Inicio 1ª División Al Barça no le sirve lo que hace, aunque haga lo que...

Al Barça no le sirve lo que hace, aunque haga lo que tiene que hacer

192
0
Compartir

El Barcelona es líder, con el Real Madrid, pero líder de la Liga. Sin embargo un barcelonismo estresado y ansioso desde hace mucho tiempo, ni aplaude ni se entusiasma ni valora. Los culés han depreciado una competición de la que son reyes indiscutibles desde hace más de una década. La Liga les sabe a poco y la Copa solo la valoran cuando la pierden.

Han mantenido durante mucho tiempo, que ganar la Champions era relativamente sencillo con suerte en momentos puntuales y cruces adecuados. Sin embargo, no ganarla y sufrir derrotas dolorosas en el camino, les ha nublado la vista y les ha generado una dependencia nociva de ese título. Tan nociva que dos Ligas y una Copa del Rey en dos temporadas no sirven, no sacian y pone a todos, menos a Messi y al escudo, en el punto de mira.

El equipo ha arrancado con alguna duda y con su mejor jugador incorporándose de forma paulatina, lentamente. Pese a todo han mantenido el pulso. Están en lo alto en Liga y, salvo catástrofe, pasarán la ronda de grupos en Champions.

Esta es la realidad, lo objetivo. Sin embargo la sensación en el barcelonismo es que todo pende de un alfiler, que Valverde no tiene la situación controlada y que así no se ganará la Champions y tampoco se ganará la Liga.

Es una forma dolorosa de vivir una situación favorable. Se flagelan por lo que pueda pasar, de forma que si pasa se autocastigarán dos veces pero si no pasa el berrinche de ahora sería gratuito. Es una burbuja extraña que solo puede explicar el hincha y no creo que pueda, porque no tiene que ver con la razón, es otra cosa. Una mezcla de miedo, deseo, inseguridad y ansia de poseer todo y a la vez.

Así está la cosa. No sirve lo que haces, aunque lo que haces sea lo que tienes que hacer. El Barça es líder en la Liga y líder en su grupo de Champions. Habría que inventar la forma de, además de vivir el presente, poder vivir el futuro para poder ganar hasta lo que no se ha jugado. Puede que así las aficiones sean felices aunque lo dudo, son insaciables.