Inicio 1ª División Del Nido se marcha tras el discurso más triste de su vida

Del Nido se marcha tras el discurso más triste de su vida

217
0
Compartir

nido1José María del Nido se ha despedido del Sevillismo en el antepalco del estadio rodeado de un numeroso grupo de empleados, socios y personas que han querido asistir a un momento, sin duda, histórico para la entidad. El hasta ahora presidente del Sevilla reconoce que se ha equivocado y agradece a sus colaboradores el apoyo:

“Ha llegado el día nunca esperado. El menos deseado, aquél que provoca que pierda cuando menos un ventrículo de mi hoy maltrecho corazón. He demostrado siempre, en mis 27 años de vinculación activa al Sevilla FC desde 1986 que he estado a disposición de este club para todo lo que se me ha necesitado. Hoy lo dejo con pesar, con una profunda tristeza y, al mismo tiempo con humildad. Cuando me llamó Luis Cuervas en octubre de 1986 para formar parte de la junta directiva del Sevilla FC, contaba yo con 28 años y llevaba pocos años ejerciendo mi profesión. Fue la ilusión de mi vida. Trabajaba para el club de mis amores. El de toda mi vida. Desde entonces no he dejado de servirle. En 2002 recibí nuevamente la llamada de esta entidad cuando nadie quería presidirla, en una situación económica que no es necesario recordar y con una sequía de éxitos de cerca de 60 años”, dijo en un primer instante.
Y añadió: “En mayo de 2002, en mi primer discurso en la junta general de accionistas le dije a los sevillistas que les devolvería el orgullo de sentir los colores rojo y blancos de nuestro Club. Creo que he cumplido las expectativas más optimistas con los éxitos conseguidos, que no os voy a relatar. Esos éxitos quedan para la Historia y en las retinas de los sevillistas, jamás se borraran esas imágenes que hemos vivido desde la colina de Gelsenskirchen hasta aquí”.
Llegados a este punto, se dirigió a los empleados del Club, nombrando a muchos de ellos que estaban presentes, para darles las gracias a su trabajo: “A todos vosotros, dos cosas. Gracias por los servicios prestados. Por vuestra fidelidad y por vuestra entrega. Sé qué no es fácil asumir y llevar a la práctica mi filosofía de trabajo de 25 h diarias durante 365 días al año. Pero la habéis asumido y llevado a la práctica durante 11 y medio largos años. Y segundo, ahora una exigencia; ese mismo cariño, esa misma fidelidad, esa entrega y esa dedicación y profesionalidad que habeis tenido bajo mi mandato os exijo que la tengáis por quien resulte ser nuevo Presidente de la Entidad. Consideraría como una traición hacia mí mismo que eso no fuera así”.
Y así, fue uno por uno agradeciendo a diferentes colectivos relacionados con su gestión: “A todos los jugadores, profesionales o no. Los EEII  han sido uno de los años bonitos de mi gestión. Desde la comida de  Navidad a la foto oficial con todos ellos he intentado darles el realce que se merecen. Y modernizar y ampliar nuestras Instalaciones Deportivas de la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios para qué allí pudieran formarse y educarse, deportiva y socialmente todos nuestros jugadores. Gracias Pablo, con mayúsculas. Personal y profesionalmente. En lo que haces, eres solo el número uno. Tú y todos los tuyos. A los chicos  les pido que trabajen con más ahínco si cabe del que hasta ahora lo están haciendo. Muchos llegaréis, otros marcharéis a otros lugares para triunfar y otros os quedaréis en el camino. Pero no dudéis que lo que aprendáis en la ciudad deportiva de nuestros formadores, os servirá para el futuro”.
“A los miembros de la primera plantilla. Gracias desde Pichón a Martagón. Todos. Sabéis que he sido al mismo tiempo un jefe, un amigo, y un padre. Cada cosa en su momento. Que os he apretado cuando era necesario hasta decir basta, pero siempre he intentado corresponderos personal y profesionalmente como os lo habéis merecido. Ahora me retiro, pero siempre tendréis mi aliento en el cogote. Y seré como una sombra que siempre estará apoyándoos cuando más lo necesitéis. Ahora paso a ser un aficionado más y como tal os veré. Tenéis la misión ineludible de darnos satisfacciones a los sevillistas con vuestras victorias”.
A la afición. En la edad de la pubertad prometí a mi padre, el socio a día de hoy número 9 de esta entidad, que sería Presidente del Sevilla algún día. Y que lo llevaría a alcanzar las más altas cotas jamás conseguidas. Sin ustedes, sevillistas, habría sido imposible cumplir este sueño. Y sin vuestro apoyo, aliento y empuje, la entidad habría seguido siendo lo que fue durante cerca de 60 años, en la mitad del siglo pasado… A todos los sevillistas, sin distinción, gracias. Más allá de las diferencias que algunos puedan tener hoy, ya no tienen sentidos. Gracias. Sencillamente gracias. Me he equivocado muchas veces en estos más de once años y medio, seguro, pero todas las decisiones las he tomado, las acertadas y las erróneas, sobre la premisa de que era lo que más le convenía al Sevilla en ese momento… A los que decepcioné, a los que no traté bien, a todos ellos, disculpas”.
