Inicio Portada Rubén Martínez; trabajo e ilusión en la portería de la UDC Torredonjimeno

Rubén Martínez; trabajo e ilusión en la portería de la UDC Torredonjimeno

632
0
Compartir

El meta del conjunto toxiriano aparece por segunda semana consecutiva como mejor portero del Grupo IX de Tercera División en el «11 ideal» de la jornada.

 

Rubén Martínez Pareja. Ese es el nombre del portero de la UDC Torredonjimeno. El linarense está alternando la portería del Matías Prats junto a un Olivares al que las lesiones están lastrando desde la pasada temporada. El joven portero llegó a tierras toxirianas la pasada temporada (para la segunda vuelta) procedente de un CD Villanueva que finalizó la temporada logrando el ascenso a División de Honor. Antes, Rubén, había logrado proclamarse Campeón de la Copa Presidente de Diputación defendiendo la portería del CD Torreperogil, que también finalizó la temporada ascendiendo, en este caso, a Tercera División.

El joven portero se formó en la cantera del Linares Deportivo, donde fue una pieza clave en el equipo juvenil durante algunas temporadas siendo, además, un capitán con galones dentro del Club, donde alternaba los entrenamientos con los del primer equipo a las órdenes de Óscar Benito. Antes había pasado por distintos clubes de base de la ciudad de las minas.

Hoy, aprovechando su buen estado de forma y su segunda semana consecutiva como mejor portero del Grupo 9 de Tercera División, queremos conocer un poco más al portero de la UDC Torredonjimeno. Esta semana acompañan al guardameta otros «jiennenses» como Juanjo, Isra, Juanma Espinosa o Sergio García.

 

Palabra de Fútbol: Buenas tardes, Rubén

Rubén Martínez: Buenas tardes.

 

PdeF: Supongo que contento con estos dos «premios» individuales siendo nombrado mejor portero del Grupo 9 de Tercera, ¿No?

R.M.: Si, muy feliz. Siempre es satisfactorio aparecer en este tipo de reconocimientos porque es señal de que estamos haciendo las cosas bien y ayudando al equipo, que en definitiva es el principal objetivo.

 

PdeF: En tu caso, podemos decir que es un premio a la constancia y un sueño cumplido, ¿Verdad?

R.M.: Totalmente. Llevo muchos años preparándome para jugar en esta categoría y no solo he cumplido ese objetivo sino que, además, las cosas están saliendo bastante bien.

 

 

PdeF: Cuando acabaste tu etapa en el filial del Linares, ¿Pensabas que te vivirías todo esto que estás viviendo?

R.M.: La verdad es que no. Mi último año en el filial fue duro en cuanto a minutos jugados y si que me sentí un poco decepcionado, pero de repente llegó la llamada de Torres para ir a Torreperogil y en un segundo recuperé la ilusión. También es cierto que ese año, a pesar de jugar poco o nada, me sirvió para aprender en lo deportivo y para saber llevar ese tipo de situaciones. Al final, creo que soy un futbolista que aun no jugando, trato de aportar todo lo que puedo a mi equipo.

 

PdeF: Conquistaste la Copa Presidente y lograste un ascenso con el CD Torreperogil jugando bastantes minutos y dejaste casi ascendido al CD Villanueva la pasada temporada. ¿No crees que es un palmarés envidiable?

R.M.: Quizá esté mal que yo lo diga, pero jugando más o menos, allí donde he estado, hemos cumplido los objetivos. Es más, bajar de categoría (de División de Honor a Andaluza) para jugar en Villanueva me sirvió para disfrutar bajo palos y reivindicarme, por lo que los objetivos personales también se han visto cumplidos.

 

PdeF: A lo largo de tu corta carrera ¿Cuál ha sido tu mejor momento?

R.M.: Ha habido varios. Que te llame el equipo de tu ciudad, el que has mamado desde pequeño para ir convocado, fue como cumplir un sueño inimaginable, si bien se quedó a medias porque no logré debutar con el Linares. Ganar la Copa con el Torreperogil en mi casa, en Linarejos, ante 600 personas de Torreperogil, fue algo increíble. Y por supuesto, las primeras semanas en Torredonjimeno, con el recibimiento de mis compañeros, sintiéndome jugador de Tercera División, habiendo cumplido ese sueño de pequeño… Quizá este último momento fuese el mejor. Y jamás olvidaré el cariño de la afición de Torredonjimeno, pero hubo algo que me marcó para siempre, y es el trato que la afición del Linares Deportivo tuvo conmigo en el Matías Prats. Casi me emociono al recordarlo.

 

PdeF: ¿Y el peor?

R.M.: El último año en el juvenil del Linares y el año del filial fueron duros en lo personal por la enfermedad y el fallecimiento de mi madre. Curiosamente fue en el Matías Prats donde me vio jugar el último partido. Aquel día paré el penalti decisivo para meternos en la final y se lo dediqué a ella con un abrazo que tengo grabado a fuego. Pero ese momento y ese abrazo, dentro de que fue un momento muy complicado, me ha dado mucho como persona y como deportista. También fue duro lograr el ascenso con el Torreperogil y no poder continuar con el equipo en Tercera.

