Inicio 1ª División Vinicius y el nuevo Vinicius impulsan al Madrid (2-0)

Vinicius y el nuevo Vinicius impulsan al Madrid (2-0)

141
0
Compartir

Día de hitos, jornada para el recuerdo en el Santiago Bernabéu. ¿Quién creía que un miércoles cualquier de septiembre no quedaría en la memoria con dos eventos dignos de recordar para la posteridad? Si el ser humano llegó a la Luna en 1969, Mariano Rajoy ganó unas elecciones tras presentarse no sé cuántas veces en 2011 o Leonardo di Caprio pudo ganar un Oscar en 2016, ¿por qué un jugador del Real Madrid, el equipo más laureado, no iba a conseguir ser recordado la noche del 25 de septiembre de 2019?

Y, además, ante Osasuna lo consiguieron dos jugadores. En primer lugar, Rodrygo, que debutó en Liga con el Real Madrid, en el 67, y al minuto ya había anotado su primer tanto con la camiseta blanca. Y, en segundo lugar, y en un hito aún mayor, Vinicius marcó desde fuera del área en su primera ocasión. !Qué maravilla! De hecho, el dorsal 25 fue el encargado de abrir el marcador en la primera mitad, y tras este tanto, y fruto de la presión acumulada, se derrumbó y comenzó a llorar. Son estas las lágrimas de la liberación, la misma sensación que tuvo que sentir David Bustamante cuando se enteró que iba a entrar en Operación Triunfo y abandonar, por tanto, la albañilería.

Sin duda, los dos brasileños fueron los protagonistas del encuentro. En sus historias con el Madrid se pueden trazar algunos paralelismos. Ambos empiezan el año de su debut jugando poco o nada, pero cuando salen, demuestran esa chispa necesaria para levantar al público de sus asientos. Es por eso que Rodrygo, ya en un solo partido, se esta metamorfoseando -y no de manera kafkiana- en el «nuevo Vinicius». Si bien, ambos jovencísimos aún, han de saber que el camino a la gloria es muy largo. Y no conviene olvidar tampoco que el público tiene poca memoria, lo que muestra el hecho de que antes de su gol, parte del Bernabéu, constatando su facilidad para el abucheo, pitase al brasileño. Ver para creer.

Por lo demás, Osasuna dejó mucho esfuerzo pero poco fútbol en la capital. Apenas inquietaron a Areola, que debutó en la meta blanca. Estaba tan aburrido por los pocos acercamientos navarros que, para hacerse notar, tuvo que subírsele el gemelo. Otros suplentes, como Militao, Odriozola o Jovic también fueron de la partida. Y también Valverde, que siempre que juega demuestra pocos méritos, y Lucas Vázquez, aunque a este es difícil de catalogarlo como suplente, titular o como íntimo amigo del entrenador.

Y gran partido de Kroos y Ramos. Con la tercera victoria seguida en el campeonato, los blancos se aúpan a la primera plaza en solitario, tras el pinchazo del Athletic de Bilbao en Leganés. Constatar la mejoría consistirá en realizar un partido competitivo en el Wanda el próximo sábado.

Fotografía: Realmadrid.com