Real Madrid necesita encontrar su equilibrio, ser más solidario, atacar mejor y ser más sólidos en defensa. Casi nada, y en 20 días comienza la temporada.