Inicio Fútbol Internacional El Arsenal con 80 millones, gana la carrera por Pépé

El Arsenal con 80 millones, gana la carrera por Pépé

190
0
Compartir

José Ramón Cobo-Reyes.- El Lille ha sido una de las revelaciones en la pasada temporada. Tras pasar grandes apuros para lograr la salvación la temporada anterior con un equipo que debía a aspirar a cotas mayores, este año ha conseguido acabar 2º de la Ligue 1, por detrás del todopoderoso PSG.

Uno de los artífices de dicho éxito ha sido el marfileño Nicolás Pépé. El extremo del Lille ha logrado 22 tantos y 11 asistencias, siendo una de las grandes atracciones del campeonato francés. Esta es su segunda temporada en Lille, donde llegó la temporada pasada procedente del Angers a cambio de 10 millones de euros. Hoy es una de las perlas del mercado y, según las declaraciones de su presidente, su futuro está fuera de Francia y en una de las Ligas más importantes de Europa, La Premier. El máximo mandatario del club francés ha confirmado que se marcha al Arsenal, en una operación que dejará en las arcas del Lille 80 millones de euros.

Nicolás Pépé juega en la banda derecha dentro de un esquema 4-4-2. Aunque está insertado en la línea de medios no colabora excesivamente en defensa, estando preparado para la transición. Es un jugador con mucha mayor vocación ofensiva que defensiva, por lo que su lateral en defensa suele necesitar ayudas de otros jugadores. En el ataque organizado, el marfileño tiende a acudir al carril central, partiendo siempre desde la banda, donde puede realizar conducciones verticales, combinaciones eléctricas o probar su tiro lejano. En transición es un jugador prácticamente imparable. Ataca los espacios con determinación y tiene una conducción muy veloz y potente, siendo muy difícil de robar cuando llega en velocidad. Se siente mucho más cómodo atacando los espacios que ante defensas replegadas.

Tácticamente, Pépé interpreta correctamente qué espacios atacar y realiza peligrosos desmarques de ruptura. Tiene facilidad para participar en las transiciones y encontrar el balón para que sea él el que dirige el contraataque. El mayor «debe» que tiene es precisamente en estas situaciones, y es que su toma de decisiones en la finalización de la transición es mejorable. Pases a destiempo, no saca ventajas… si consiguiera mejorar esta toma de decisiones sus números mejorarían aún más.

Técnicamente, Pépé es un jugador con un gran desborde en potencia. Es un jugador que tiene facilidad en el regate cuando tiene espacios para explotar, no tanto en espacios reducidos donde su arrancada no puede ser explotada. No es un virtuoso del regate, por lo que no utiliza “trucos” como bicicletas y demás, utilizando más el cambio de ritmo y el cambio de dirección aprovechando su explosividad. Su salida en el regate suele ser hacia su pierna buena, la izquierda, que aprovecha cuando juega a pierna cambiada para salir hacia dentro y poder rematar o buscar un pase vertical desde la zona del “10”. Su golpeo es otro gran punto fuerte. El jugador es conocedor de ello y dispara a menudo desde fuera del área, ya sea con un regate partiendo de banda y yéndose hacia su pierna buena, la izquierda, o recibiendo en el carril central desmarcado. Este golpeo le sirve para ser el lanzador a balón parado de su equipo, aunque difiere mucho en la técnica de su golpeo en el remate y en el centro. Mientras que en el remate su golpeo es tenso y fuerte, en los centros suele optar por un balón más bombeado pero preciso para encontrar la cabeza de los rematadores.

Por último, desde el punto de vista físico Pépé es un jugador de talla media-alta (183 cm) y complexión delgada (69 kg). Es un jugador atlético, que destaca por su velocidad y potencia. En carrera es un jugador con un pico de velocidad alto, al igual que en aceleración. Por otro lado, no destaca por su fuerza y debido a su escaso esfuerzo defensivo tampoco se le presupone una gran resistencia.

Nicolás Pépé, antes de concretarse su pase al Arsenal, sonó para grandes clubes este verano. El Liverpool, que fue uno de los clubes interesado, buscaba en él un jugador similar a Salah y la posibilidad de alinear a los 4 delanteros juntos, formando una delantera que podría haber asustado, aunque también hubiera servido para tener una mayor capacidad de rotación ante posibles lesiones como la que han sufrido este año Firmino y el propio egipcio. El Manchester United es otro club que ha pugnando fuertemente con él. Se rumoreaba que el último equipo interesado en él es el Paris Saint Germain, que buscaba en él un recambio de Neymar. En cualquier caso, la temporada del marfileño ha sido fabulosa y ese rendimiento le ah llevado al equipo de Emery, que gana un buen futbolista. Todos contentos, el Arsenal por la parte deportiva y los franceses por la importancia de las cifras. Ahora, el fútbol.

@josecoboreyes