Inicio Portada El Betis se clasifica por la mínima

El Betis se clasifica por la mínima

309
0
Compartir

EFE BetisSevilla. El Real Betis ha empatado (2-2) en el Benito Villamarín ante el Club Lleida Esportiu y supera su eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Los goles de los centrales Paulao y Amaya con los que los verdiblancos se adelantaron en el marcador no fueron suficientes para lograr una victoria cómoda ya que el Lleida no perdió la cara al partido y consiguió empatar la contienda gracias a Monforte y Jaime Mata. El 2-2 final (4-3 en el balance global)  decantó la eliminatoria del lado del conjunto de Juan Carlos Garrido pero no evitó la sonora pitada de la afición bética por el empate ante un rival de Segunda División B.

Tras el 1-2 que el Betis firmó en tierras catalanas y el doblete de la pareja de centrales en los primeros compases del encuentro en Sevilla, la afición que acudió al Benito Villamarín pensó que por fin volverían a disfrutar de un partido tranquilo, sin sobresaltos y con victoria clara de su equipo. Sin embargo, y a pesar de la manifiesta superioridad de los verdiblancos, la falta de intensidad y graves errores defensivos permitieron a la escuadra de Segunda B recuperar sus opciones de clasificación.

Con el 2-2 en el luminoso, un único gol más del equipo catalán habría significado la eliminación del Betis, y con la sensación de caminar al borde del precipicio se vio abocado el Betis a jugar hasta el final del encuentro. El resultado ya no se movió, pero la sensación de debacle ya no desapareció. Ante ese panorama, el Villamarín mostró su descontento al no apreciar signos de mejora en un club que había sacrificado a un entrenador querido por la afición a cambio de un giro de guión en los resultados.

Con el final del encuentro, y a pesar de la clasificación para los Octavos de Final de la competición copera, la grada volvió a pitar. Para el Betis ahora los focos vuelven a mirar a la Liga, donde el fin de semana deberá afrontar un duelo vital ante el Almería, también inmerso en la batalla por la permanencia.