A la afición. Gracias por vuestra colaboración, por vuestras críticas y por vuestros apoyos. Por contar con orgullo y sapiencia nuestras victorias y éxitos deportivos y por exponernos nuestros errores en las derrotas. Las críticas son necesarias en una sociedad democrática y muchas de ellas, nos han servido para mejorar. Y os pido también que ayudéis al que me sustituya, que tengáis paciencia con sus decisiones y que le deis un tiempo de espera para poder mejorar mis errores”.
“A los accionistas. Mil gracias. Durante mi mandato, hemos disfrutado del mayor consenso accionarial de los poco más de 20 años de historia societaria. Todos los máximos accionistas están representados en el Consejo de Administración y todos han apoyado mi proyecto. Ahora os pido también que apoyéis a quien me sustituya. La paz social, desde el punto de vista accionarial, es necesaria para que el Sevilla camine con paso firme y siga creciendo”.
“Mención especial para los miembros de Sevillistas de Nervión. Para Pepe, para Paco, para Roberto y para Miñan. Todos han apoyado sin fisuras que gobierne esta nave con mi estilo propio”.
“Gracias al Consejo de Administración, a todos mil gracias. A los que han estado y ahora no están y a los que actualmente participáis en el gobierno de nuestra sociedad. Siempre he tenido en ustedes el consejo necesario y en el momento adecuado para tomar las decisiones oportunas en beneficio siempre del Sevilla Fútbol Club”.
“Sabéis que el Club se encuentra estructurado para soportar incluso este envite que nos ha venido. Seguid con la misma libertad que hasta ahora para expresar vuestro criterio y emitiendo vuestro voto independiente. De puertas para afuera, apoyo sin fisuras al que sea nuevo presidente, para que no existan flecos por los que se le pueda atacar, todo ello en beneficio del Sevilla FC”.
“No quiero que nadie se moleste, pero me vais a permitir que haga una mención especial a los que habéis estado más cercanos a mí y acompañándome desde el principio”.
“Gracias a Pepe Castro por tu fidelidad, por tu apoyo, por decirme siempre lo que en cada momento creías oportuno y por cumplir siempre con las labores encomendadas”.
“Gracias, Monchi. Mientras estés al frente del área deportiva de nuestro Club, el Sevilla tendrá un seguro de vida en cuanto a profesionalidad, cariño hacia la entidad, honradez y acierto. Tú has sido uno de los pilares en los que se han cimentado todos nuestros éxitos deportivos y económicos. Espero asumas mi expresa petición de quedarte hasta cumplir tu actual contrato en el puesto que ocupas”.
“A Manolo Vizcaíno. No tienes el cariño que te mereces de un sector de la afición, pero todos tienen que saber que el cargo que ocupas, el de más alta responsabilidad administrativa de la entidad en todas las áreas, además de dirigir de los departamentos de comunicación, comercial y de marketing, los diriges por tu capacidad, preparación, formación dedicación y altísima efectividad. Te querías ir conmigo y te agradezco que hayas aceptado, por el bien del Sevilla FC y de quien me sustituya, la última orden que te ha dado quien ha sido tu jefe hasta hace unos minutos: quedarte en tu puesto”.
Llegado a ese punto tuvo que tragar agua hasta en dos ocasiones. Los presentes volvieron a romper en aplausos. La emoción embargó su rostro y tras un minuto de necesario receso, continuó:
“Quiero también agradecer  a José María Cruz que ante mi situación por nuestra amistad de más de 45 años se plantee la posibilidad de liberarse de sus compromisos profesionales para volver al club. Si lo haces, que sepas que te queda un toro difícil de lidiar, pero con tus formas, la capacidad superior que posees, tu experiencia en estas lides y tu buen hacer, seguro que lo harás sobresaliente”.
“En último lugar, agradecer el apoyo de mi familia, de mis padres, hermanos, de mis tres hijos varones, a mis hijos pequeños, que van a tener que pagar el destino de su padre, a mi mujer…”
“Para terminar, quiero pedir disculpas a la ciudad de Sevilla y en especial a todos los sevillistas, por haber sido condenado están do en el cargo de Presidente de la Entidad. Sólo puedo decir que siempre me he considerado inocente y que me equivoqué. Si lo hubiera sabido que lo que ha pasado iba a ocurrir, habría dimitido mucho antes de que esto se hubiera producido”.
“Míster, has llegado hace poco tiempo. Gracias por tu respeto, tu amistad y enhorabuena por tu dedicación. Suerte y acierto. Tus éxitos serán los míos, ahora como sevillista de a pie. Capitán espero que sepas dirigir al grupo  con éxito como antes hicieron Palop, Javi Navarro y Pablo Alfaro”