Inicio 1ª División Ignacio, muchos centímetros de seguridad y trabajo en la meta del Real...

Ignacio, muchos centímetros de seguridad y trabajo en la meta del Real Jaén

380
0
Compartir
Ignacio en el viejo estado de La Victoria


Juan A. Águila.- 
 Ignacio Sánchez Griñón, (Ciempozuelos (Madrid)  el 31/01/1969). Ignacio era un portero espigado de 196 cm de altura y 89 kilos de peso. Sus comienzos en el mundo futbolístico serían en el equipo de su localidad, concretamente C.D.Ciempozuelos de tercera división con 17 años, era la temporada 87/88, con Chávez como entrenador que anteriormente había sido un delantero goleador en el Salamanca.

En la siguiente temporada 88/89, Ignacio recalaría en el Rayo Vallecano “B” de tercera división donde ya empezaría a demostrar sus cualidades bajo palos. Con la llegada de una nueva temporada pasaría a entrenar con el primer equipo de Vallecas como tercer portero y jugar con el filial. En aquel equipo tendría como compañeros en la portería a Ferez y Villalvilla y como entrenador a Felines, mítico entrenador por aquellos años.

Tras dejar el Rayo, Ignacio firmaría su compromiso con el Real Jaén en la temporada 90/91 de la mano de Gregorio Manzano. Aquella temporada no lo tendría muy fácil ya que el Real Jaén contaba con Cámara y Javi López como porteros en aquella plantilla.

En dicha campaña el Real Jaén ascendió de categoría de tercera a segunda “B” e Ignacio fue alternando la portería con Cámara. De las 28 convocatorias que estuvo el espigado portero, jugó 11 partidos como titular y encajó 13 goles y además realizando un muy buen play off.

Tras el ascenso de categoría, Ignacio renovaría por dos temporadas. Bajo el mando de Tolo Plaza en la temporada 91/92 y con Antoñito como compañero, debería de trabajar duro para poder ganarse el puesto de titular. Fue el portero que más jugó en dicha campaña con 22 partidos disputados y realizando una muy buena labor para el equipo.

La temporada siguiente 92/93, tras la marcha de Tolo plaza al Córdoba, el Real Jaén  contrataría para el banquillo a Rafael Alcaide Crispi. No fue una buena temporada en lo deportivo para Ignacio, porque en esta ocasión se fichó al uruguayo Avelino Viña que fue titular indiscutible para Crispi. Ignacio pese a su suplencia siempre supo estar a la altura y demostró su profesionalidad y su saber estar, eso decía mucho de este buen jugador y mejor persona. Desde esa temporada tras colgar las botas Anquela, era ayudante de Crispi y a su vez preparaba a los porteros también, un hecho que siempre recuerda Ignacio con mucho cariño, aprendió mucho con él, según comentaba el portero madrileño.

De nuevo Tolo Plaza cogería las riendas del equipo en la 93/94 e Ignacio y Viña serían los guardametas de nuevo esa temporada con un joven Jordi como tercer portero. De nuevo en dicha temporada Viña que estaba en un buen momento de forma, cortaría el camino de la titularidad a Ignacio, que pese a no contar con minutos el seguiría trabajando a tope por si el míster lo consideraba oportuno. Gran sacrificio el que realizó el espigado guardameta madrileño estando a la sombra de Viña y demostrando como dije antes su saber estar.

Tras la marcha de Viña al Córdoba en la temporada 94/95, Ignacio decidiría continuar en el Real Jaén y compartir la portería con el recién llegado Peralta. Fue el  gran año de Ignacio, donde Tolo Plaza le dio la alternativa de ser el portero titular después de ver  el trabajo que había realizado en anteriores campañas. Jugó en dicha temporada 38 partidos y fue sustituido en dos ocasiones solamente por el entrenador. Gran rendimiento el suyo en la última temporada que estuvo en el Real Jaén. En las cinco temporadas que este guardameta defendió la portería jienennse recibió 87 goles, 79 en liga y 8 en copa en los más de 70 partidos que jugó en el Real Jaén.

Tras marcharse del Real Jaén  en la 95/96, su destino sería el Granada C.F de Crispi y más tarde tras su destitución sería Lucas Alcaraz el míster granadinista. En dicha campaña el compañero de “fatigas” de Ignacio para la portería fue Fernández. En su primera campaña en la ciudad nazarí jugaría 20 partidos de liga.

En la temporada 96/97 continuaría ligado al equipo de la ciudad de los Carmenes y  de nuevo con Lucas Alcaraz en el banquillo. En esta campaña Ignacio sería titular jugando un total de 28 partidos. Para la siguiente temporada decide cambiar de aires y con 28 años decide firmar por el Plasencia que entrenaba  Juan Casuco en la 97/98.

Las dos siguientes campañas 98/00 volvería a tierras andaluzas y firmó por el Écija de Julio Cardeñosa y posteriormente con  José  Ángel Moreno y como compañero en la portería el mítico Juan Copado. Un total de 14 partidos llegó a disputar  la primera temporada.

Su última temporada como futbolista estuvo  enrolada en el “Poli” Almería donde coincidiría de nuevo con Avelino Viña, que con anterioridad lo hiciera  también en el Real Jaén.

Como pueden ver una amplia y dilatada trayectoria de este espigado guardameta, que tras finalizar su carrera deportiva, se fue a residir a la capital de España y está un poco apartado del mundo del fútbol. Actualmente trabaja miembro de seguridad en el parque Warner Bross en Madrid.

 

Definir a Ignacio sería  decir que fue un gran portero, profesional, comprometido  y todo un seguro bajo palos, además de ser una gran persona…. Historia viva del Real Jaén.

 

Fotos: Archivo de Juan A. Águila