 

PdeF: Si tuvieras que dar las gracias a alguien dentro del campo y fuera de él ¿Quien serían esas personas?

R.M.: Sería injusto destacar a alguien. Me gusta aprender de todos mis compañeros y entrenadores. Al final el fútbol es un deporte colectivo y hay que quedarse con todos los detalles que suceden a tu alrededor. Al final los compañeros, especialmente los veteranos, te dan lecciones dentro y fuera del campo.

 

PdeF: ¿En estos años te has sentido defraudado por alguien?

R.M.: No. La palabra no es defraudado. Las personas cuentan o no cuentan contigo. Hay que saber estar y no estar. Cuando estás hay que darlo todo, y cuando no estás, hay que saber respetar las decisiones de los que mandan. Siempre se ha hablado de mi estatura, por eso si que tengo que agradecer a Manolo Chumilla que me valore por mis actuaciones y no por los centímetros que mido. Yo se que no soy Courtuois (por lo alto), pero trato de parar todo lo que me llega y me dejo el alma en cada partido y cada entrenamiento.

 

PdeF: ¿Cual es ese sueño que se repite noche tras noche?

R.M.: Poder disfrutar del fútbol. Mantenerme como estoy. Se que es un sueño humilde y nada ambicioso, pero quiero poder disfrutar de este deporte. El fútbol por si solo, ya es un sueño para mi.

 

PdeF: ¿En que porteros te has fijado?

R.M.: Desde los 4 años quise ser como Iker Casillas, pero Óscar Benito pasó de ser mi ídolo a mi maestro y por tanto mi referente. Y no puedo olvidarme de Lopito. Como compañero fue sensacional y siempre lo tendré como un espejo en el que mirarme, aunque se lo difícil que es alcanzar su nivel.

 

PdeF.: Hablemos de tu equipo. Habéis comenzado como un tiro. ¿Como es el vestuario de la UDC Torredonjimeno?

R.M.: Es un vestuario especial. Comenzó la temporada con un feeling increíble. El míster ha hecho una mezcla de gente joven y veterana que tiene muy buena pinta. Ha llegado gente nueva y se han integrado muy rápido. Los capitanes tienen ese tema muy controlado y se preocupan del bienestar de todos. A eso, sumamos el trato que recibimos por parte del míster y de la directiva. Todo el mundo utiliza la palabra «familia» para definir este tipo de trato, pero en este caso yo diría de que nos cuidan con un cariño muy especial. Es un placer entrar por la puerta del «Matías» y encontrarte con compañeros, técnicos y directivos.

 

PdeF: ¿Donde está el techo de este equipo?

R.M.: Serán el tiempo y los resultados los que nos digan cual es nuestro techo. Mientras disfrutemos como lo estamos haciendo esta temporada, estoy convencido de que estaremos lo más arriba posible. Este año está prohibido pasar apuros, pero siempre con los pies en el suelo.

 

PdeF: ¿Como es la competencia con un portero de la categoría de Olivares?

R.M.: ¿Competencia? Aprendo mucho de él. Es un porterazo, pero estoy aquí para competir con él. A ambos nos sirve para exigirnos y eso va en beneficio del equipo. Ahora estoy jugando por una lesión de él y mi objetivo es que al míster le duela la cabeza cuando ambos estemos disponibles. Bueno, si te soy sincero, mi objetivo es que no le duela la cabeza y se decante por mi (risas)

 

PdeF: ¿Y Chumilla? Supongo que su palabra será la Biblia.

R.M.: Con su trayectoria en los terrenos de juego, imagínate. Es un fenómeno. Tiene un estilo de juego claro y nos hace disfrutar. Además, tiene una capacidad sensacional para que nos adaptemos a sus ideas. Y en lo personal, te transmite una tranquilidad increíble, aunque todos sabemos que en su soledad, es un manojo de nervios porque es un profesional y un ganador nato.

 

PdeF: Volveremos a verte en el «Once ideal de la jornada»

R.M.: Sería bonito. La señal de que sigo jugando y ayudando a mis compañeros, aunque casi prefiero que aparezcan otros compañeros. Si pueden ser los delanteros, mejor que mejor. Cuanto más lejos esté el balón de mi portería, mejor para todos.

 

PdeF: Muchas gracias por tu tiempo, enhorabuena y como dijo Will Smith… «Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve por ello y punto.»

R.M.: Gracias a Palabra de Fútbol. Y gracias a los aficionados de la UDC Torredonjimeno por hacerme sentir querido y valorado. Llegué de Andaluza a Tercera para ponerme bajo palos y los nervios me podían. Gracias a ellos, a mis compañeros y al míster, eso es agua pasada. Este es nuestro año.

 

Fotografía: Cristina Campos 

.