Inicio Opinión Antonio Oliver Robert Moreno da oxigeno a Rubiales

Robert Moreno da oxigeno a Rubiales

284
0
Compartir

Robert Moreno se ha ido sin explicar lo que ha pasado. Comunicado de marca blanca. Enorme favor a Luis Rubiales. La firma de su salida, el acuerdo económico y, quizás, las llamadas previas de sus abogados, explicando lo que no tenía que ver ni con lo deportivo ni con lo laboral, pero que se pedía por parte de sus patrones, han cerrado un círculo infernal. Otro más en la Selección.

El joven entrenador ha elegido marcharse sin levantar un muro entre él y la Federación. Ha pensado más lo que podía perder en esta guerra que en poner en claro, sin miramientos, este adiós sobrevenido e irregular.

La crisis se cierra pero la duda queda abierta de par en par. ¿Qué pasó para que Moreno entrara erupción? ¿Todo es tan sencillo y tan lineal como lo explicó Luis Rubiales? ¿Quién es quién en la ruptura abrupta e insalvable de Luis Enrique y Robert Moreno?.

Este universo de incógnitas sin despejar eclipsa la luz del punto final y convierte la clausura de este asunto en algo farragoso e inacabado. Mientras Rubiales siga al mando este no es el final. Es solo un punto y seguido.

Es la segunda vez que ocurre. Ha pasado antes y en las dos ocasiones Rubiales ha sido zigzagueante, enigmático y oscuro para, finalmente, autoproclarmarse paradigma de la transparencia, de la lealtad y del juego limpio pero ya descosidos en la misma tela empiezan a no ser casualidad.

Lo que no sabemos todavía es si los jugadores seguirán siendo un «sujeto paciente» en manos de la Federación o si tendrán algo que decir después de que se les quiten y se les pongan entrenadores, y siempre, en extrañas circunstancias. Hasta ahora: obediencia debida.

Lo de Luis Enrique estaba justificado. Lo de Lopetegui y el procedimiento para defenestrar a Moreno, son dos ejercicios de desatino solo al alcance de Rubiales. Lo peor es que no hay dos sin tres. Seguro que en su chistera tiene más ingenios para sorprendernos. Es cuestión de tiempo. Ahora está ocupado en instaurar los derechos humanos en Arabia pero en cuento termine volverá a ocuparse de la Selección, seguro. Ese es el problema.